viernes, 30 de diciembre de 2011

Un Reencuentro de Futbol y Cultura: Homenaje a Toto

















Los niños corrían por las calles de Agocalle, o del barrio de Venecia en Chiquián. Entre ellos había uno menor que todos, sin embargo era el que subía y bajaba de las veredas hacia la calle manejando una Monark de mayores. Entraba con medio cuerpo para pedalear y sacaba cual mago la cabeza y las manos para conducirla. A todas luces no tenía la talla suficiente para manejar bicicletas de ese tamaño. Sin embargo el pequeño Toto, lo hacía con habilidad extraña. Pronto destacó en futbol en el barrio más pelotero de Chiquián, donde se formaron también sus amigos, de barrio, Eca, Uli, Comuno y Acucho.



Conforme Chiquián se despoblaba de sus jóvenes que se venían a Lima a estudiar, Tarapacá también iba desapareciendo en la tierra natal. Así, los jóvenes residentes tarapaqueños decidieron organizarse en la capital, y hacerle rivalidad, como era natural, a su archienemigo el Cahuide, que ya tenía algunos años de organizados en Lima, y participando en campeonatos del AIB. Entonces, las primeras directivas en Lima, correspondieron a los mismos jóvenes de Chiquián, iniciándose con Erich Vilches, luego de una reñida elección dejó la presidencia en manos de Comuno.



Desde aquellos años de 1983 hasta hoy el presidente vitalicio es José Núñez Aranda, que se ha ganado esa denominación con puro trabajo y dedicación. Las gestiones fueron arduas para que fueran aceptados en calidad de un segundo equipo de Chiquián en el campeonato del AIB. Pero fue para bien de los propios organizadores pues desde su incorporación el Club Atlético Tarapacá, CAT, se convirtió en un protagonista de primera. Nunca dejó de estar en los primeros dos lugares, hasta que desapareció la AIB.



De ese equipo de estrellas que brillaban con luz propia en el Rímac, uno de sus principales héroes, fue TOTO, don Jorge Núñez Aranda. Quién con el número 10, que entonces simbolizaba, la mejor casaquilla del Perú, en recuerdo a Cubillas, hizo maravillas; el medio campo, comandado por Acucho Zúñiga, y compartido con Hugo Vilchez y Willy Roblez, se encargaba porque la bola llegue a sus pies, aplicábamos entonces la técnica MW. Con la bola en los pies de Toto, se iniciaban las jugadas mortales, sea con lanzamientos a distancia para que el veloz Comuno, se encargara de inflar las redes o para hacer paredes con Percy Vilchez y hacer llorar a los Cajacainos en goles de finales memorables.



Pero su trascendencia de gran número diez, al puro estilo peruano: pisar bien la bola y frenar a velocidad, superó a Lima y Chiquián, llegando a ser admirado en los campos de la capital del departamento de Ancash en Huaraz, en el Rosas Pampa. Aún los chiquianos que asistimos a esos grandes partidos con Belén y Sport Ancash, recuerdan con emoción las jugadas de filigrana para hacer goles y pasar bien la bola, a pesar de las dificultades de un campo con gras chusgo.



Mayor aún era su habilidad cuando jugábamos fulbito, prueba de ello son los campeonatos que nos llevamos tanto en La Perla de Callao o en la Victoria, en campeonatos relámpagos de todo un día.



A ese Toto, representante del mejor futbol de Chiquián y de nuestro barrio de Agocalle, le dimos una bienvenida el miércoles pasado, en el campo de San Miguel. Nuevamente nos movilizamos desde diferentes lugares de los barrios de Lima, no importaba la distancia, Achico desde Ventanilla, Acucho desde Puente Piedra, llegamos a las 18:00 horas, valía la pena volver a vernos después de casi 20 años.



En una tarde y noche inolvidable recordamos hombres y mujeres, nuestras mejores anécdotas. Y, como en el corazón de un chiquiano, se guarda con orgullo la belleza de nuestra tierra, de nuestros nevados, y cultura, le dedicamos palabras y canciones de cuya sinceridad y cariño a Toto volverá con motivación a continuar el trabajo y a recordar que aquí le esperan sus hermanos tarapaqueños con los brazos y el corazón abierto.

Feliz retorno Toto, los tarapaqueños te recuerdan y te quieren.

La Pluma del Viento
Lima, 28 de diciembre de 2011


domingo, 25 de diciembre de 2011

LA NAVIDAD UNA SEMANA ESPECIAL




Es 24 de diciembre las 6 de la tarde, camino entre la multitud a través del jirón de la unión, de Lima, esquivando sudores y largas lenguas que devoran helados. Parece que soy el único que mira a la gente, la mayoría divisa las tiendas que lucen, adornos diversos con colores navideños: rojo, verde y dorado. En uno y otro lado las lucecitas brillan apagándose y prendiéndose en entretenidos compases. Algunos vendedores gritan, ¡Este es con led, con led, ahorrador. Compre. Compre. Se agota!. Desde otros almacenes salen las añoradas notas de los villancicos, que los había escuchado, en mi infancia en Chiquián, cuando asistía a las misas de gallo rodeados de gallitos, ovejitas y muchos niños.

En las casas siempre tenemos un espacio para levantar un arbolito, pinos artificiales, se repletan de campanitas, estrellas, muñequitos que penden de sus ramas, algunos entrelazamos más lucecitas, que titilan al compas de canciones. En su base se ponen los regalos. Cerca al arbolito, está el nacimiento, siempre rústico, el niño reposa en su lecho, sus padres y los reyes magos los acompañan. También suelen ser infaltables el burrito y la vaquita, luego se copan los espacios con ovejitas, patitos que flotan en lagunitas.





Cada tarde al llegar a casa mientras la oscuridad cae sobresalen, las luces, los niños, siempre inquietos, esperan con ansias los regalos. En Chiquián, en mi época no teníamos arbolitos, los nacimientos los arreglábamos sobre pedazos de kikuyo, que los traíamos de una chacra vecina a la ciudad. Pero sí habían regalos, los solicitábamos con dos o tres día de anticipación, los papelitos con los deseos, los depositábamos junto a las imágenes de Santa Rosita o San Martin, que se hallaban en un empotrado de la sala de la casa vieja que heredamos de mi abuelo. En la mañana del 25 abríamos presurosos los regalos. Mi padre sabía que me contentaría con una buena pelota de futbol y carritos. Nunca tuve la necesidad de hacer colas en el mercado o la municipalidad para recibir algún regalo. Mis padres hacían lo posible para proveernos, no los sofisticados que se veían colgados en los basares, ni tampoco le pedíamos eso. Diría hoy que no éramos pobres, pero tampoco ricos. Sin embargo eso nunca lo noté, ni que me incomodara, me bastaba jugar, comer chicharrones en diciembre, y tomar la rica leche fresca calientita de nuestras vaquitas. La pobreza la descubrí viniendo a Lima.

Durante la semana de navidad, en el trabajo, las oficinas cambian de apariencia, las secretarias, aparecen en las puertas ayudados por el conserje, a pegar pequeños símbolos navideños. Sensibilizado, por la escasez y esfuerzos de ella, el siguiente día me aparezco con más cositas navideñas para terminar de arreglar las puertas del laboratorio que habían quedado sin nada, hago lo propio con el panel de noticias, donde ya pegué la tarjeta dirigida a mis colegas. El 99% en el trabajo somos hombres, algunos dan muestra espontánea de alistarse para la navidad, la mayoría pareciera tener vergüenza en descubrir su lado infantil. Otros no tenemos reparo en hacerlo. Pero el 1% es mujer, es la secretaria, pieza fundamental en las fiestas navideña. Sin ella no estaría listo el desayuno que ha preparado para toda la División, cuando nos aproximarnos al ambiente preparado, vemos fuentes con panetones, chocolate preparado por la concesionaria, vinos, bolsas de regalos para los trabajadores de limpieza. Nunca le pregunté cómo hacía para replicar el milagro de la multiplicación de los panes. Si solo di mi cuota de 10 soles.

La ceremonia del desayuno navideño va a comenzar, es el último día laborable de la semana, la secretaria llama por teléfono una y otra vez para solicitar la presencia del que falta. Cuando por fin ya estamos todos, la secretaria y moderadora de la reunión, invita al jefe, o al de mayor edad a dirigirnos algunas palabras, para iniciar el brindis. Pasada la parte seria, comienzan las bromas, y la ingesta. La moderadora, no olvida su papel, a pesar que las copitas de vino se secan rapidísimas en sus manos, ella va señalando uno a uno para que también nos dirija algunas palabras, entre aplausos y risas, todos opinan algo. Nos deseamos, paz y felicidad en la familia, solidaridad y dedicación en el trabajo, y también algunos piden prosperidad con la llegada del nuevo año. Hasta los más callados hablan. De sus bellos y sabios mensajes, uno se pregunta, qué diferente sería el trabajo si repitiéramos, más veces oportunidades como la navidad. Pues, posponemos los roces que suelen ocurrir en el trabajo, y terminamos en abrazos.

Esta semana que, hoy 24 se cierra es especial, no solo abre los corazones de amor hacia los niños y ancianos. Sino que también nos promueve visitar a los familiares, escribir alguna tarjeta, expresándoles con nuestras palabras, la estima que se les tiene, cosa que no se los dijimos ni siquiera por teléfono. Mañana será el almuerzo entre todos los hijos y familias respectivas junto a la madre y abuelita. Los preparativos alegra, ya compré vinitos, pisco, mañana estaremos juntos, tal vez sea la última oportunidad de vernos hasta el próximo año. O ni pensar en desgracias mayores. Los regalos no habrán como antes, porque no hay niños, y la economía no está muy buena. O porque la salud de algun familiar impide estar muy alegre o derrochador.

Aguardo con ansiedad, abrazarlos, a mis hermanos, sobrinos y todos. Reir, beber, olvidar el trabajo, y los momentos tristes. Hoy, recordaremos nuestra niñez, y anécdotas de las navidades pasadas en Lima. Recordaremos a nuestro padre, ya fallecido. Comeremos la voluntad de todos, esta vez no cocinaremos en casa porque la hermana que solía hacerlo no está bien de salud. Prepararemos pisco souer, y reiremos mientras vemos las fotos, y villancicos vía internet. Y, cuando caiga la tarde y venga la noche nos despediremos con tristeza, pero reconfortados por ver que hay familia, que aún nos queremos, y que renovamos esa alianza junto a nuestra madre. Que los años la han hecho más calmada, pero muy sensible con la partida de alguna nieta, que decidió trabajar lejos de la capital, pero alegre también porque le comunicaron que pronto tendrá un nuevo nietecito. Estas partidas y llegadas son parte de la vida, la alegría y la tristeza comparten nuestra existencia. Lo agradable de esta navidad es que este año nos dimos la oportunidad de pasar todos juntos, en la casa donde nos criamos, no importa si vinimos desde barrios lejanos, cargando a los hijitos en taxis estrechos y caros, bajo el incomodo sol de verano. Esos inconvenientes no son nada, el regalo fue nuestra presencia, vernos de cerca, compartir nuestras vidas, aun cuando sea en pocos minutos, en adelante cada saludo, cada abrazo nos servirá para tomar fuerzas y enfrentar la vida con seguridad y alegría. Y también para decirnos que ojalá la repitamos el próximo año.

Que la navidad os depare alegría, paz y mucha solidaridad.

La Pluma del Viento.
Lima 25 de diciembre de 2011


sábado, 3 de diciembre de 2011

HUAYLLACAYÁN EL 8 DE DICIEMBRE FIESTA DE LA VIRGEN PÚRISIMA, RECUERDOS DE UN VIAJE EN LA INFANCIA






Huayllacayán, es el pueblo donde nació mi madre, desde niño esperaba con ansias la llegada de mi abuelita Anqui, trayendo sacos de la riquísima chirimoya. En los altillos de mi añeja casa los madurábamos bajo el abrigo de las hojas del sauco. No había en Chiquián, mejores chirimoyas que las de doña Luchi, eso lo sabían los amigos de mi padre, y los vecinos que venían a la casa para llevarse algunos.

En mi niñez el nombre de Huayllacayán estuvo ligado a las frutas, cosa que faltaba en Chiquián. Salvo las manzanas verdes que solíamos con sobresalto hurtarlas de las chacras de Chinchu Puquio de mi amigo Pepe Calderón.

Pero también Huayllacayán me recuerda a los granos de cebada, trigo y maíz que venían en sacos para alimentarnos todo el año, incluso alcanzaba para cebar los cerdos que se mataban en el mes de diciembre para recepcionar a mis hermanos que venían de vacaciones. Ahora que se avecina el 8 de diciembre, fiesta de la patrona Virgen Purísima de Huayllacayán, quiero homenajear a este querido pueblo, y a todos sus residentes en Lima. Permítanme por eso recordar dos anécdotas.

Tenía unos 8 años de edad, estaba aún en primaria, cuando se me presentó la oportunidad de visitar Huayllacayán. Era el mes de febrero, mi tío Fernando hermano menor de mi madre, que estudiaba en Lima, fue a visitar a Chiquián durante el mes de Enero, luego iría a visitar Huayllacayán, entonces le propuso a mi madre llevarme.

Mi ilusión de niño siempre había sido estar bajo los árboles frutales, y comer a toda libertad, los pepinos, chirimoyas, naranjas y paltas que abarrotaban las valijas cuando venía mi abuelita. Se dio el viaje, era la mi primera vez que bajaba a la costa, nuestra primera parada fue Chasqui, allí nos quedamos dos días, hospedándonos en la casa de mi tío don Aurelio Padilla, que quedaba a la entrada del pueblo, antes de pasar el río.

Yo, en Chiquián era un reconocido jugador de bolitas, a pesar de mi pequeña cuarta, había dado cuenta de otros que me duplicaban en extensión, como a Bellota. A los niños de entonces nos gustaba mucho disponer de los cholocos, que eran bolitas negritas, duras, productos secos de algún árbol, desconocido para mí.

Estábamos, decía, en la casa del tío en Chasqui, cuando uno de los primos de dos o tres años mayor que yo, me mostró gran cantidad de estos choloquitos, entonces le pregunté, inquieto y curioso, de dónde los sacaba, él me respondió señalándome, “de aquel árbol”, era uno coposo de mediana altura. La emoción de tener la fuente de los cholocos, me motivó treparme con la premura de alguien que ve cerca un manjar.

Cuando estaba subido llenando todos los bolsillos con las hojas verdes que contenían las bolitas, súbitamente sentí un fuerte hincón en el oído, entonces me di cuenta que venían sobre mí inmensas avispas, desde arriba asustado me solté y caí adolorido al piso. Se apresuraron en atenderme, comprendiendo que había sido atacado solo por una avispa menos mal. Pasé el resto del día recuperándome adolorido, sin un solo choloco en el bolsillo, y mi sueño frustrado.

Al día siguiente cuando subía montado al burro, desde la Esperanza a Yumpe, mi oreja se sacudía haciendo competencia en extensión y compás con las del jumento, cosa que le causaba mucha risa a mi abuelito Minchu, (Wenceslao Gamarra) cada vez que me miraba. Todo ese dolor e incomodidad lo soportaba con serenidad, esperando pronto hallar las frutas que tanto había esperado.


“Abuelito, y ¿cuándo vamos a hallar los arboles de naranja, chirimoya, palta, y pepino?”, le pregunté preocupado, pues avanzábamos y no aparecía nada. “Qué dices hijito, la chirimoya es ese, la palta ese otro, en cuanto a las naranjas ya pasamos, y los pepinos aparecerán cuando regreses en marzo”, me respondió señalándome los inmensos árboles, que nos acompañaban a uno y otro lado del camino. Frustrado por esa verdad, se me esfumó el sueño, de pasar debajo de arboles llenos de frutas colgando de sus ramas al simple alcance de las manos y por el cual había decidido viajar a la tierra de la provisión.

Lo que había ocurrido, que no era su temporada. Cosa que si se dio cuando regresé a fines de marzo, desde Yumpe, La Esperanza, Llampa, las frutas estaban en cajones repletos, puestos al borde del camino, pepinos, sandias, naranjas, subían al camión a precios de regalo, nos aprovisionamos bien, comí hasta donde pude y llegamos a Chiquián, con los bultos llenos de frutas, así como lo hacía mi querida abuelita Anqui, doña Angélica Cueva de Gamarra, que aunque tarde le brindo mi eterno agradecimiento y en su nombre les transmito mis mejores recuerdos a mis tíos y tía.

Igualmente hago extensivo mis saludos a mis amigos huayllacayanos con quienes he compartido muchos inolvidables momentos, como el deporte defendiendo incluso la casaquilla de Huayllacayán, frente a Chiquián, ganándole una final en el estadio Alejandro Villanueva del Rímac.


¡Feliz día hermanos de Huayllacayán en este 8 de diciembre!



La Pluma del Viento
Lima, 4 de diciembre de 2011

domingo, 27 de noviembre de 2011

23° ANIVERSARIO DE LA PRIMERA PUESTA A CRITICO DEL REACTOR NUCLEAR DEL PERÚ, RP10



Hace 23 años en la noche del 27 de noviembre DE 1988, a las 19:28 horas, en Huarangal, pusimos a crítico por primera vez al reactor nuclear de investigaciones RP10. Éramos un grupo de técnicos peruanos (Físicos, e Ingenieros) que nos habíamos preparado con dedicación y expectativas. Las aspiraciones personales se conjugaron con las institucionales y nacionales. El salario pasó a segundo plano, el objetivo era, lograr que los sistemas convencionales y nucleares funcionen correctamente, tal como lo planificado. No había posibilidad de falla, pues los subsistemas se habían probado, previamente, la novedad era que ahora se inyectarían neutrones sobre el uranio de los elementos combustibles frescos, produciéndose las primeras fisiones nucleares, (similar al experimento hecho por Fermi en 1942) particularmente la tarea era comprobar que la cantidad de masa mínima de uranio (masa crítica) era como se esperaba en los cálculos previos. Esta primera operación de alcanzar el crítico, siempre es histórica en todos los reactores del mundo: LA PRIMERA PUESTA A CRÍTICO. De aquel grupo de peruanos que participamos en esta operación algunos todavía seguimos laborando en el IPEN, a ellos va mi primer saludo: Arturo Ramón, Iván Llamas, Constantino León, Juan Ávila, José Castro y Cesar Romaní. Luego de 23 años, es justo mirar a esta fecha y repasar experiencias, a fin de evaluar con ojos estratégico-prospectivos, ¿a dónde estamos?, ¿a dónde queremos ir?, ¿hacia dónde debemos ir?. Parece que la rutina de nuestro trabajo, y la dependencia casi total del estado, no nos acostumbran a confrontar estas preguntas. Sin embargo, cualquier conductor, si pretendiera enrumbar alguna organización se haría la primera pregunta, ¿qué se quiere de esta institución?, ¿qué se pretende?. Entonces si esta es resuelta, recién le plantearíamos el cómo. A esto todos lo conocemos como, “poner los caballos delante de la carreta”. O también, “Alicia en el país de las maravillas. Si no sabes a donde ir cualquier camino es útil”. Entonces, ¿quién nos debe decir, Qué Institución se quiere. Qué IPEN se pretende?. En el Perú, usualmente lo responde el sector, porque representa al gobierno de turno. En un país, de mayor tradición de desarrollo, casi estaría entendido, el qué, pues estaría señalado en las Políticas de Estado. Pero el PERU es un país cuyo documento principal, viene con cada gobierno, y por eso no se sabe finalmente el QUÉ SE PRETENDE. Y eso es lo que está ocurriendo hoy, a casi 4 meses del inicio del gobierno actual del Presidente Humala. La situación puede entenderse pero no aceptarse, entenderse porque estaría afectada por la creación del Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación (MCTI), pero no debería aceptarse esta situación, porque entorpece las labores, no se irriga con nuevas sangres su conducción, y como tal las labores siguen teniendo la característica típica del gobierno anterior, de sobrecarga burocrática, no reforzamiento de cuadros científicos, y sobre todo de no ejecutar una gestión basada en resultados orientados por la demanda. Pero esta crítica al gobierno, también es pasada por alto por los trabajadores particularmente del área técnico, que no teniendo una organización que los represente, no se hacen escuchar, reflejando tal vez equivocadamente que todo va bien, o que la edad nos ha hecho más conformistas y menos comprometidos con los intereses nacionales que antes, cuando liderábamos el debate de la ciencia en la comunidad científica nacional. A estos 23 años hago un saludo doble: el primero para recordar con alegría y orgullo, la primera puesta a crítico del reactor RP10, y el segundo por movilizarnos para plantear nuestras ideas en los momentos cruciales que pasa la ciencia con el gobierno actual, que por primera vez a abierto la posibilidad de tener un Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación. El gobierno ha creado una comisión sobre este tema que tiene un plazo de 90 días. Expongamos nuestros pareceres colectivamente no solo individualmente, creo que la historia nos urge participar.


Feliz 23° aniversario del RP10 a todos los trabajadores del IPEN.


Agustin Zuñiga
Viena, 27 de noviembre de 2011

sábado, 26 de noviembre de 2011

VENEZIA EN VIENA, Y VENECIA EN CHIQUIÁN
































A dos cuadras de la Catedral de San Esteban, aguardo el inicio del Concierto, que se dará en la propia iglesia. Compré intermedio a 25E (Euros). El más cercano estaba a 35E, y el más alejado a 15E. En 30 minutos comenzará, a las 8:30 pm, estando con la cultura alemana el inicio debe ser exacto, me sobresalto. Espero devorar rápido el Espagueti a la Bolognesa, que pedí acompañado de un Merlot Tinto, 1/8 (de botella, un cuarto de copa). Afuera frio, aquí dentro tibio. Desde este segundo piso, se ven adornos navideños en toda la calle, inmensas arañas luminosas cuelgan de lado a lado, artísticamente montadas con miles de foquitos, dando la sensación de hogar. Ambiente que me llevó súbitamente a mis recuerdos de las misas de gallo, en mi barrio Venecia, de Chiquián, que junto a mis amigas de infancia, Nina, Macu y Edi, disfrutábamos los hermosos villancicos entonado por los Niños de Viena que se oían desde la sala de alguna de nuestras casas. Este recuerdo me hizo mas gracia por la coincidencia, sin proponérmelo estoy en Viena en el restaurante de Venezia cerca al rio Danubio, recordando allende el ande a Espejito de Cielo, mi pueblo de Chiquián, junto al rio, Aynín. Este restaurante, no es de primera, tampoco de segunda simplemente es un lugar europeo en la calle principal de Viena. Mientras agradezco la rapidez de la atención al mozo, y aprecio con deleite el Merlor, le doy la razón a Gastón Acurio, cuando dice que, estamos en pañales, en lo que ha comida reconocida internacionalmente, se refiere. Pues, ciertamente en el mundo sí realmente se reconoce a la comida italiana, por doquier encuentras una pizzería, y uno sabe que se va a comer ahí. Eso no ocurre con la comida peruana, por ahora, pues el sabor sí lo tenemos, diría de primer nivel, comparable con la francesa, o italiana. Algún día no muy lejano, esperamos, verer en estas ciudades, turísticas de primer mundo, Cevicherías o Picanterías, con el sabor peruano. Solo nos falta mas difusión, deberíamos salir a conquistar el mercado por intermedio de las embajadas que deberían convertirse en propomotores comerciales de la Marca Perú. Por eso sigamos apoyando su batallar incansable al gran Chef peruano Gastón Acurio.

La cultura no es cómo crecemos económicamente,
Sino cuan orgullosos nos sentimos de ella.
Viva la comida peruana.

La Pluma del Viento
Viena, 25 de noviembre de 2011

viernes, 25 de noviembre de 2011

EL BARRIO DE LOS MUSEOS EN VIENA Y LA CULTURA TURÍSTICA

















Entre cansado y deslumbrado escribo esta nota, sentado en el Café Bar, Di Dario Trucco, teniendo al frente al hermoso palacio de la Opera de Viena. Este hecho bien valió, hacer un alto, en medio del trajín de un día esforzado. ¡Cómo puedes trabajar en lugar de visitar tantos monumentos!. Muchos jóvenes dedicados al arte y particularmente a la música, habrían querido estar en mi lugar, aquí nació y vivió el más grande músico de todos los tiempos, Wolfang Amadeus Mozart (1756-1791). Estoy en una mesa pequeñita de las muchas que hay, en un ambiente para no fumadores, a través de los vidrios veo en otros ambientes, a grupos de jóvenes, hombres y mujeres, luciendo inmensos vasos color oro de cervezas espumantes. Se nota que es el trago predilecto. Y para eso no se requiere ser necesariamente joven. Como ocurrió ayer cuando fui a cenar, en este mismo barrio de museos, denominado: “Museumsquartier”. Era un sótano, antiguo, donde lo único nuevo era el aire acondicionado, el resto era similar a los que se veían en las películas: mesas rústicas, paredes de ladrillos sin pintar, piso empedrado, lo que no estaban más, eran los barbaros con bigotes inmensos, libando sin discreción, en orgias interminables. Ahora en cambio la atención es esmerada, limpia, de mucho respecto. Las cartas están escritas en 6 idiomas, incluido el español. En este restaurante subterráneo, las damas de todas las edades, con sus parejas o no, se deleitan, comiendo o bebiendo y escuchando a músicos, de vestimenta antigua, que entonan, piezas conocidísimas de Mozart, Schubert o Strauss. El ambiente es festivo y de regocijo. En medio de ello vi sorprendido cómo señoras junto a sus parejas, de unos 60 años, descargaban sin complejos, sus botellas de cerveza enteras en sus inmensos vasos. Ni que decir de los jóvenes. ¡Ah, su! exclamé. Hoy, robándole tiempo al tiempo, dejé la maleta en el hotel, y rápidamente enrumbé al centro, a este barrio (de museos). Salí en el paradero de San Esteban, directamente hacia la portentosa Catedral del mismo nombre. Estaba iluminado artísticamente, de tal manera que, parecían cristales de hielo, la combinación de claro y oscuro, y la antigüedad de su fachada, destacaban sus ángulos, torres y adornos maravillosamente. Los turistas desesperados posaban en la oscuridad, ¡qué cámaras se manejan, que hasta de noche se ve bien!. Me decía medio avergonzado, comparando con mi camarita, que con la débil luz solo sacaba fotos borrosas. Ingresé presuroso a la iglesia, había un rezo, o un servicio religioso. Los turistas no podían pasar más allá de uno pocos metros, había un enrejado, solo pasaban los fieles, para no ser interrumpidos. Se permitía tomar fotos, sin flash. Y, como debe ser, en las esquinas cerca a la puerta dentro de la nave, habían máquinas informantes por dos euros levantabas un audífono y te describía en 4 minutos la historia de la catedral. Simplemente impresionante, era un deleite saber el significado de cada esquina, altar o cuadro. También asombraba, el tiempo de trabajo para levantar las torres casi 100 años, o la inmensa campana de casi 21 toneladas, los estragos que la segunda guerra mundial hizo, y también las catacumbas que guardaban ataúdes de obispos y duques. ¿Es que no pueden poner algo similar en el Perú!. En la catedral de Lima, iglesia de San Francisco, incluso en los museos de Chiclayo?. Esta dejadez no creo que sea porque se prefiere el negocio de los guías. Más bien creo se debe a que el Estado no se preocupa. Reflejo de falta de Cultura Turística, y consecuentemente falta de respeto al visitante. Ojalá cambie esta situación con Susana Baca y estimulemos al turismo desde la niñez. Es la industria limpia, la industria de la cultura, que nos puede hacer muy ricos. Sin recurrir solo a la minería que en muchos casos es muy destructiva.



La Pluma del Viento
Viena, 24 de noviembre de 2011

martes, 22 de noviembre de 2011

EUROPA EN CRISIS MOMENTÁNEA ¿Y EL PERÚ?

NOTA 2:




Cuando se pone normal el reloj biológico, entonces levantarse a la hora de siempre (en mi caso 5 am) no causa estragos. Hoy dormí casi 6 horas como es mi costumbre, el reloj despertador del BB (Blackberry) sonó como esperaba. Las condiciones del hotel son óptimas (Un ejemplo, los ascensores del Hotel no suben si no pasas la tarjeta magnética de identificación de la habitación). Estamos en un primer mundo, de modo que la crisis europea, no va a borrar la cultura de orden, limpieza y alto nivel tecnológico que ostentan estas ciudades. Si el PBI en el Perú marcha creciente, tasa del 6%, hace casi 10 años. Eso no quiere decir que el nivel de vida haya superado al europeo, que solo crece al 0.5%, ni siquiera que lo iguale. Son muchos años de haber estado con mucha ganancia. Pero esta ganancia no ha venido porque eran o sean ricos en explotación de recursos naturales, al contrario allí son pobres. Sino por haber adquirido el dominio del conocimiento, principalmente en las áreas de ciencia, tecnología e INNOVACIÓN. Que es la carencia fundamental en nuestros pueblos del SUR. Cuando decimos SUR no solos nos referimos a los países de Sudamérica, sino a todos los que incluyen al hemisferio sur, allí nos encontramos con los países africanos y algunos asiáticos. Así, la garantía que saldrá adelante de la crisis está en ese conocimiento acumulado. Y quién mejor representa ese potencial son los alemanes. País que se ha caracterizado por surgir sobre sus cenizas. Hoy no se parece en rudeza a la primera ni a la segunda guerra mundial. Para desarrollar la capacidad creativa del ser humano, se dice, comienza por enfrentar las necesidades, por ejemplo el frío, en la estación de invierno, como ahora que está comenzando, y noto que es insoportable pararse en la calle. Para soportarlo era lógico que requirieran de energía, y eso es lo que desde Watt, a Einstein enfrentaron. Un indicador de desarrollo es precisamente el consumo de energía percápite. Pero no creo que solo las necesidades hayan provocado esa venganza por usar la mente, porque también en los andes, de Sudamérica o en el Tibet de los Himalaya, hace mucho frío y no hemos desarrollado ese nivel de conocimiento. Por eso, tienen que ver con otros factores que han establecido nuestra cultura de baja transformación, el mayor de los males puede ser postcolombino que precolombino. En los momentos actuales, necesitamos darle vuelta a esa cultura, incorporando mayor capacidad de transformación, que nuevamente nos conduzca al dominio del conocimiento científico, tecnológico pero orientado a la demanda. Y eso, exige que el dinero que hoy estamos obteniendo desde los recursos naturales, fundamentalmente mineros, vayan hacia la educación de nuevos científicos, desde la niñez. El dinero no solo debe ir hacia la construcción de monumentos al cemento, sino fundamentalmente a la mente. Pero para que eso pueda darse tienen que haber buenos maestros, bien pagados y sobre todo BIEN FORMADOS. Para ser grandes matemáticos, no requerimos todavía grandes laboratorios, pero si cultores de la misma. Casi nadie recuerda a un buen matemático, después de Villarreal. El sueño sería que, en lugares lejanos de Lima, como Roca, se fuera un gran matemático, y allí formara en los niños pobres, los mejores matemáticos del Perú, de aquí a unas décadas. ¡Eso no es risible, sí es posible!. Pero, no tenemos por parte del estado esa decisión de desarrollar la mente científica de los niños que viven en esos poblados, todo es Lima o capitales de los departamentos. Para convertir en realidad ese sueño, comencemos por crear en lugares alejados, Centros de Excelencia en Ciencias, allí contrataríamos a los mejores matemáticos del Perú, para formar los futuros científicos del Perú. Basta de buscar científicos en Miraflores o San Isidro, de allí no van a salir, la materia prima está en los andes y los lugares olvidados del país.



La Pluma del Viento
Viena, 22 de noviembre de 2011

lunes, 21 de noviembre de 2011

EL FRIO DESPERTAR EN VIENA























NOTA 1

Los autos estacionados en las calles, al frente de los edificios residenciales, están cubiertos de escarcha. Indicador del frío que hace aquí (Viena), a las 9:00 am, calculo unos 5 °C o menos. Qué diferencia con el clima de Lima. Las personas van vestidas con gorros, sacones, cobertores de cuello, guantes y en la mano un paraguas. Con la ropa que traje no muy fuerte, me sobrepongo y trato de sobrellevarla, “tan pronto pueda me compraré un gorro y guantes”, digo mientras espero en la esquina a que la luz del semáforo se ponga verde, igual que las otras personas, aún cuando no se observe que viniera algún vehículo. El aprendizaje, es que, “la luz roja para el peatón es para detenerse independiente de si hay un vehículo o no”. Estoy como a tres cuadras del metro o trenes subterráneos, fui con la intención de tomarlo y entrenar pues mi Taller, comienza mañana, martes, pero desistí para hacerlo más tarde, cuando estuviera mas equipado, tanto en ropa cuanto en confianza. Observé que los brazos mecánicos del molinete están levantados, indicando luz verde, se puede pasar, sin embargo los ciudadanos ponen su ticket de entrada para ser marcados. No se pasan de largo aprovechando la no vigilancia. Aquí no hay personas vendiendo tickets de uso del tren, solo está una máquina que te suple todo lo necesario, y se puede pagar hasta con tarjeta de crédito. El problema es que su procedimiento está redactado en un 90% en alemán, algunas cosas generales en Inglés. Cuando volví a la habitación, pasé por una tienda tipo los “minimarket” del barrio y hallé lo necesario, adaptadores para cargar los celulares, el netbook, aquí son tomacorrientes europeos distintos al peruano que son del tipo americano. Los conseguí. Ahora mientras escribo son las 12:03 de la mañana, mientras en lima son las 6:03. La diferencia son 6 horas. Aun tengo sueño, pues el cambio de horario y el viaje, aún no me adapto. Mientras en Lima se alistan para ir al trabajo, yo me alisto para salir y hacer el recorrido de mañana, y conseguir almuerzo, en algún restaurante, luego volver a terminar mi presentación para el taller. Les hago este envío para decirles que a pocas horas de haber arrivado aquí, añoro Lima, fundamentalmente por la confortabilidad de la casa, el clima, y su gente todos llenos de calidez, cariño, cosa que aquí no se nota. En las calles no hay personas parece una ciudad abandonada. Pero como he venido a trabajar, las comodidades y paseos quedan a segundo plano. Sin embargo les comento la nota alegre, a poco de llegar me pude conectar con mi amigo de infancia Kike Pardo, lo sorprendí, llamándolo con voz medio policiaca y gruesa, “Con el Ingeniero Pardo, por favor”, el me respondió “sí, con el habla, de parte de quién”, de “el doctor Zuñiga viene de la Pre de Chiquián”, le respondía. Tardo unos minutos en entender la llamada, luego se dio cuenta, que era su pata acucho, y rompimos en carcajadas. Nos citamos encontrarnos el miércoles. El celular Claro funcionó, pero se me agoto el saldo, por eso voy a tener que comprar tarjetas. Hago esta primera nota, mientras el sueño me llama. El cambio de horario me está afectando aún no me he acondicionado, el cuerpo está como si me hubiera amanecido despierto. Dormí solo unas tres horas, hoy seguramente me arreglaré. Mi dirección es inentendible, VORGARTENSTRABE 203 – 23, 1020 Viena. Pero estaré solo para dormir, pues la reunión se hará en el “Austria Center, Hall K”, en el Centro Internacional de Viena. OIEA.


La Pluma del Viento
Viena, 21 de noviembre de 2011

domingo, 13 de noviembre de 2011

AMISTAD DE INFANCIA PERDURABLE HASTA LA ETERNIDAD










Ayer me llamó Comuno, un amigo, para hacer deporte, comentándome que allí estarían dos de aquellos amigos que formaron parte de nuestra niñez y juventud en Chiquián, Eca y Peyo. “Tenemos que darles una despedida como se merecen”, con su voz entrecortada y solemne, me convenció. “Claro que sí, allí estaremos”, le respondí. Momentos después, dejé el diario que estaba leyendo, en este sábado matutino, y, rememoré escenas con aquellos amigos, para finalmente exclamar, “vale la pena estar mañana”.

Igualmente quedé pensando en lo incomprensible que es para el ser humano, la dependencia emocional con las personas que formaron parte de nuestra infancia, y juventud; es una suerte de pertenencia invisible. Es la simbiosis del ser humano y su pueblo. No podemos desligar de nuestra memoria, el jardín de la madrinita Cami, la primaria de don Fabián Cano o don César Figueroa, la secundaria del Coronel Bolognesi, las calles del barrio Venecia y la casaca verde del Tarapacá. Estos símbolos le dieron consolidación y fortaleza a la amistad inclaudicable, sincera, y duradera entre los chiquianos que nos daremos cita en el homenaje a los amigos “extranjeros”.

Podrían haber estado a miles de kilómetros de Chiquián, o tal vez muchos años, casi “desaparecidos”, sin dar señales de vida. Sin embargo pocos saben que en esa lejanía, solitaria o acompañados, siempre volvieron por su mente, y de manera persistente, la presencia de aquellos amigos forjados en su tierra natal, desde cuando ni siquiera sabían hablar bien, ni leer; solo eran frecuentadores de las mismas veredas, ventanas, y juegos, en las calles apacibles de su bella tierra “espejito de cielo”. Esa amistad reforzada en experiencias en la gran Lima, sea en el futbol de la unidad vecinal del Rímac, o en las fiestas del Club Chiquián de Breña. O en viajes por Huaraz, Huari, o Recuay, defendiendo los colores de su tierra Chiquián, con la misma gallardía y valentía que lo habría hecho el justiciero Luis Pardo.

Ni la distancia ni el tiempo, pusieron en el olvido, la amistad nacida en agocalle, quiullán, 378, alfalfares de pariantana, mishay, misas de gallo, campeonatos de agosto cargando la copa en el campo de Jircán. ¿Cómo pasaría al olvido?, si crecimos compartiendo nuestras casas. Las madres, nos recibían como si fueran las nuestras. Nuestros padres y hermanos vibraban con alegría en nuestras hazañas deportivas. Sentíamos orgullo cuando jugadores y barra entera dábamos la vuelta al campo en huayllishada cargando los trofeos de campeones acompañados de la banda de músicos entonando nuestro himno “Tarapaqueño”.

Así que, gracias, amigos por haber compartido con ustedes todos estos momentos. Por eso, mañana cuando volvamos a hacer deporte en esa despedida, quisiera repetir mis saltos doble ritmo, para bajar del cielo una estrella, y convertirla en corona para homenajearlos y sellar que la amistad nacida desde la infancia es perdurable hasta la eternidad.
Feliz viaje, amigos Eca y Peyo.

La Pluma del Viento
Lima, 13 de noviembre de 2011


domingo, 6 de noviembre de 2011

LA INCLUSION SOCIAL Y LA CAPACIDAD DE ORGANIZACION









Cuando visitamos las chozas de estera en los arenales o en los empinados cerros alrededor de lima, percibimos la extrema pobreza, en toda su dimensión, es como si la ira de dios se condensara en ellos. Igual o peor ocurren en las zonas rurales, cuando el friaje llega, cada invierno, demostrando un abandono total del estado. Esta exclusión obliga a preguntamos, ¿Es que ellos no son peruanos, también?. ¿Porqué tanta diferencia con aquellos que viven en los hermosos barrios de surco, monterrico, o casuarinas?. Los primeros no alcanzan a tres soles diarios, mientras que los segundos, tienen tanto que sus mascotas tienen médicos, clínicas y restaurantes; disponen de tanta agua potable como para regar inmensos campos de golf, o piscinas en cada casa, mientras que los otros, “los miserables”, se contentan con beber las aguas de acequias o ríos contaminados de larvas y metales pesados.

Este contraste en un país que dicen crece a tasas envidiables, adolece de una ruptura, hay dos países o talvez más, aquellos de extrema pobreza que usualmente tienen rostros de niños y mujeres en la costa, sierra, o selva. Ellos no están de ninguna manera considerados en los grandes logros del PBI, y como tal es probable que más bien sean vistos como obstáculos para los “ricos que quieren ser más ricos”. Si reclaman son vistos como ejemplos de malos peruanos. Por eso no basta decir que crecemos al 7% o 9 %, pues esos indicadores, mostrados como estandartes de triunfo por los “dueños del Perú”, esconden lo observado, la pobreza extrema que no puede ni debe continuar, ¡es inaceptable!.

Este olvido fue puesto sobre la mesa en las ultimas elecciones, Ollanta y Keiko encarnaron la preocupación por los sectores mas olvidados, sin embargo sus propuestas eran diferentes, mientras que Keiko seguía con el formato fujimorista, de seguir dando asistencialismo a los pobres para mantenerlos igual, para así disponer una base popular, permanentemente, y gritar en las portátiles pagadas: “gracias chino, chino, chino”, menos mal que este enfoque fue derrotado, por la oferta de Ollanta que planteó la INCLUSION SOCIAL, es decir incorporarlos a la vida decente, que comienza por tener empleo, ¡no mas dinero para ociosear, o procrear, sino tener capacidad de empleabilidad!.

Y esto significa que las personas mas abandonadas, requieren inicialmente usar su fuerza física en trabajos con poca o nula calificación, para luego entrenarse en talleres para adquirir algún conocimiento útil en alguna parte de un proceso productivo, de esa manera subirían las gradas de empleabilidad (mas calificación mas demanda). Compartirían el trabajo con el aprendizaje, eso les servirá para insertarse en algún eslabón de la cadena productiva de la localidad.

Pero para que el consejo distrital genere programas productivos que hagan competitiva una localidad debe haber participación organizada de la población, el ciudadano debe participar en alguna organización: vecinal, padres de familia, regantes u otras, de manera que pueda fortalecer la cultura de respeto a estatutos, confrontación de ideas, y a aceptar la idea ganadora, que se construyó en base a suma de todas las ideas para construir algo mejor. Con este procedimiento se construirían los programas que beneficiarían al colectivo. Para salir adelante en los poblados más abandonados el trabajo colectivo es mucho más necesario. El reto es salir de la extrema pobreza de manera colectiva no individual. Por eso, la condición numero uno para lograr la INCLUSICON SOCIAL es fortalecer la CAPACIDAD DE ORGANIZACIÓN, que debe iniciarse desde las escuelas, enfatizando la importancia de participar en organizaciones, así ellos deberían aprender a formar clubes de trabajo, de deporte, de teatro, etc., solo así se reforzaría la CULTURA DE LA PARTICIPACIÓN, que redundarían en el éxito de las empresas colectivas de la comunidad.

En conclusión, el problema de la inclusión se resolvería si los ciudadanos se organizan cada vez mejor para enfrentar los problemas de manera colectiva, y las autoridades plantean bien los procesos productivos que deberían ser coherentes con las potencialidades de la localidad.

Los residentes en la capital que vivimos distantes de nuestros pueblos, deberíamos, al menos, interesarnos en saber qué están haciendo los alcaldes de nuestro distrito o provincia y también dedicar parte de nuestro tiempo en colaborar con este Perú olvidado, y no permanecer indiferentes con su dolor y postergación.

La Pluma del Viento.
Lima 06 de noviembre de 2011

viernes, 28 de octubre de 2011

DR. CIRO UN PADRE EJEMPLAR. !! VALE UN PERÚ!!









Despues de casi 200 días, de búsqueda incesante, hallaron muerto al jóven perdido en los parajes del colca. No se trata ya, de si se cayó o lo empujaron u otra posibilidad. Hoy, nos conmueve y llena de admiración la persona del Dr. Ciro Castillo Rojo. Ha quedado en nuestra memoria su imagen caminando en pendientes intransitables, clamando a los fríos cerros y despiadados desfiladeros, que le devuelvan a su retoño: “cuchito, cuchito, hijo,..”, y recibiendo a cambio, vientos helados, silencios cómplices y ecos tristes.


Recuerdo verlo cada mañana, alistarse para salir una vez más a buscar en las colinas de Tapay, Madrigal o Bomboya, las huellas de su primogénito. No importaba si por la tarde, volviera con las manos vacías, nunca doblegado, ni fatigado, por el contrario, su convicción y compromiso de hallarlo seguía incólume, cada día que pasaba su fortaleza crecía, única manera para revertir la tendencia a abandonar el caso por parte de la policía, y hasta la justicia.


El nos ha demostrado lo que significa un hijo para un padre, “señores que quieren, que me doblegue”, “la vida de un hijo vale más que cualquier dinero”, “no busco culpables, yo busco a mi hijo”, pregonaba, las veces que indolentes personas cuestionaban su persistencia. Este hombre, nos ha enseñado con hechos el significado del amor paternal.


Gracias Dr. Ciro, porque por usted muchos hombres, que tienen a sus hijos vivos y cerca, ahora pensarán dos veces antes de maltratarlos, o abandonarlos. También, usted ha demostrado a los jóvenes y niños, que los padres los aman, hasta dimensiones indescriptibles, eso promoverá en ellos, a aproximarse al padre, a tomarlos más en cuenta, a manifestarles cariño, y también a reconocer que no deben arriesgarse demasiado, porque cualquier desgracia que pudiera ocurrir, destrozaría los corazones de sus padres. Por eso, usted, se ha convertido en un ejemplo de padre.


Dr. Ciro, usted ha dejado en el pueblo la imagen de aquel padre añorado, buscado, pero nunca hallado. Se han volcado a las calles innumerables, madres, y jóvenes, para llamarles la atención de manera sutil, indirecta, al padre de su hogar, a los maestros y a las autoridades, del Perú y del mundo, que sí se puede ser un gran padre, que se construye entregando amor a los hijos y a la familia, y que ese padre existe, no en la fantasía de una película, ni en el hogar acomodado lleno de riquezas materiales, sino en la realidad del Perú, en el hogar de un digno médico y trabajador público, muchas veces olvidado, postergado, hasta cuestionado.

Su comportamiento ha puesto en un lugar empobrecido de dignidad a aquellas “personalidades” públicas o privadas, que a pesar de su gran poder político y económico, viven en el lodazal hediondo de la codicia, el robo, la muerte y la corrupción. A ellos como usted dijo, “la mejor justicia es la justicia de la propia conciencia y, tal vez, el peor verdugo sean los remordimientos”.

Por eso, me agradaría, que usted expusiera en los colegios, ante escolares, maestros y padres de familia, sus ideas, el valor de los hijos, el sentimiento de los padres, el valor de la familia unida. Preferiría miles de veces que usted estuviera frente a un auditorio, en lugar de los cientos de parlamentarios, denominados “padres de la patria”, que contrariamente, sus hojas de vida son ejemplos, de mentiras, figuretismo, clientelaje y soberbia.


Finalmente, Dr. Ciro, quisiera como miles de peruanos también, estrecharle mi mano, abrazarle, y, decirle que, su dolor, su comportamiento, sus palabras nos han hecho más humanos, mejores hijos, y mejores padres.


¡¡Dr. Ciro Castillo Rojo, usted vale un Perú!!.


Lima, 30 de octubre de 2011



domingo, 23 de octubre de 2011

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL Y LA CIENCIA TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN




La ciencia (C) tal cual la conocemos hoy, no es fácil de definirla, en mayor grado para el gran público, sin embargo, hasta el más despistado, lo correlacionaría con el conocimiento mejor elaborado por la especie humana, surgido de una sistemática y obstinada observación. El científico que lo elabora es imaginado como un desfachado personaje, de pelos desorganizados y gruesos anteojos. El ciudadano común, puede no entender cómo se hace, pero sí reconoce que sus contribuciones le dan modernidad a la vida, sea para festejar su aniversario, o para curar la salud del su ser querido, reconoce también que, proviene del esfuerzo de estos hombres y mujeres que habitan los laboratorios: grandes y bien implementados en los países desarrollados, u oscuros, estrechos y casi olvidados de los países pobres. Este conocimiento aplicado capaz de construir las maravillas que vemos hoy constituye la tecnología (T).


Los países ricos han sustentado su desarrollo, porque han sabido usar ese conocimiento y venderlo, este proceso de ser exitoso en el mercado es la innovación (I). Para comprender este camino histórico, no se necesita ser el doble de Edison o Einstein, sino seguir con objetividad el derrotero de progreso y desarrollo de los países. El caso más claro es el ex presidente Lula: “Brasil será país desarrollado cuando venda conocimiento”, un sindicalista, no universitario, miró por encima de encumbrados, doctores o presidentes. El conocimiento es el que salvará a la tierra, no la insistente y desbocada venta de recursos naturales. Pero el ser humano finalmente define qué hacer con la tecnología o con el conocimiento. Si él no es capaz de diferenciar lo malo o lo bueno, lo deseable o indeseable, entonces carece de valores o los tiene distorsionados.


Por eso, la educación no solo debe orientarse al saber sino fundamentalmente al ser. Esta verdad ha provocado que, en los últimos años, lo ético tenga un cada vez mayor importancia, en tanto los desarrollos tecnológicos y el conocimiento siguen evolucionando de manera impresionante. Por eso la clave de la sobrevivencia de la tierra y de la especie humana, pasa por provocar un cambio en la persona, en el ser. No basta con cumplir las funciones de la organización, captar más clientes, satisfacer a los accionistas, sino, lo principal es mirar el impacto que ella puede generar en la sociedad y en el medio ambiente.


Aquí radica la importancia de la responsabilidad social (RS) que, en su principio de Precaución orienta “tomar medidas preventivas, cuando existen bases razonables para creer que la introducción de algún elemento es peligroso para el ecosistema en general”. Así la CTI y la RS, se dan la mano, cuando se pretende asegurar futuro, con desarrollo e inclusión. No se puede de manera indefinida seguir extrayendo los recursos naturales, no solo porque la tierra es de tamaño finito, sino porque este proceso produciría cambios en el clima terrestre poniendo en peligro la existencia de la vida.



Esto obliga, de manera dramática, a utilizar, ¡ahora!, el conocimiento para transformar estas materias primas y disminuir su extracción, o remplazarlas con nuevos materiales. Por eso CTI y RS de manera conjunta contribuyen con el desarrollo sostenible. Pero acaso, la mayor de las contribuciones de la CTI, en la inclusión, se vea en la posibilidad de acceder a la previsión de buena salud mediante el conocimiento (vacunas, vitaminas, etc.), o acceso a la información vía internet. Esto es un viraje total en la concepción sociopolítica, pues es romper la inequidad del capitalismo, para pasar a la equidad del conocimiento.


Equidad es por ejemplo que la comunidad de Chiquián a 3350 msnm, sembrando cedrones, toronjiles, golahuiros, o escorzoneras, en lugares antes estériles, irrumpa en el mercado, ganando riquezas, luego de proteger sus hermosos nevados, en lugar de destruirlos. Con mas conocimiento lograrían mas ventas, así, ellos no seguirían esperando dádivas o propinas, de políticas asistencialistas, hundiéndolos más en la pobreza, sino aspirarían a tener algo propio, consecuentemente provocando, un cambio profundo, en su autoestima, libertad y conciencia de usar mejor su tierra.


Pero estos sembríos de cerros solo se harían si hay CTI nacional, conocedora de sus propios problemas, unido al trabajo colectivo y multidisciplinario. Esta equidad promovida por el conocimiento es un viraje total en la concepción sociopolítica, pues es romper la inequidad del capitalismo, para pasar a la equidad del conocimiento. Este cambio es casi un sueño, pero hacia eso tenemos que ir, hacia el sueño que la CTI sea socialmente responsable y liberadora. Única garantía de hacer de la patria una sociedad de desarrollo sostenible con equidad.

La Pluma del Viento


Lima, 21 de octubre de 2011.


(Parte de este artículo será publicado en la revista RESPONSABILIDAD SOCIAL N°33).

MUCHA TELEVISIÓN Y NULA LECTURA: DETERIORAN LIDERAZGO Y CAPACIDAD DE ENTENDER









Hace años, mi madre hacía esfuerzos, por llamar a mi hermana, “Nili, baja a tomar lonche”, ella le respondía, “ya voy, mamá, un rato”, era muy frecuente que las tardes las dedicara a la lectura, más aún cuando eran vacaciones. No habían televisión ni computadores, el entretenimiento principal, era la lectura. Hoy, eso es historia, casi irrepetible.



Los jóvenes prefieren el computador si es que no están frente al televisor o al lado de su celular inteligente. La reina ahora es la imagen. Poco se utiliza la comunicación oral o escrita. Son los dedos y los ojos los medios de comunicación, se puede estar en silencio pero viendo imágenes, escuchando música, y de rato en rato respondiendo mensajes, escritos con lenguajes extraños, que no es el castellano sino una mezcla de palabras o iniciales.



Hemos pasado de la generación de la lectura a la generación de la PC-TV. Esta modificación ha sido perjudicial para el ser humano, pues está generando jóvenes con mucha información pero con poca capacidad de comprensión. Se ha remplazado la producción esforzada de imágenes mentales, basadas en la lectura, para aceptar las fáciles imágenes que vienen de equipos, construidos o montadas por alguien.


Se están generando ciudadanos de aceptación (los que ven) en desmedro de aquellos de comprensión y explicación (los que leen).


Esto puede parecer, nada sustancial, pero sí lo es, cuando reconocemos que la opinión de las personas, básicamente, está siendo formada por los programas de TV. Allí se repiten permanentemente ideas y comportamientos que, de tanto verlas terminan constituyéndose en la opinión pública. Es decir, finalmente, esa opinión prevaleciente (reforzada en las encuestas), fue montada y manejada por un grupo de personas, desde el otro lado de la pantalla, y no por el esfuerzo de nuestro análisis de nuestra historia y contexto social.



Así, vía la TV nos imponen agendas, nos someten a noticias de escándalo, muerte, robo y deporte. No se fomenta la discusión, el debate, el análisis, el conocimiento, ni la confrontación de la razón. La superficialidad se ha hecho hegemonía en contra de lo medular, de lo importante o de lo trascendente. Pero esto que puede parecer, para algunos padres, como cosa natural, no lo es, pues genera adultos con poco capacidad expositiva, temerosos de hablar frente al público, inseguros de sus ideas, pues desde niños fueron entrenados para solo mirar u oir, ellos no se entrenaron para hablar ni para escribir. Cuando se les pide exponer ideas, no saben cómo comenzar, las palabras desaparecen de su lenguaje. Eso debilita la capacidad de liderazgo en la sociedad, los líderes de hoy (mayoría de congresistas) son personas que no presentan ideas articuladas, ni planteamientos construidos con esfuerzo analítico, lectura o sabiduría. Los nuevos líderes son aquellos que más veces aparecieron en novelas, partidos de futbol o voleibol.




Con estos líderes promovidos por la TV, nos están diciendo que no importa la lectura, ni la calidad de las ideas, ni el trabajo social, ni su hoja de vida, basta la plata y el figuretismo (horas en TV). Los partidos políticos (equivocadamente) prefieren a aquellos que les prodigaron dinero para la campaña, pasando a segundo plano los valores, la actitud, la persona, el ser.



Frente a los resultados, flagrantes, de carencia de VALORES en los líderes de todo el mundo, los INDIGNADOS, nos dicen que lo que más necesitamos, hoy, son los que saben pensar, comprender, sentir, y no los cumplidores funcionales ciegos. Por eso es necesario, diría, urgente, volver a los niños, a los jóvenes y a los adultos hacia la lectura, la escritura, la abstracción, en suma a la construcción de ideas y confrontación de las mismas. Requerimos gente con menos proclividad a la aceptación y mas buscadores de la explicación y el análisis.



LA PLUMA DEL VIENTO


Lima, 22 de octubre de 2011

sábado, 15 de octubre de 2011

Huayhuash Desfallece Salvémoslo





La Sra Luchi, con lágrimas que rodaban por su rostro, veía las escenas en la pared de su casa, donde se proyectaban imágenes del Huayhuash, erosionado por máquinas, túneles abiertos en sus bases, por compañías mineras, destruyendo sus nieves y a muy corta distancia la laguna de Jahuacocha, aún bella pero débil. Su esposo había hecho pintar dos preciosos cuadros precisamente de este nevado y de dicha laguna, que hoy lucen amables en su sala.

Ella había guardado estos cuadros como símbolo de su vida junto a su esposo ya fallecido, el maestro don Antonio. Quién, había amado a estas cordilleras, tanto como que había mandado pintar en la pared de su patio toda la vista desde tuco, el valle de Aynin y la espectacular vista de Jirishanca, Toro y Yerupajá. Ese era el espacio preferido para las fotos familiares. Para él era volver sus días de maestro por esos parajes fríos de clima pero calurosos de cariño. Pero, también, era una transmisión sutil, permanente, que hacía a sus hijos, y visitas, “amen a esta cordillera, que es la fuente de vida e historia para nosotros los bolognesinos”.

¡No es justo!, ¡esto no puede ser!, exclamó con su voz entre cortada, sus fuerzas inflaron su venas de sus manos, que empuñaban sus dedos, en son de protesta. A pesar de sus octogenarios años, a doña Luchi, aún le sobraba valentía, para decirnos, “Hijos hay que apoyar a los amigos de Pacllón, juntos podemos frenar esto, no los dejen solos”.

Igualmente, profunda fue la cólera, el disgusto, que nos generó, a los asistentes a la reunión del congreso de la república convocado por el congresista Julca. Juntos, en coro mudo, gritábamos para nuestros adentros, “de qué vale que traigamos fotos con el fondo del Huayhuash en cada viaje a Chiquián, si no hacemos nada para parar su destrucción”. Esa ambigüedad y complicidad involuntaria lo sentíamos, cuando el pequeño grupo de hermanos de Pacllón, presentaban la dolorosa realidad del Huayhuash. Entre ellos vi a mi maestro nonagenario don Arcadio Zubieta, callado pero su semblante dejaba notar que estaba intacta su convicción y compromiso con la bandera de declarar al Huayhuash, zona protegida.

¡Basta de pensar que el crecimiento económico es lo fundamental!, ¡Basta de engañarnos que sin la minería el Perú se destruye!. Antes que todo está la vida, igual derecho a la vida que tiene el americano, lo tienen el sudamericano, hindú o africano. Es inaudito, que el estado mundial gaste miles de millones para salvar bancos que robaron a la gente, y no haga lo propio para salvar las cordilleras y aguas limpias que asegurarían la sobrevivencia de la tierra para nosotros y nuestros descendientes.

Hoy, lo ético, es aspirar a un desarrollo sostenible, utilizando toda la inteligencia humana disponible, que se refleje en la universalidad de la salud y la educación de calidad, que no hayan límites para acceder a la cultura, plena participación ciudadana, cuidado del medio ambiente, eliminación de discriminación, por género, etnia o religión y ejercicio pleno de la libertad.

Compungidos, sacudidos, y hasta casi avergonzados, veíamos a nuestro símbolo Huayhuash abandonado, casi desfalleciente, clamando ayuda, colaboración, que un aguerrido grupo de comprovincianos de Pacllón, venían bregando, con seriedad, luciendo, cifras, imágenes, y documentos que sustentaban su propuesta de declarar ZONA DE PROTECCIÓN MUNDIAL la cordillera del Huayhuash. Ellos saben que la lucha no solo se da con la razón, sino también con el corazón, y eso se refleja en el arte, en los poemas y canciones. Así, nos presentaron una hermosa canción que elevó los sentimientos de compromiso al tope. El apoyo fue total de los asistentes, ojalá que eso se convierta en realidad, y nuestro Huayhuash, siga brillando altivo y dadivoso en las futuras generaciones.




PROTEJAMOS AL HUAYHUASH



El cielo del Huayhuash

pronto estará de luto

"Yerupajá" y "Jirishanca"

se miran con impotencia.




Inminentes deshielos

causarán terribles sequías

presagiando su agonía

ese es la pura verdad




Flora, fauna, y su belleza paisajistica

llegaron empresas mineras

calentando sus entrañas

Lagunas y riachuelos quedarán como socavones

mercurio y explosivos

contaminan el medio ambiente




"Diablo Mudo"

quiere hablar pro no puede

cóndor, vizcachas y tarukas

aclaman justicia

para ellos no hay ministros

ni gobernadores valientes

"Comunidad Campesina reclama justicia"




Madre naturaleza

Cordillera Huayhuash

Implora a tus apus

de darnos coraje.



Canción: Protejan al Huayhuash

Música: Bernabé Sotelo Salazar

Autora: Julia Palma Félix


La Pluma del Viento
Lima, 16 de octubre de 2011.


viernes, 7 de octubre de 2011

TENGO UN SUEÑO: MI PROVINCIA COMPETITIVA

Por Agustín Zúñiga Gamarra

Uno

Subido sobre un cóndor que volaba libre por las alturas, visité la Provincia de Bolognesi, miraba desde arriba los extensos pajonales de las punas, los ricos valles del Fortaleza, Pativilca, las breñas, ríos, nevados, los minerales metálicos y nometálicos que cobijan las entrañas de sus cerros, la flora y fauna, y sus climas de frío y calor.

Nos adentramos a sus ciudades, mirando sus calles, casas, servicios, hasta incluso ingresamos indiscretamente a los sentimientos de sus habitantes, desde el chiuchi, con ojotas a 4000 msnm, soportando friajes inclementes, hasta el encumbrado hacendado que derrochaba riquezas en opulentas fiestas. Pudimos ver en la extensa Provincia de Bolognesi, sus riquezas y necesidades, sus alegrías y dolores, sus fiestas y bailes, sus llantos y quejas.

Así, el curioso cóndor, notando mi interés, y anotaciones que hacía en mi cuadernito, me propuso, “te animas a seguir subiendo hasta alcanzar las estrellas, y confrontar al Destino, y exigirle que transforme a nuestra provincia en la más competitiva del país?”. Claro que sí, le respondí.
El cóndor contento, sacudió su inmensa cresta, lanzó unos graznidos desconocidos por mí, enrumbó su vuelo, batiendo sus alas con más fuerza, como si fueran a romperse, parecíamos un cometa abriéndose camino en el cosmos.

Él, que, volaba siempre por estos lares del cielo bolognesino, sabía todo lo que yo había descubierto recién ahora; ÉL, había deseado desde mucho tiempo atrás, que hubiera alguien que le comprendiera y acompañara en su ansiado viaje hacia el Destino para exigirle que su amada provincia cambie, y se convierta en la más competitiva del mundo.

Mientras viajábamos, atravesando, planetas, cometas, estrellas, galaxias, quasares, me mostró su petitorio, para exponerle al Destino, que todo lo puede, y estaba seguro que apenas ingresáramos a su mansión, él lo aprobaría, pues el requisito era llegar a su casa. Viajamos sin cansancio, días y noches, sus alas a veces se aflojaban, pero él seguía. Bordeamos calores inmensos como cuando pasamos cerca al sol, y fríos casi de cero absoluto cuando cruzábamos el espacio.


Al fin llegamos, la puerta de la gran mansión se abrió, era un gran salón, con pisos y paredes de cristal, el brillo era similar a las nieves del Yerupajá; en el fondo sentado en un sillón enorme dorado, estaba el Destino, su corona era un Arco Iris, extenso como lo había visto en mi niñez emergiendo desde las cataratas de Husgor; de pronto, cual trueno pero con voz agradable retumbó el ambiente diciendo, “bienvenidos, pasen adelante y descansen, sé de su esfuerzo, han venido juntos, el representante de los humanos y el de los animales, como debe ser, dado que las reglas se deben cumplir, y habiendo escuchado su petitorio, les otorgo todo lo que han pedido, ahora mismo ordenaré el cambio y pueden volver a comprobarlo: su provincia de Bolognesi desde este momento es la más competitiva del mundo. Felicidades y buen viaje”.


Le agradecimos ceremoniosamente, y salimos con calma, luego en la puerta nos abrazamos, me picoteo la sien, yo le acaricié la cresta, y sonriendo le dije: “te pusiste nervioso cóndor tu cresta está pálida”. Se rió y empujándome me respondió, “sube no mas, vamos a volver de prisa quiero ver como quedó nuestra provincia”.


El regreso fue largo y también escabroso, el gran esfuerzo del cóndor se hacía notar, de rato en rato dejaba de aletear, perdíamos altura, tanto que, casi caímos a un agujero negro, pero logró sobreponerse. Al desfalleciente cóndor solo le animaba, el ver a su provincia cambiada, ver la sonrisa de los niños del huayhuash, sentía que todo esfuerzo desplegado valdría la pena.
Cuando finalmente vimos a nuestra tierra, a la esfera azul suspendida en el firmamento, sonrió, abrió sus ojos enrojecidos por el polvo cósmico, sus alas estrujadas que se batían como agonizantes brazos de un ahogado, me dio pena y le pedí que descansara, pero me respondió con autoridad, “no puedo parar, tengo que ver mi sueño hecho realidad”.


Continuamos y finalmente estando cerca, decidimos ingresar a la provincia de Bolognesi, sobrevolando los nevados de Jirishanca, El Toro y Yerupajá, el inmenso cóndor, retomó vida, el viaje agotador había cesado ahora el estaba en su hábitat, bien repuesto, entusiasta, recuperó su brío y prestancia de siempre, así que decidimos pasar revista comenzando por lo principal la SALUD, observamos que la capital de la provincia disponía de un Hospital moderno donde se podían resolver cualquier exigencia de salud. En los distritos incluidos los más alejados existían Centros de Salud, con infraestructura competente, y personal médico suficiente. Disponían medicinas para cualquier circunstancia. Se realizaban programas de salud permanentes demostrando una ejemplar Cultura de Salud Preventiva, con atenciones preferenciales para los niños, madres y ancianos. Su programa provincial se denominaba PRIMERO MI SALUD, el cual había merecido reconocimientos, certificaciones y premios a la calidad, cuyas evidencias se observaban en las paredes de los diversos locales demostrando efectividad, prestigio y reconocimiento nacional e internacional.


Dos

Pero para que estas instalaciones trabajen bien, la ENERGÍA es fundamental, notamos que El acceso a la energía eléctrica era del 100% de la población. Las 24 horas del día y todo el año. Se utilizaba energía limpia. Combinaban muy bien diversas fuentes renovables. El programa correspondiente se denominaba MI ENERGÍA LIMPIA.

Mientras visitábamos las ciudades, la sonrisa del cóndor era cada vez mayor, “ahora veamos cómo está el AGUA, pues el problema del calentamiento global es muy serio, peor para nosotros que tenemos al Huayhuash como símbolo”, subrayó. Vimos que los ciudadanos disponían de servicios de agua y desagüe en todos los pueblos, y las ciudades con poblaciones mayor de 1000 habitantes, trataban las aguas servidas, antes de arrojarlas al río, igualmente procesaban sus residuos. Su cuidado y seguridad de suministro comenzaba en las cumbres de sus nevados. El programa correspondiente se llamaba MI AGUA LIMPIA.

“Excelente, muy bien, pero la mayor exigencia de toda persona que pretende ser libre de clientelismos y proyectos lastimeros de asistencialismo es el EMPLEO, veamos cómo va eso”, comentó el exigente alado. En nuestro minucioso recorrido observamos implementadas en un nivel altamente competitivo determinadas cadenas productivas, que se sustentaban en una adecuada selección e identificación de su mapa de riquezas por cada distrito.


Destacaban las industrias de plantas aromáticas, con extensos sembríos, e instalaciones productoras de filtrantes, colonias y productos relacionados; también destacaban las industrias productoras de lácteos, reluciendo como siempre la calidad de sus quesos; algunos jóvenes se ufanaban, que lo que hay que admirar son los nuevos productos que se han gestado en la puna, gracias al aporte de la ciencia y tecnología, como la maca y todos los productos relacionados.


También se destacaban la industria tradicional del tejido, basado en sus antiguos telares, ahora mejorados con la tecnología reciente, pero manteniendo la imagen histórica del poncho habano, ahora se veían, también, relucientes y hermosas finas chompas, faldas, gorros, y afines, basados en la producción de finos hilos de la alpacas y vicuñas, que poblaban inmensas extensiones de las punas, con animales genéticamente seleccionados. También destacaba la industria de la papa, en su versión de nativas y otras variedades de tubérculos, antes desconocidas hoy de mucha aceptación.


Igualmente habían pequeñas empresas relacionadas con el cuy, truchas, tuna entre otros (basados en experiencias de los Yachachi y mejoradas por el uso del conocimiento tecnológico). Esta efervescencia productiva, se sustentaba en la educación emprendedora que se iniciaba en la educación básica, y la especialización en los institutos tecnológicos y algunas facultades universitarias, con sedes en diversos distritos.


Mención aparte era la industria de turismo, de prestigio nacional e internacional, basada en los parques protegidos alrededor de la cordillera del Huayhuash, lagunas, con aguas limpias y caminos incaicos recuperados y también aprovechando la diversidad de sus costumbres. Se veían casi durante todo el año, visitantes de todo el país y el mundo, quienes se sentían satisfechos por las comodidades de los hospedajes, dotados de todas las tecnologías modernas, aún en los lugares cercanos a los nevados. Sus programas relacionados con estas actividades se denominaban MI CIUDAD PRODUCTIVA y MI EMPRESA, los que habían sido estudiados, premiados y replicados en diversos lugares del mundo. Los indicadores decían que en la provincia de Bolognesi había pleno empleo, y no estaban basados únicamente en la venta de minerales sin procesamiento, existían pocas pero había industrialización de las mismas, los lugares que antes eran zonas muertas hoy lucían un medio ambiente saludable.


Tres

Como ya se había insinuado, el gran boom bolognesino, no está basado en la fuerza bruta, ni en la venta ciega de los recursos naturales, sino en el conocimiento, por ello, nos interesaba saber qué había ocurrido en la EDUCACIÓN, cómo se realizó la revolución, allí parecía radicaba su diferencia, comparado con otros lugares que en el departamento aún parecían continuar pobres. Con mucho interés decidimos conocer la educación, “impresionante”, dijo el cóndor, aleteando fuerte, tanto que me hizo tambalear, cuando supo que el 80% de los docentes, tenía el grado de doctor en sus respectivas especialidades. El programa dedicado a la capacitación de los docentes se denominaba MI MAESTRO DOCTOR, que se basaba en alianzas realizadas con diversas universidades del mundo, y el presupuesto de la región que superaba el 10% de su PBI.


Un aspecto particular, notamos que, aquí producían gran parte de sus materiales didácticos, tenían talleres muy bien implementados para este trabajo, en las Unidades de Educación distritales, su nivel de manejo y conocimiento de los docentes en estos temas era tan alto que ellas se habían convertido en empresas “spin off” con gran éxito en el mercado nacional. Este programa exitoso se denominaba APRENDO HACIENDO. Todo lo que veíamos, nos provocaba volver a ser niños, para estudiar en esos ambientes.

Cuando visitamos los coliseos cerrados, de sus colegios, el gran bullicio denunciaba alegría, hurras por doquier; un profesor nos dijo que habían muchas competencias, interdistritales, pero todas confluían en el esperado Olimpiadas Provinciales, allí la competencia era integral, se consideraban las disciplinas de ciencias naturales, ciencias sociales, oratoria, deporte y emprendimiento, eran espectáculos impresionantes de gran interés social, parecían momentos estelares de los griegos, Cicerón declamando, o Aristóteles confrontando con Galileo, este original programa se denominaba MI ESCUELA COMPITE, los grandes campeones provinciales eran recepcionados en noches estelares por sus coterráneos residentes en la capital de la república, en la película que nos pasaron vimos al último campeón, el Colegio Guillermo Bracale, en los ambientes modernos del Club Chiquián, donde les otorgaron premios de estímulo y reconocimiento popular, una verdadera fiesta del saber y del hacer.


Con solo ver eso, nos hubiéramos sentido satisfechos, sin embargo, la impresiones descomunales continuaron, esta vez, los niños de distritos alejados de la capital, hablaban además del español, el inglés, ellos se habían convertido en traductores para los visitantes extranjeros que frecuentaban la zona turística del Huayhuash. El cóndor quedó, medio incomodo cuando no entendió el saludo en inglés de un niñito de 9 años, avergonzado reconoció, “en mi época casi nadie sabía inglés, a las justas llegábamos a quinto de secundaria conjugando el verbo to be”, sonreí como comprendiéndolo; la exigencia por el inglés era tan fuerte como lo eran las materias de matemáticas o lenguaje, con estas medidas los estudiantes habían aumentado su aprovechamiento completamente, eso se había visto reflejada en las últimas pruebas PISA, Bolognesi fue la sensación, a nivel nacional. El programa simple se denominaba, MI INGLES ABRE PUERTAS.


Ahora, habiendo visto todo esto era explicable el éxito productivo de la provincia, sin embargo queríamos visitar sus aulas de clase, cuando llegamos nos sorprendimos enormemente, cuando notamos que eran ambientes de última generación, afuera hacía tremendo frío, pero dentro estaba climatizado, las pizarras eran inteligentes (pantallas táctiles), las carpetas tenían una PC, y los alumnos disponían personalmente de un IPAD, el acceso a internet inalámbrico era total, nos decían que el IPAD lo llevaban a todos lados, con él podían acceder, a cualquier dirección electrónica en cualquier lugar, incluso mientras estaban en las chacras, cosechando, o acompañando a sus vaquitas, la conexión era satelital. Viendo todo esto, parecíamos especímenes de la edad de piedra, “acucho, cuánto tiempo ha pasado, qué ha ocurrido, en tan corto tiempo todo esto ha pasado?”, el cóndor preguntaba en voz alta, y tenía razón, “el Destino es capaz de todo”, sentenció filosóficamente.

Ahora queríamos saber, cómo surgió en la gente la vena emprendedora, de hacer productos de gran impacto comercial y social. En eso un profesor nos explicó, “el emprendimiento es una actividad permanente en la educación, y para eso no se tienen edades, el programa YO EMPRENDEDOR, comienza desde la infancia, y está muy unido a los cursos de ciencias naturales, practicamos el principio “del saber al hacer”, con ello reconocemos desde niños las riquezas de la provincia y su ventajas comparativas”, claro, por eso es que existían muchas empresas de base tecnológica, y tenían gran competitividad, en sectores sensibles con la demanda nacional y mundial (TIC, Biotecnología, Materiales, Turismo, Agricultura, Ganadería, Textil, Minerales, Metalurgia, Energía Renovables, entre otros).


Para cerrar con broche de oro en la visita a este sector, notamos que los niños y las personas jóvenes tenían una elevada autoestima, pero esta se había fortalecido, mediante permanentes contactos, en vivo, con paisanos que siendo grandes personalidades en sus respectivos campos de trabajo, eran émulos, les servían de ejemplo, en los diversos ámbitos de la sociedad: empresarios, científicos, políticos o gobernantes, venían hasta los distritos para comunicarse con ellos. Este original programa se denominaba MI PAISANO EXITOSO, que había sido premiado en encuentros internacionales, y se estaba imitando en otros países.


Casi exhaustos y contentos por lo que habíamos visto en educación, le propuse descansar antes de continuar viendo los sectores Transporte, Comunicaciones y Seguridad, que significaban realmente hacer grandes recorridos por las punas y valles. Casi con cierta desazón aceptó mi pedido y nos pusimos a descansar, cogí un sueño tan profundo que cuando desperté no tenía junto a mí a mi gran amigo de viaje, El Cóndor del Huayhuash, lo ocurrido había sido un vigoroso y futurista sueño, que lo comparto con ustedes.



Lima, 6 de Octubre de 2011



Nota: Este texto fue motivado y preparado para la invitación del Congresista Modesto Julca y Eduardo Martin, ocurrida el 16 de setiembre de 2011


RESUMEN DE LAS PROPUESTAS

SALUD


- Hospital en la capital de Bolognesi.

- Postas médicas en todos los distritos.

- Implementación del mismo: infraestructura.

- Médico y personal especializado.

- Medicinas abastecidas.

- Programas de salud implementados.

- Exámenes básicos a las diversas edades, preferentemente, niños, madres y ancianos. (Programa ESTOY SANO)

La población en todas las edades es atendida con oportunidad y solvencia en sus demandas de salud. Se destaca la Cultura de la Salud Preventiva. Los indicadores muestran ser ejemplo a nivel nacional.

ENERGÍA

- Electricidad en todos los pueblos las 24 horas. (Programa ENERGÍA SALUDABLE)

El acceso a la energía eléctrica es de 100% de la población. Se utiliza energía limpia (renovables: solar, eólica, biomasa).

TRANSPORTE

- Las capitales de los distritos tienen acceso de vías seguras por tierra. (Programa MI CARRETERA).

- Hay interconexión al 100%.

- Hay suficientes líneas de transporte para pasajeros y negocios.

Las vías interconectan a los pueblos de manera segura.

COMUNICACIÓN

- Acceso a internet en todos las escuelas de los pueblos: (Programa PAN DIGITAL)

- Cabinas compartidas en las plazas de los pueblos.

- Los diarios principales llegan al ciudadano. Escuelas. Municipalidad: (Programa ESTOY INFORMADO)

La población dispone de comunicación individual y pública oportuna y de primer nivel al 100%. Mediante medios electrónicos y físicos.

ACCESO A AGUA Y DESAGUE

- En todos los pueblos: agua potable y desagüe. (Programa AGUA LIMPIA)

- La capital y pueblos con mayor de 1000 habitantes tratar el agua antes de arrojarlos a los ríos.

- Procesadoras de residuos orgánicos.

Los ciudadanos disponen servicios de agua y desagüe de manera sostenible.

ASPECTOS PRODUCTIVOS

- Levantar los mapas de riqueza de cada una de los distritos.

- Implementar cadenas productivas competitivas: Plantas aromáticas, Frutas, Telares, Lácteos, Agricultura). (Programa MI EMPLEO o MI CIUDAD PRODUCTIVA o MI DISTRITO COMPETITIVO).

- Implementar la industria del turismo.

- Implementar una escuela de TECNOLOGÍAS ADAPTADAS (Ejm. Yachachic, Wayra…: Cuyes, Hortalizas, Gas propio, etc)

- Fomento al emprendimiento (Programa MI EMPRESA: incubadoras, capital semilla, ..)

La riqueza de la provincia recae en su competitividad.

EDUCACIÓN

- Los docentes son magísteres y doctores. (Programa MI MAESTRO DOCTOR).

- Las escuelas tienen materiales didácticos. (Programa APRENDO HACIENDO).

- Las escuelas participan en campeonatos y ganan. (Programa MI ESCUELA CAMPEONA). Incluye las ciencias naturales y humanas, además de deporte. Interdistritales. Residentes.

- Las escuelas tienen los ambientes bien construidos (contra el frio, conexión a internet, computadoras, pizarras inteligentes, ..)

- Los estudiantes hablan ingles. (Programa MY ENGLISH).

- Los estudiantes son futuros emprendedores. (Programa YO EMPRENDEDOR).

- Los residentes visitan mi escuela. (Programa MIS PAISANOS EXITOSOS).

Los niños y jóvenes, que estudian en las escuelas y colegios, se preparan muy bien para enfrentar la vida con solvencia tanto en lo cívico (ciudadano) cuanto en lo económico. (Son competitivos a nivel nacional y mundial).

SEGURIDAD

- No hay delincuencia. (Programa MI CIUDAD SEGURA)

- Hay número conveniente de policías.

- Hay una cárcel suficiente.

- Hay una cultura de seguridad ciudadana.

Las ciudades son seguras.

Aqui, en la versión de video: