domingo, 27 de noviembre de 2011

23° ANIVERSARIO DE LA PRIMERA PUESTA A CRITICO DEL REACTOR NUCLEAR DEL PERÚ, RP10



Hace 23 años en la noche del 27 de noviembre DE 1988, a las 19:28 horas, en Huarangal, pusimos a crítico por primera vez al reactor nuclear de investigaciones RP10. Éramos un grupo de técnicos peruanos (Físicos, e Ingenieros) que nos habíamos preparado con dedicación y expectativas. Las aspiraciones personales se conjugaron con las institucionales y nacionales. El salario pasó a segundo plano, el objetivo era, lograr que los sistemas convencionales y nucleares funcionen correctamente, tal como lo planificado. No había posibilidad de falla, pues los subsistemas se habían probado, previamente, la novedad era que ahora se inyectarían neutrones sobre el uranio de los elementos combustibles frescos, produciéndose las primeras fisiones nucleares, (similar al experimento hecho por Fermi en 1942) particularmente la tarea era comprobar que la cantidad de masa mínima de uranio (masa crítica) era como se esperaba en los cálculos previos. Esta primera operación de alcanzar el crítico, siempre es histórica en todos los reactores del mundo: LA PRIMERA PUESTA A CRÍTICO. De aquel grupo de peruanos que participamos en esta operación algunos todavía seguimos laborando en el IPEN, a ellos va mi primer saludo: Arturo Ramón, Iván Llamas, Constantino León, Juan Ávila, José Castro y Cesar Romaní. Luego de 23 años, es justo mirar a esta fecha y repasar experiencias, a fin de evaluar con ojos estratégico-prospectivos, ¿a dónde estamos?, ¿a dónde queremos ir?, ¿hacia dónde debemos ir?. Parece que la rutina de nuestro trabajo, y la dependencia casi total del estado, no nos acostumbran a confrontar estas preguntas. Sin embargo, cualquier conductor, si pretendiera enrumbar alguna organización se haría la primera pregunta, ¿qué se quiere de esta institución?, ¿qué se pretende?. Entonces si esta es resuelta, recién le plantearíamos el cómo. A esto todos lo conocemos como, “poner los caballos delante de la carreta”. O también, “Alicia en el país de las maravillas. Si no sabes a donde ir cualquier camino es útil”. Entonces, ¿quién nos debe decir, Qué Institución se quiere. Qué IPEN se pretende?. En el Perú, usualmente lo responde el sector, porque representa al gobierno de turno. En un país, de mayor tradición de desarrollo, casi estaría entendido, el qué, pues estaría señalado en las Políticas de Estado. Pero el PERU es un país cuyo documento principal, viene con cada gobierno, y por eso no se sabe finalmente el QUÉ SE PRETENDE. Y eso es lo que está ocurriendo hoy, a casi 4 meses del inicio del gobierno actual del Presidente Humala. La situación puede entenderse pero no aceptarse, entenderse porque estaría afectada por la creación del Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación (MCTI), pero no debería aceptarse esta situación, porque entorpece las labores, no se irriga con nuevas sangres su conducción, y como tal las labores siguen teniendo la característica típica del gobierno anterior, de sobrecarga burocrática, no reforzamiento de cuadros científicos, y sobre todo de no ejecutar una gestión basada en resultados orientados por la demanda. Pero esta crítica al gobierno, también es pasada por alto por los trabajadores particularmente del área técnico, que no teniendo una organización que los represente, no se hacen escuchar, reflejando tal vez equivocadamente que todo va bien, o que la edad nos ha hecho más conformistas y menos comprometidos con los intereses nacionales que antes, cuando liderábamos el debate de la ciencia en la comunidad científica nacional. A estos 23 años hago un saludo doble: el primero para recordar con alegría y orgullo, la primera puesta a crítico del reactor RP10, y el segundo por movilizarnos para plantear nuestras ideas en los momentos cruciales que pasa la ciencia con el gobierno actual, que por primera vez a abierto la posibilidad de tener un Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación. El gobierno ha creado una comisión sobre este tema que tiene un plazo de 90 días. Expongamos nuestros pareceres colectivamente no solo individualmente, creo que la historia nos urge participar.


Feliz 23° aniversario del RP10 a todos los trabajadores del IPEN.


Agustin Zuñiga
Viena, 27 de noviembre de 2011

sábado, 26 de noviembre de 2011

VENEZIA EN VIENA, Y VENECIA EN CHIQUIÁN
































A dos cuadras de la Catedral de San Esteban, aguardo el inicio del Concierto, que se dará en la propia iglesia. Compré intermedio a 25E (Euros). El más cercano estaba a 35E, y el más alejado a 15E. En 30 minutos comenzará, a las 8:30 pm, estando con la cultura alemana el inicio debe ser exacto, me sobresalto. Espero devorar rápido el Espagueti a la Bolognesa, que pedí acompañado de un Merlot Tinto, 1/8 (de botella, un cuarto de copa). Afuera frio, aquí dentro tibio. Desde este segundo piso, se ven adornos navideños en toda la calle, inmensas arañas luminosas cuelgan de lado a lado, artísticamente montadas con miles de foquitos, dando la sensación de hogar. Ambiente que me llevó súbitamente a mis recuerdos de las misas de gallo, en mi barrio Venecia, de Chiquián, que junto a mis amigas de infancia, Nina, Macu y Edi, disfrutábamos los hermosos villancicos entonado por los Niños de Viena que se oían desde la sala de alguna de nuestras casas. Este recuerdo me hizo mas gracia por la coincidencia, sin proponérmelo estoy en Viena en el restaurante de Venezia cerca al rio Danubio, recordando allende el ande a Espejito de Cielo, mi pueblo de Chiquián, junto al rio, Aynín. Este restaurante, no es de primera, tampoco de segunda simplemente es un lugar europeo en la calle principal de Viena. Mientras agradezco la rapidez de la atención al mozo, y aprecio con deleite el Merlor, le doy la razón a Gastón Acurio, cuando dice que, estamos en pañales, en lo que ha comida reconocida internacionalmente, se refiere. Pues, ciertamente en el mundo sí realmente se reconoce a la comida italiana, por doquier encuentras una pizzería, y uno sabe que se va a comer ahí. Eso no ocurre con la comida peruana, por ahora, pues el sabor sí lo tenemos, diría de primer nivel, comparable con la francesa, o italiana. Algún día no muy lejano, esperamos, verer en estas ciudades, turísticas de primer mundo, Cevicherías o Picanterías, con el sabor peruano. Solo nos falta mas difusión, deberíamos salir a conquistar el mercado por intermedio de las embajadas que deberían convertirse en propomotores comerciales de la Marca Perú. Por eso sigamos apoyando su batallar incansable al gran Chef peruano Gastón Acurio.

La cultura no es cómo crecemos económicamente,
Sino cuan orgullosos nos sentimos de ella.
Viva la comida peruana.

La Pluma del Viento
Viena, 25 de noviembre de 2011

viernes, 25 de noviembre de 2011

EL BARRIO DE LOS MUSEOS EN VIENA Y LA CULTURA TURÍSTICA

















Entre cansado y deslumbrado escribo esta nota, sentado en el Café Bar, Di Dario Trucco, teniendo al frente al hermoso palacio de la Opera de Viena. Este hecho bien valió, hacer un alto, en medio del trajín de un día esforzado. ¡Cómo puedes trabajar en lugar de visitar tantos monumentos!. Muchos jóvenes dedicados al arte y particularmente a la música, habrían querido estar en mi lugar, aquí nació y vivió el más grande músico de todos los tiempos, Wolfang Amadeus Mozart (1756-1791). Estoy en una mesa pequeñita de las muchas que hay, en un ambiente para no fumadores, a través de los vidrios veo en otros ambientes, a grupos de jóvenes, hombres y mujeres, luciendo inmensos vasos color oro de cervezas espumantes. Se nota que es el trago predilecto. Y para eso no se requiere ser necesariamente joven. Como ocurrió ayer cuando fui a cenar, en este mismo barrio de museos, denominado: “Museumsquartier”. Era un sótano, antiguo, donde lo único nuevo era el aire acondicionado, el resto era similar a los que se veían en las películas: mesas rústicas, paredes de ladrillos sin pintar, piso empedrado, lo que no estaban más, eran los barbaros con bigotes inmensos, libando sin discreción, en orgias interminables. Ahora en cambio la atención es esmerada, limpia, de mucho respecto. Las cartas están escritas en 6 idiomas, incluido el español. En este restaurante subterráneo, las damas de todas las edades, con sus parejas o no, se deleitan, comiendo o bebiendo y escuchando a músicos, de vestimenta antigua, que entonan, piezas conocidísimas de Mozart, Schubert o Strauss. El ambiente es festivo y de regocijo. En medio de ello vi sorprendido cómo señoras junto a sus parejas, de unos 60 años, descargaban sin complejos, sus botellas de cerveza enteras en sus inmensos vasos. Ni que decir de los jóvenes. ¡Ah, su! exclamé. Hoy, robándole tiempo al tiempo, dejé la maleta en el hotel, y rápidamente enrumbé al centro, a este barrio (de museos). Salí en el paradero de San Esteban, directamente hacia la portentosa Catedral del mismo nombre. Estaba iluminado artísticamente, de tal manera que, parecían cristales de hielo, la combinación de claro y oscuro, y la antigüedad de su fachada, destacaban sus ángulos, torres y adornos maravillosamente. Los turistas desesperados posaban en la oscuridad, ¡qué cámaras se manejan, que hasta de noche se ve bien!. Me decía medio avergonzado, comparando con mi camarita, que con la débil luz solo sacaba fotos borrosas. Ingresé presuroso a la iglesia, había un rezo, o un servicio religioso. Los turistas no podían pasar más allá de uno pocos metros, había un enrejado, solo pasaban los fieles, para no ser interrumpidos. Se permitía tomar fotos, sin flash. Y, como debe ser, en las esquinas cerca a la puerta dentro de la nave, habían máquinas informantes por dos euros levantabas un audífono y te describía en 4 minutos la historia de la catedral. Simplemente impresionante, era un deleite saber el significado de cada esquina, altar o cuadro. También asombraba, el tiempo de trabajo para levantar las torres casi 100 años, o la inmensa campana de casi 21 toneladas, los estragos que la segunda guerra mundial hizo, y también las catacumbas que guardaban ataúdes de obispos y duques. ¿Es que no pueden poner algo similar en el Perú!. En la catedral de Lima, iglesia de San Francisco, incluso en los museos de Chiclayo?. Esta dejadez no creo que sea porque se prefiere el negocio de los guías. Más bien creo se debe a que el Estado no se preocupa. Reflejo de falta de Cultura Turística, y consecuentemente falta de respeto al visitante. Ojalá cambie esta situación con Susana Baca y estimulemos al turismo desde la niñez. Es la industria limpia, la industria de la cultura, que nos puede hacer muy ricos. Sin recurrir solo a la minería que en muchos casos es muy destructiva.



La Pluma del Viento
Viena, 24 de noviembre de 2011

martes, 22 de noviembre de 2011

EUROPA EN CRISIS MOMENTÁNEA ¿Y EL PERÚ?

NOTA 2:




Cuando se pone normal el reloj biológico, entonces levantarse a la hora de siempre (en mi caso 5 am) no causa estragos. Hoy dormí casi 6 horas como es mi costumbre, el reloj despertador del BB (Blackberry) sonó como esperaba. Las condiciones del hotel son óptimas (Un ejemplo, los ascensores del Hotel no suben si no pasas la tarjeta magnética de identificación de la habitación). Estamos en un primer mundo, de modo que la crisis europea, no va a borrar la cultura de orden, limpieza y alto nivel tecnológico que ostentan estas ciudades. Si el PBI en el Perú marcha creciente, tasa del 6%, hace casi 10 años. Eso no quiere decir que el nivel de vida haya superado al europeo, que solo crece al 0.5%, ni siquiera que lo iguale. Son muchos años de haber estado con mucha ganancia. Pero esta ganancia no ha venido porque eran o sean ricos en explotación de recursos naturales, al contrario allí son pobres. Sino por haber adquirido el dominio del conocimiento, principalmente en las áreas de ciencia, tecnología e INNOVACIÓN. Que es la carencia fundamental en nuestros pueblos del SUR. Cuando decimos SUR no solos nos referimos a los países de Sudamérica, sino a todos los que incluyen al hemisferio sur, allí nos encontramos con los países africanos y algunos asiáticos. Así, la garantía que saldrá adelante de la crisis está en ese conocimiento acumulado. Y quién mejor representa ese potencial son los alemanes. País que se ha caracterizado por surgir sobre sus cenizas. Hoy no se parece en rudeza a la primera ni a la segunda guerra mundial. Para desarrollar la capacidad creativa del ser humano, se dice, comienza por enfrentar las necesidades, por ejemplo el frío, en la estación de invierno, como ahora que está comenzando, y noto que es insoportable pararse en la calle. Para soportarlo era lógico que requirieran de energía, y eso es lo que desde Watt, a Einstein enfrentaron. Un indicador de desarrollo es precisamente el consumo de energía percápite. Pero no creo que solo las necesidades hayan provocado esa venganza por usar la mente, porque también en los andes, de Sudamérica o en el Tibet de los Himalaya, hace mucho frío y no hemos desarrollado ese nivel de conocimiento. Por eso, tienen que ver con otros factores que han establecido nuestra cultura de baja transformación, el mayor de los males puede ser postcolombino que precolombino. En los momentos actuales, necesitamos darle vuelta a esa cultura, incorporando mayor capacidad de transformación, que nuevamente nos conduzca al dominio del conocimiento científico, tecnológico pero orientado a la demanda. Y eso, exige que el dinero que hoy estamos obteniendo desde los recursos naturales, fundamentalmente mineros, vayan hacia la educación de nuevos científicos, desde la niñez. El dinero no solo debe ir hacia la construcción de monumentos al cemento, sino fundamentalmente a la mente. Pero para que eso pueda darse tienen que haber buenos maestros, bien pagados y sobre todo BIEN FORMADOS. Para ser grandes matemáticos, no requerimos todavía grandes laboratorios, pero si cultores de la misma. Casi nadie recuerda a un buen matemático, después de Villarreal. El sueño sería que, en lugares lejanos de Lima, como Roca, se fuera un gran matemático, y allí formara en los niños pobres, los mejores matemáticos del Perú, de aquí a unas décadas. ¡Eso no es risible, sí es posible!. Pero, no tenemos por parte del estado esa decisión de desarrollar la mente científica de los niños que viven en esos poblados, todo es Lima o capitales de los departamentos. Para convertir en realidad ese sueño, comencemos por crear en lugares alejados, Centros de Excelencia en Ciencias, allí contrataríamos a los mejores matemáticos del Perú, para formar los futuros científicos del Perú. Basta de buscar científicos en Miraflores o San Isidro, de allí no van a salir, la materia prima está en los andes y los lugares olvidados del país.



La Pluma del Viento
Viena, 22 de noviembre de 2011

lunes, 21 de noviembre de 2011

EL FRIO DESPERTAR EN VIENA























NOTA 1

Los autos estacionados en las calles, al frente de los edificios residenciales, están cubiertos de escarcha. Indicador del frío que hace aquí (Viena), a las 9:00 am, calculo unos 5 °C o menos. Qué diferencia con el clima de Lima. Las personas van vestidas con gorros, sacones, cobertores de cuello, guantes y en la mano un paraguas. Con la ropa que traje no muy fuerte, me sobrepongo y trato de sobrellevarla, “tan pronto pueda me compraré un gorro y guantes”, digo mientras espero en la esquina a que la luz del semáforo se ponga verde, igual que las otras personas, aún cuando no se observe que viniera algún vehículo. El aprendizaje, es que, “la luz roja para el peatón es para detenerse independiente de si hay un vehículo o no”. Estoy como a tres cuadras del metro o trenes subterráneos, fui con la intención de tomarlo y entrenar pues mi Taller, comienza mañana, martes, pero desistí para hacerlo más tarde, cuando estuviera mas equipado, tanto en ropa cuanto en confianza. Observé que los brazos mecánicos del molinete están levantados, indicando luz verde, se puede pasar, sin embargo los ciudadanos ponen su ticket de entrada para ser marcados. No se pasan de largo aprovechando la no vigilancia. Aquí no hay personas vendiendo tickets de uso del tren, solo está una máquina que te suple todo lo necesario, y se puede pagar hasta con tarjeta de crédito. El problema es que su procedimiento está redactado en un 90% en alemán, algunas cosas generales en Inglés. Cuando volví a la habitación, pasé por una tienda tipo los “minimarket” del barrio y hallé lo necesario, adaptadores para cargar los celulares, el netbook, aquí son tomacorrientes europeos distintos al peruano que son del tipo americano. Los conseguí. Ahora mientras escribo son las 12:03 de la mañana, mientras en lima son las 6:03. La diferencia son 6 horas. Aun tengo sueño, pues el cambio de horario y el viaje, aún no me adapto. Mientras en Lima se alistan para ir al trabajo, yo me alisto para salir y hacer el recorrido de mañana, y conseguir almuerzo, en algún restaurante, luego volver a terminar mi presentación para el taller. Les hago este envío para decirles que a pocas horas de haber arrivado aquí, añoro Lima, fundamentalmente por la confortabilidad de la casa, el clima, y su gente todos llenos de calidez, cariño, cosa que aquí no se nota. En las calles no hay personas parece una ciudad abandonada. Pero como he venido a trabajar, las comodidades y paseos quedan a segundo plano. Sin embargo les comento la nota alegre, a poco de llegar me pude conectar con mi amigo de infancia Kike Pardo, lo sorprendí, llamándolo con voz medio policiaca y gruesa, “Con el Ingeniero Pardo, por favor”, el me respondió “sí, con el habla, de parte de quién”, de “el doctor Zuñiga viene de la Pre de Chiquián”, le respondía. Tardo unos minutos en entender la llamada, luego se dio cuenta, que era su pata acucho, y rompimos en carcajadas. Nos citamos encontrarnos el miércoles. El celular Claro funcionó, pero se me agoto el saldo, por eso voy a tener que comprar tarjetas. Hago esta primera nota, mientras el sueño me llama. El cambio de horario me está afectando aún no me he acondicionado, el cuerpo está como si me hubiera amanecido despierto. Dormí solo unas tres horas, hoy seguramente me arreglaré. Mi dirección es inentendible, VORGARTENSTRABE 203 – 23, 1020 Viena. Pero estaré solo para dormir, pues la reunión se hará en el “Austria Center, Hall K”, en el Centro Internacional de Viena. OIEA.


La Pluma del Viento
Viena, 21 de noviembre de 2011

domingo, 13 de noviembre de 2011

AMISTAD DE INFANCIA PERDURABLE HASTA LA ETERNIDAD










Ayer me llamó Comuno, un amigo, para hacer deporte, comentándome que allí estarían dos de aquellos amigos que formaron parte de nuestra niñez y juventud en Chiquián, Eca y Peyo. “Tenemos que darles una despedida como se merecen”, con su voz entrecortada y solemne, me convenció. “Claro que sí, allí estaremos”, le respondí. Momentos después, dejé el diario que estaba leyendo, en este sábado matutino, y, rememoré escenas con aquellos amigos, para finalmente exclamar, “vale la pena estar mañana”.

Igualmente quedé pensando en lo incomprensible que es para el ser humano, la dependencia emocional con las personas que formaron parte de nuestra infancia, y juventud; es una suerte de pertenencia invisible. Es la simbiosis del ser humano y su pueblo. No podemos desligar de nuestra memoria, el jardín de la madrinita Cami, la primaria de don Fabián Cano o don César Figueroa, la secundaria del Coronel Bolognesi, las calles del barrio Venecia y la casaca verde del Tarapacá. Estos símbolos le dieron consolidación y fortaleza a la amistad inclaudicable, sincera, y duradera entre los chiquianos que nos daremos cita en el homenaje a los amigos “extranjeros”.

Podrían haber estado a miles de kilómetros de Chiquián, o tal vez muchos años, casi “desaparecidos”, sin dar señales de vida. Sin embargo pocos saben que en esa lejanía, solitaria o acompañados, siempre volvieron por su mente, y de manera persistente, la presencia de aquellos amigos forjados en su tierra natal, desde cuando ni siquiera sabían hablar bien, ni leer; solo eran frecuentadores de las mismas veredas, ventanas, y juegos, en las calles apacibles de su bella tierra “espejito de cielo”. Esa amistad reforzada en experiencias en la gran Lima, sea en el futbol de la unidad vecinal del Rímac, o en las fiestas del Club Chiquián de Breña. O en viajes por Huaraz, Huari, o Recuay, defendiendo los colores de su tierra Chiquián, con la misma gallardía y valentía que lo habría hecho el justiciero Luis Pardo.

Ni la distancia ni el tiempo, pusieron en el olvido, la amistad nacida en agocalle, quiullán, 378, alfalfares de pariantana, mishay, misas de gallo, campeonatos de agosto cargando la copa en el campo de Jircán. ¿Cómo pasaría al olvido?, si crecimos compartiendo nuestras casas. Las madres, nos recibían como si fueran las nuestras. Nuestros padres y hermanos vibraban con alegría en nuestras hazañas deportivas. Sentíamos orgullo cuando jugadores y barra entera dábamos la vuelta al campo en huayllishada cargando los trofeos de campeones acompañados de la banda de músicos entonando nuestro himno “Tarapaqueño”.

Así que, gracias, amigos por haber compartido con ustedes todos estos momentos. Por eso, mañana cuando volvamos a hacer deporte en esa despedida, quisiera repetir mis saltos doble ritmo, para bajar del cielo una estrella, y convertirla en corona para homenajearlos y sellar que la amistad nacida desde la infancia es perdurable hasta la eternidad.
Feliz viaje, amigos Eca y Peyo.

La Pluma del Viento
Lima, 13 de noviembre de 2011


domingo, 6 de noviembre de 2011

LA INCLUSION SOCIAL Y LA CAPACIDAD DE ORGANIZACION









Cuando visitamos las chozas de estera en los arenales o en los empinados cerros alrededor de lima, percibimos la extrema pobreza, en toda su dimensión, es como si la ira de dios se condensara en ellos. Igual o peor ocurren en las zonas rurales, cuando el friaje llega, cada invierno, demostrando un abandono total del estado. Esta exclusión obliga a preguntamos, ¿Es que ellos no son peruanos, también?. ¿Porqué tanta diferencia con aquellos que viven en los hermosos barrios de surco, monterrico, o casuarinas?. Los primeros no alcanzan a tres soles diarios, mientras que los segundos, tienen tanto que sus mascotas tienen médicos, clínicas y restaurantes; disponen de tanta agua potable como para regar inmensos campos de golf, o piscinas en cada casa, mientras que los otros, “los miserables”, se contentan con beber las aguas de acequias o ríos contaminados de larvas y metales pesados.

Este contraste en un país que dicen crece a tasas envidiables, adolece de una ruptura, hay dos países o talvez más, aquellos de extrema pobreza que usualmente tienen rostros de niños y mujeres en la costa, sierra, o selva. Ellos no están de ninguna manera considerados en los grandes logros del PBI, y como tal es probable que más bien sean vistos como obstáculos para los “ricos que quieren ser más ricos”. Si reclaman son vistos como ejemplos de malos peruanos. Por eso no basta decir que crecemos al 7% o 9 %, pues esos indicadores, mostrados como estandartes de triunfo por los “dueños del Perú”, esconden lo observado, la pobreza extrema que no puede ni debe continuar, ¡es inaceptable!.

Este olvido fue puesto sobre la mesa en las ultimas elecciones, Ollanta y Keiko encarnaron la preocupación por los sectores mas olvidados, sin embargo sus propuestas eran diferentes, mientras que Keiko seguía con el formato fujimorista, de seguir dando asistencialismo a los pobres para mantenerlos igual, para así disponer una base popular, permanentemente, y gritar en las portátiles pagadas: “gracias chino, chino, chino”, menos mal que este enfoque fue derrotado, por la oferta de Ollanta que planteó la INCLUSION SOCIAL, es decir incorporarlos a la vida decente, que comienza por tener empleo, ¡no mas dinero para ociosear, o procrear, sino tener capacidad de empleabilidad!.

Y esto significa que las personas mas abandonadas, requieren inicialmente usar su fuerza física en trabajos con poca o nula calificación, para luego entrenarse en talleres para adquirir algún conocimiento útil en alguna parte de un proceso productivo, de esa manera subirían las gradas de empleabilidad (mas calificación mas demanda). Compartirían el trabajo con el aprendizaje, eso les servirá para insertarse en algún eslabón de la cadena productiva de la localidad.

Pero para que el consejo distrital genere programas productivos que hagan competitiva una localidad debe haber participación organizada de la población, el ciudadano debe participar en alguna organización: vecinal, padres de familia, regantes u otras, de manera que pueda fortalecer la cultura de respeto a estatutos, confrontación de ideas, y a aceptar la idea ganadora, que se construyó en base a suma de todas las ideas para construir algo mejor. Con este procedimiento se construirían los programas que beneficiarían al colectivo. Para salir adelante en los poblados más abandonados el trabajo colectivo es mucho más necesario. El reto es salir de la extrema pobreza de manera colectiva no individual. Por eso, la condición numero uno para lograr la INCLUSICON SOCIAL es fortalecer la CAPACIDAD DE ORGANIZACIÓN, que debe iniciarse desde las escuelas, enfatizando la importancia de participar en organizaciones, así ellos deberían aprender a formar clubes de trabajo, de deporte, de teatro, etc., solo así se reforzaría la CULTURA DE LA PARTICIPACIÓN, que redundarían en el éxito de las empresas colectivas de la comunidad.

En conclusión, el problema de la inclusión se resolvería si los ciudadanos se organizan cada vez mejor para enfrentar los problemas de manera colectiva, y las autoridades plantean bien los procesos productivos que deberían ser coherentes con las potencialidades de la localidad.

Los residentes en la capital que vivimos distantes de nuestros pueblos, deberíamos, al menos, interesarnos en saber qué están haciendo los alcaldes de nuestro distrito o provincia y también dedicar parte de nuestro tiempo en colaborar con este Perú olvidado, y no permanecer indiferentes con su dolor y postergación.

La Pluma del Viento.
Lima 06 de noviembre de 2011