domingo, 31 de marzo de 2013

LA FE SU FORTALEZA: FELIZ ANIVERSARIO CHOLE


Una hermana, madre y amiga imprescindible


En este rincón no hay nadie. La Semana Santa está llegando a su fin. Hoy son las 23 horas del sábado de gloria. La radio de mi velador está muda. El lamparín alumbra lo suficiente en medio de la oscuridad. El cuaderno amable extiende sus hojas. La casa está en silencio, mi madre y hermana se fueron y no volverán hasta mañana por la mañana. Su fe y práctica las llevaron a algún barrio “vamos a tener la resurrección con nuestros hermanos”, me comunicaron. Se fueron contentas muy motivadas. ¡Qué alegría!, “es cierto que la fe mueve montañas”, me digo mientras saboreo esa dicha.

Ellas van a culminar una semana impregnada de tristeza, dolor y recogimiento: del jueves y viernes santo, hoy festejarán, según los pasos, la resurrección de Jesús, máximo misterio y creencia cristiana y católica, como ellas me subrayan, “Cristo murió para proveernos la salvación de la humanidad”. Ellas esperan la vida eterna y morar junto a Jesús, el Padre y todos los santos. Hoy durante sus reuniones de resurrección, rezarán por todos sus hijos, sus nietos, sus hermanos, amigos y familiares. Luego volverán rejuvenecidas, contentas, descansarán poco pero fortalecidas de gozo, esperanza, paz, caridad y fe.


Mi madre a sus 86 años, se preparó como si tuviera la mitad, seguía todas las demandas de sus hermanos de comunidad, y hoy se amanecerá. Mi hermana con sus 65 años, también, hizo lo propio, todas las noches la vi cargando utensilios empleados en sus actividades religiosas, siempre las palabras de explicación eran, “son parte de “El Camino”, de “mi Comunidad””. Esta semana no descansaron, a veces salían a las 5 de la mañana, otras volvían muy tarde. Hoy a pesar del trajín intenso las vi partir contentas, iban a reunirse a algún lugar especial, arreglado para esta “fiesta” religiosa.


Por eso mañana, 31 de marzo, no será el día del onomástico de años anteriores, siendo sábado para domingo, la costumbre nos hubiera reunido para festejar el cumpleaños de Chole, con una orquesta de arpa y guitarra, contratada por Victor Tadeo, y cantando serenatas y huaynos chiquianos, junto a todas sus amigas de Chiquián residentes en la capital. Pero, ahora, no, hoy 2013, los años y la vida, la han debilitado en salud, Chole, aún si quisiera, no tendría las fuerzas de antes, su motivación, y alegrías, ahora se han mudado hacia la religión, ella se siente feliz así. Por eso, las fiestas de antes quedaron en el recuerdo, y eso lo saben sus amigos, por eso solo la llamarán por teléfono, para saludarla y expresarle su cariño y aprecio sincero.


Los avatares de la vida, la han hecho más próxima a las actividades de la religión, pues allí encontró el refugio, la comprensión, la solidaridad y esperanza frente a la adversidad, así, hoy es su prioridad. Por eso mañana su cumpleaños será un día casi normal, aunque los hermanos vengan a felicitarla por su aniversario, y tenga toda la voluntad, no será como antes, ni música, ni comida, ni tragos. Sí mucho cariño y amor. Sabiendo eso, traeremos comida preparada, y evitaremos que ella, cocine, aunque ya me enteré que mandó traer tamales. “Hoy no cocinas Chole, hoy te sientas y serás la agasajada”.


Seguro que cuando llegue el brindis hablará tu hijo mayor, el primogénito, y con certeza derramarás lagrimas, en recuerdo a Beto y Miguelito, tu esposo e hijo menor que se adelantaron en el viaje sin retorno. Desde ahí, y otros hechos, la vida te ha dejado impregnada esa señal, de alegría y dolor casi permanente. Pero tu cercanía a la iglesia y participación en El Camino, te ayudaron a llevar esa pesada cruz.


Tus familiares que no todos son cristianos o creyentes, con sinceridad estarán presentes para demostrarte que eres especial, espontánea con tus llamadas telefónicas, por nuestro aniversario cantándonos, la típica serenata chiquiana: “hemos venido a darte una serenata porque hemos sabido que es tu natalicio. Que dios te conceda mil años de vida. Y, los querubines de colmen de flores”. Igualmente no te faltan fuerzas para asistir a un hospital y visitar a un amigo postrado de salud. Tampoco te falta un plato de comida o un vaso de jugo para alguna visita inesperada que llega a casa. ¿A dónde lloras?. Nunca te ví. Seguro te ocultas para evitarnos el sufrimiento y dolor. ¿Cómo soportas tanto dolor?.


Tu temor de ir al hospital, porque te recuerda el mal trato que tuviste y el descuido por algunos médicos carentes de humanidad, estas deteriorando tu salud, porque no sacas cita o si te la dan es a mediano plazo, parece que desearías que esta sea lo más prolongada. En tu corazón se siente que preparas tu despedida. Casi vives solo para asegurarte que tus hijos y nietecitas no la pasen mal para cuando no estés. Tu esperanza de no dar dolor a tus familiares es tu mayor reto y deseo. Tu fe te mantiene viva y alegre, solo hay sonrisa y alegría para tus hermanos, trabajas, cocinas, superando tu capacidad física.


Cuando te veo y sé que no dices qué y cuánto te duele, me oculto para dejar que algunas lágrimas rueden por mis mejillas, y me viene a la mente que tal vez el siguiente año no nos volvamos a ver más. Por eso, cuando llega Carlita tu nietecita, no quisiera que se fuera de la casa, para que ella continúe con tu imagen, cariño y corazón, para que tus hijos, nietos y sobrinos sigan viéndote, cuando nosotros partamos en el gran viaje.


Hoy es 31 de marzo, son las 01 horas de la mañana, nadie está en casa, quiero ser el primero en saludarte en tu aniversario, y decirte hermanita que sin tu cuidado y atención, no habrían habido las alegrías del 7 de febrero en casa, por el contrario habría sucumbido y desfallecido, por eso soy feliz que estés junto a mí, junto a mamá, como en la niñez, ojalá continuemos juntos por muchos años.


Feliz aniversario Chole.


Tu hermano que te quiere.


Acucho.

Lima, 31 de marzo de 2013

domingo, 24 de marzo de 2013

UN PUNTO DE APOYO PARA BUSCAR LA ESENCIA


La semana laboral ha llegado a su fin, como si fuera una ola de viento suave y tibio acaricia mi mente en esta tarde de domingo,  cuando me siento en este lugar. Muchas veces quise tener un momento pleno de silencio, disponer de unos minutos para viajar por los caminos infinitos de la mente. Volar por los campos desconocidos de la materia obscura, y aproximarme al origen de la palabra, del pensamiento, de la materia, de la vida y ojalá del actuar.
 "Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo",decía el gran Arquímedes, y eso es lo que nos falta a las personas que vivimos en este mundo preñado de contaminación (incluyo al sonido y las imagenes). Ese punto de apoyo, esa esquina, puede estar en la azotea de nuestra casa, en la mesita de nuestro cuarto, en el balcón frente al parque, o en la colina mirando el valle de Aynin y el nevado Yerupaja.
Posesionados en ese punto de apoyo, miraremos con mayor claridad nuestro comportamiento, nuestro accionar, en correspondencia con nuestro papel de seres humanos, sea con nuestra familia, pueblo y país.
El no visitar y desconocer ese punto de apoyo proximo a nosotros,  nos conduce a la costumbre de vivir en la superficialidad, en la improvisación, lanzamos opiniones, sin reflexión, no tenemos cuidado, de si estamos en la posición de un comunicador social, o de una autoridad de mayor nivel. Puede pasar un mes o un año o tal vez toda una vida, sin habernos tomado la necesidad de visitar ese lugar especial de la reflexión.
Ahora que ese viento agradable golpea mi sien, y miro como se sacuden las hojas del árbol, admiro como sería el trajinar de los pensadores griegos, buscando la esencia del ser humano, mediante la meditación, caminando por colinas, acompañado de una cantimplora, guareciéndose bajo los árboles y cuevas, pero siempre meditando sus conjeturas.
En ciencias naturales, los físicos teóricos, también utilizan la meditación como la herramienta principal del saber, Gelman Murray, premio nobel de física, decía "yo solo necesito un papel y lapíz para iniciar mi comprensión de la naturaleza", fue él quién puso por primera vez el nombre de Quarks, a los componentes fundamentales de la materia.

En este sentido deberíamos acostumbrarnos a buscar esos "puntos de apoyo", y cuando los identifiquemos, allí debería estar, como "bolso de viaje", los compañeros inseparables, un lápiz y un cuaderno de notas. En las pocas o muchas reuniones que tubiéramos, siempre quedará, rasguños de nuestra búsqueda o aproximación a la esencia. No importa que no tengamos acceso a libros, en ese momento hasta diría que no es recomendable, lo que debe primar es la costumbre de confrontar nuestra mente con la inquietud.
Pero en el momento que nuestras hipótesis, o conclusiones, aspiren a la generalidad, deberíamos confrontar con la realidad, principalmente en los aspectos del comportamiento humano. Es que hablar de sufrimiento sin haber sentido el dolor causa de ese sufrir nunca se alcanzará la verdad. Solo se podrá alcanzar experimentándolo. Así como no se puede sentir el hedor real, cuando pasan imágenes de calles sucias de la parada. Nos obligará a visitar esa calle. O cuando hablamos de la pobreza y frio de los pueblos mas alejados de Puno, o Ayacucho, nunca se podrá llegar a su comprensión con solo ver fotos de esos niños en las aulas de las clases de sociología en una linda universidad de Lima. En ciencias naturales también pasa eso, el premio nobel de física, Richard Feynman decía "el juez supremo de la verdad es el experimento". La confrontación de la hipótesis con la realidad (experimento) es impresindible.  
Pero hablar de realidad también, tiene su apariencia, de ahí que el físico, Ernesto Sábato, convertido en escritor, nos proponía que la esencia detrás de la realidad se denomina la Superrealidad, que es mas flagrante en el caso de personas.  Como ejemplo viene el caso de los peruanos que habitan en las ciudadades, donde la gente ama la modernidad y la confortabilidad tecnológica, cuando se refieren a los peruanos de las zonas rurales o selváticas,  demostrando su proclividad a la poca reflexión, argumentan “esos peruanos de cuarta clase no pueden impedir que se utilize la riqueza de esas tierras”, refiriéndose a que los “habitantes oriundos de esas tierras, no saben lo que vale el subsuelo, pues tendría petróleo, o minerales, por lo que se debería arrazar con los bosques y extensiones de plantas".

Esta opiniones solo habían llegado a los exteriores de su vestir, poca ropa, poco elaboradas, y sus viviendas muy simples. No se tomaron en cuenta, cómo ellos ven a los árboles, cómo sienten a la naturaleza, y cómo inside en su vida diaria. Así el habitante, con aires de sabio, por tener un titulo de la universidad, demostraba su poca profundidad, su saber no había alcanzado la interioridad de las personas mencionadas, o afectadas, su externalidad no era la realidad, les falto comprender la superrealidad, aquello que está dentro de ellos de cómo ven, sienten y valoran los campos.
Este como otros ejemplos, nos demuestran que la reflexión y capacidad de buscar la esencia, no se garantiza con los diplomas y peor si tiene poder para decidir sin miramientos y mucha sobervia  característica de la ignorancia.
Cuando se trata de conocimiento el poder lo tiene aquel que indagó y estudió mas la esencia. Por eso busquemos y habituemos a visitar ese punto de apoyo que moverá nuestras vidas.

La Pluma del Viento
Lima, 24 de marzo de 2013