domingo, 27 de julio de 2014

A MI PERÚ MI REGOCIJO Y SALUDO POR SU 193 ANIVERSARIO EN ESTE 28 DE. JULIO (1821-2014)


No  puedo recordarte mi Perú, en este tu aniversario, solo lo pernicioso o lo desagradable, o lo malo, que pueden haber en tu suelo, por culpa de los que te habitamos. Quiero por el contrario admirarte lo bello, lo heroico, lo emulador, que dispones a raudales en tus entrañas, en tus mares, en tus selva, y en tu gente.

Hoy me tocará pasar tu aniversario, desde la cama, pero aun con la salud resquebrajada, no te guardaría rencor alguno, porque lo último que se puede perder, es el amor a la patria chica y grande que nos vio nacer. En mi caso a mi Chiquián, a mi Perú.

Viví en el extranjero algunos años, y aunque allá se puede decir que hay más comodidades, a pesar de eso nunca dejé de pensar en ti. Pasé cada minuto buscando como mejorarte, si no traje dinero, si traje conocimiento el intangible de valor impredecible, con el fin de compartir con los jóvenes estudiantes universitarios, a fin de que ellos fueran mejores, porque si ellos son mejores, mejor será mi Perú.

Junto al conocimiento trajimos nuevas herramientas, que hacen abrir puertas hacia nuevos conocimientos, y cuiden mejor la vida del humano y de la tierra.

A ellos, les infundo motivación permanentemente,  para reconocerse que tienen grandes condiciones, porque los que fuimos ya demostramos esas calidades, en las mejores universidades del mundo, egresando de las mismas universidades públicas en la que están hoy, y que esas capacidades no están tomadas en exclusividad por pudientes, sino por el contrario los que proveníamos de los barrios menos acomodados, y además descendientes de provincianos, llevábamos una ventaja interior, porque sabiendo que nos la jugábamos nuestras últimas cartas, para mejorar, nuestra familia, nuestra patria, y sobre todo nosotros mismos, nos esforzamos sin cansancio, llevamos el estandarte de compromiso con la enseñanza de nuestros padres, “defendernos en el mundo con el arma invencible de la educación”.

Hoy en tu aniversario, patria amada, quisiera que nuestros homenajes, no solo fueran tipo desfiles militares con demostraciones exclusivamente de armamentos, que recuerdan guerras, confrontaciones, conflictos entre hermanos. Quisiera que incluyéramos demostraciones diferentes que nos enorgullezcan, como el valor de los  agricultores o ganaderos, que defienden su sobre-vivencia frente a adinerados mineros extranjeros que secan sus puquiales, o les devuelven aguas abajo contaminadas. El habitante de esos lugares no quiere dinero que se le esfume de la mano, en pocos meses. Ellos quieren seguir viviendo con lo que saben producir, y se sienten suficientes, así  lo han hecho decenas de años. Un ejemplo es el caso de los comuneros de Pocpa, en el Huayhuash de Bolognesi y la empresa minera Santa Luisa.

Quisiera, también, que en tu aniversario, se homenajee a las  madres peruanas, que viven en condiciones infrahumanas, frente al frío que los acecha con inaudito olvido del Estado, incluso en las cercanías de la capital de la república, como son Villa María del Triunfo, o Comas. Sin embargo ellas saben sacar adelante a sus hijos. Iguales cosas ocurren en Puno y la Selva.

Junto a ellos me sentiré orgulloso viendo pasar como homenajeados, a algunos deportistas, que con esfuerzo individual, han alcanzado los primeros lugares, ellos son los fondistas y ajedrecistas. Aplaudiría de pié enfervorizado, el paso de la exitosa gastronomía, reconocida mundialmente, encabezado por el gran Gastón Acurio. Y de fondo nuestras grandezas precolombinas, que son admiración del mundo: Machu Picchu, Caral, Nazca, Sipán, y Chavin.

Y como tiene que ser un ambiente festivo, el desfile iría acompañado de nuestra música peruana, encabezados por los elegantes, valses, y marineras, luego como plato de estelar, y para hacer bailar a todos los asistentes, vendrían los huaynos de los diferentes lugares del Perú, seguro que agitaría mis brazos de alegría, cuando a su turno surja la prosa y estilo que del huayno chiquiano con pañuelo en la mano. 


Y para cerrar el jolgorio vendrían las cumbias peruanas, venidas desde, San Martin de Porres, con los Destellos, desde la selva con los Mirlos,  desde el centro con los Shapis, y desde el norte Los Hermanos Yaypen, todos con sabor nacional, mientras en los cielos brillarían los fuegos artificiales, y los asistentes abrazados gritaríamos. ¡¡ Somos hermanos, que viva el Perú!!.



Con estas imágenes compartidas al mundo, nuestros hermanos que viven en el extranjero, no solo derramarían lágrimas recordándonos sino que, renovarían sus votos de orgullo y amor a su patria. Porque ellos saben que se fueron no por no quererte, sino por cuestiones de trabajo y oportunidades, pero su cariño y añoranza están vivos, porque aquí radican sus padres, sus amigos de infancia, de juventud, su historia, en fin su esencia. Por ello junto a sus familias hechas en el extranjero, en este tu día ellos te cantarán y te recordarán con el mayor de los sentimientos y deseos por tu bienestar.


Con ese marco de fiesta imaginado por tu homenaje patria querida solo me queda decir.


Feliz día hermanos, chiquianos, bolognesinos, ancashinos y peruanos, residentes aquí, y en el extranjero, en este día de aniversario patrio, y un especial saludo a mis sobrinos y sobrinita que sigan estudiando en el extranjero, con amor y ahínco por su patria

Feliz 193 años, mi querido Perú

Viva el Perú.

La Pluma del Viento

Lima, 27 de julio de 2014

El audio:

http://www.4shared.com/mp3/sekUYL9sce/Peru_193_anivetsario_2014_mp3.html#

A MI PERÚ MI REGOCIJO Y SALUDO POR SU 193 ANIVERSARIO EN ESTE 28 DE. JULIO (1821-2014)


No  puedo recordarte mi Perú, en este tu aniversario, solo lo pernicioso o lo desagradable, que pueden haber en tu suelo, por culpa de los que te habitamos. Quiero por el contrario admirarte lo bello, lo heroico, lo emulador, que dispones a raudales en tus entrañas, en tus mares, en tus selva, y en tu gente.

Hoy me tocará pasar tu aniversario, desde la cama, pero aun con la salud resquebrajada, no te guardaría rencor alguno, porque lo último que se puede perder, es amor a la patria chica y grande que nos vio nacer. En nuestro caso Chiquián, Bolognesi, Ancash, Perú.

Viví en el extranjero algunos años, y sé que allá se puede decir que hay más comodidades, pero, a pesar de eso nunca dejé de pensar en ti. Pasé cada minuto buscando como mejorarte, si no traje dinero o material tangible, si traje conocimiento el intangible de valor impredecible, con el fin de compartir con los jóvenes estudiantes universitarios, para que ellos fueran mejores, porque si ellos son mejores, mejor será mi Perú.

Junto al conocimiento trajimos nuevas herramientas, que hacen abrir puertas para nuevos conocimientos, que cuiden mejor la vida del humano y de la tierra.

Igualmente, motivándolos permanentemente,  para reconocerse que tienen grandes condiciones, porque los que fuimos ya demostramos esas calidades, en todas las latitudes del planeta. Egresando de las mismas universidades que ellos están hoy, y que esas capacidades no están tomadas en exclusiva por pudientes, sino por el contrario los que proveníamos de los barrios menos acomodados, y si además descendientes provincianos, llevábamos ventaja porque sabíamos que nos la jugábamos nuestras últimas cartas, para mejorar, nuestra familia, nuestra patria, y sobre todo nosotros mismos, reforzados por el encargo y enseñanza, que nos dieron nuestros padres, “defendernos en el mundo con el arma invencible de la educación”.

Hoy en tu aniversario, quisiera que nuestros homenajes, no solo sean los desfiles militares con demostraciones de exclusivamente Armamentos, que nos recuerdan guerras, confrontaciones, entre hermanos. Quisiera que incluyamos demostraciones diferentes que nos enorgullecen, como el valor de los peruanos, agricultores o ganaderos, que defienden su sobrevivencia frente a adinerados mineros extranjeros que secan sus puquiales, y lo que queda aguas abajo la contaminan. El habitante de esos lugares no quiere dinero que se le esfume de la mano, en pocos meses. Ellos quieren seguir viviendo con lo que saben producir, y se sienten suficientes así lo han hecho decenas de años. Pongo como ejemplo el caso de los comuneros de Pocpa . En el Huayhuash de Bolognesi y la empresa minera Santa Luisa.

Quisiera, también, que se brinde el homenaje en tu aniversario, a las  peruanas, madres que viven en condiciones infrahumanas, frente al frío que los acecha con inaudito olvido del estado, esto en la cercanía de la capital de la república, como Villa María del Triunfo, o Comas. Sin embargo ellas saben sacar adelante a sus hijos.Igual ocurrencia hay en Puno, o en la Selva.

Junto a ellos me sentiré orgulloso viendo pasar como homenajeados, a algunos deportistas, con esfuerzo individual, como las fondistas y ajedrecistas. Igual con la gastronomía, reconocidos mundialmente, encabezados por el gran Gastón. Y como fondo nuestras grandezas precolombinas, que son admiración del mundo: Machu Picchu, Caral, Nazca, Sipán, y Chavin.

Y como tiene que ser un ambiente festivo, iría nuestra música, comenzando por los elegantes, valses, y marineras. Y para hacer bailar a todos los asistentes como debe ser en un aniversario. Los huaynos de los diferentes lugares del Perú, seguro que se luciría los Bolognesinos, encabezados por la prosa y estilo que lo hacen los chiquianos y chiquianas.

Y para cerrar el jolgorio lo haría con las cumbias peruanas, venidas desde, San Martin de Porres, la selva, Huancayo y ahora desde el norte, todos con sabor nacional, distinto a los colombianos y argentinos.

Con estas imágenes compartidas con el mundo, nuestros hermanos que estén en el extranjero, no solo echarán lágrimas recordándote sino que, renovarán votos por devolverte algún día su cariño. Porque ellos saben que se fueron no por no quererte, como podrían hacerlo si saben que aquí quedaban sus padres, sus amigos de infancia, de juventud, su historia, en fin su esencia.

Y que aunque hagan familia allá, siempre sentirán que son medio extranjeros, se fueron por falta de oportunidades, patria tú lo sabes, y los comprendemos y queremos. Pero en este tu día ellos te cantan y te recuerdan con el mayor de los sentimientos y gozo por tu bienestar.

Con ese marco de fiesta en tu homenaje patria querida solo me queda decir.

Feliz día hermanos, chiquianos, bolognesinos, ancashinos y peruanos, residentes aquí, y en el extranjero, en este aniversario patrio, y un especial saludo a mis sobrinos y sobrina que sigan estudiando en el extranjero, con amor y ahinco por su patria.

Feliz 193 años, mi querido Perú

Viva el Perú.

La Pluma del Viento

Lima, 27 de julio de 2014

El audio:

http://www.4shared.com/mp3/sekUYL9sce/Peru_193_anivetsario_2014_mp3.html#

domingo, 20 de julio de 2014

DON RAÚL SUBIÓ CON SU CABALLO AL CIELO

Husgor está de luto
La catarata nuestro símbolo chiquiano, está llorando
Ha cubierto su cabellera plateada con un velo negro
Su cuidador, su padre, se fue para no volver

Hoy por la mañana ensilló su caballo
Ahora está subiendo por el Yerupajá hacia el cielo
Allá le espera su esposa María y su hijo Raúl
Con pachamanca, cachizada, quesos y banda
Aquí en la curva de Chiquián y  en Las Palmeras de Lima, 
Sus hijos: Carmen, Chepa, Jaime, César y Nelsi
Junto con todo el pueblo que lo amó, 
Cantan al lado de Heriberto, Macollado y Robi, 
El himno a Husgor en tu homenaje.

Aguas de Husgor,aguas hechizadas, 
Son tus praderas testigos mudos 
De mis amores con una chiquiana. 
Vino el invierno lo ha borrado todo,
Fango y lodo solo ha quedado 
Y, agüitas turbias del recuerdo mío.
Ahora espero solo primavera
Porque tu nido aquí ha quedado
Bajos las ramas de un árbol caído

Esas esas aguas hechizadas, y
Sus praderas como testigos permanentes
Elevarán sus voces de orgullo hacia don Raùl,
Para decirle que en las primaveras por venir
Y, en los nidos que se forjen
Bajo las ramas de los árboles del paraje Husgor,
Estará siempre presente el recuerdo al, 
Ganadero, al quesero, al tarapaqueño,al Chiquiano,
Al amigo don Raúl Espejo, Quien nos adelantó en el viaje sin retorno.
Hasta siempre don Raul descanse en paz.

La pluma del Viento
Lima, 20 de julio de 2014

(Esta nota la presenté en el programa de hoy)

sábado, 12 de julio de 2014

EL FÚTBOL QUE LLEVO EN MIS VENAS



Está terminando el campeonato mundial de fútbol, que se está realizando en Brasil, ha vuelto a Sudamérica después de 36 años. Qué rápido transcurrieron  los casi 30 días. A aquellos que nos gusta este deporte claro que lo sentiremos mucho. Nos habíamos acostumbrado al resumen de las jugadas,  a las alegrías y tristezas, los famosos penales, las grandes derrotas, los nuevos valores y las inesperadas decepciones. 

Este año, los  juegos se hicieron por la mañana y por tarde en el horario peruano: a las 11, luego a las 14 y otros a las 17 horas, de modo que saliendo del trabajo no llegaba a verlos directamente, pero sí a las grabaciones, para eso con anticipación me había comprado el TV adecuado y con suscripción a DIRECTV, si bien no era tan sorprendente, y los comentaristas muy tirados hacia Argentina, sí me permitía grabar los juegos y me deleitaba reproduciéndolos, regresando a casa mientras almorzaba.


Esta dependencia por la pelota, siempre me ha acompañado, mi primer mundial, que recuerdo muy tenuemente, fue de 1966, cuando en Chiquián, les oía comentar a algunos mayores, las hazañas de los coreanos y portugueses, pero muy poco, claro después vi las imágenes en el cine, la expulsión de Rating, el gol anulado a Alemania y la masacre a Pelé, desde ahí seguí siempre con la mayor dedicación a los siguientes: Mexico 70, Alemania 74, Argentina 78, España 82, México 86, Italia 90, Estados Unidos 94, Francia 98, Japón 2002, Alemania 2006, Sudafrica 2010. 

Sé que muchos hombres pareceremos extraños por tener tanto apego al fútbol, las mujeres, por lo general ni siquiera saben de qué es este deporte, pero en mi familia, eso no ocurre, una de las primeras aficionadas es mi madre que a sus 87 años sigue fiel al deporte, ella no está del lado del que uno le diga, sino de aquel que le guste luego de ver los primeros minutos, incluso se da ese corto tiempo para decirte quien podría ganar. 

Eso deja notar que en mi casa desde niño fuimos muy aficionados a este deporte, por eso, en años anteriores sacaba mis vacaciones para deleitarme viendo el mundial y  muchas veces, con mi padre nos pasábamos 30 días dentro de la casa, viendo todo el día, y leyendo todos los periódicos deportivos, y  este interés se multiplicaba por 10 cuando asistía Perú. Por eso cuando, ciertos sabiondos, rajan del fútbol, y de los que nos gusta, simplemente decimos, que lo hacen por figuretis, porque rajando, quieren volver a la primera plana, no resisten ser postergados al último lugar por estos 30 días. 

Mi gusto al fútbol, vino con mi nacimiento. En mi barrio de niño en Chiquián, nuestro principal regalo navideño era una pelota, y a todos en el barrio, llamado “agocalle”, “Venecia”, porque el agua en los meses de invierno: enero, febrero y  marzo, cubrían las calles, nos regalaban pelotas, y jugábamos todos los días, cuando muy pequeños en las calles, y conforme íbamos creciendo, todas las tardes, nos dirigíamos al estadio de tierra, del pueblo, donde los diversos grupos de niños, jóvenes y adultos, se repartían el estadio tomando secciones a lo ancho; en esas competencias, aprendimos todo lo que mostramos luego en Lima, y lo habríamos hecho tan bien, que cuando, nos incorporamos a la vida, en la capital, sea universidad o barrios, destacamos en el fútbol, la prueba es que, en mi barrio de ingeniería, éramos siempre titulares en los partidos de fulbito, luego en la UNI, también seleccionados de nuestra facultad, posteriormente también seleccionados en mi trabajo y mi pueblo en campeonatos interprovinciales. Por eso, esa promoción de amigos del barrio de Venecia,  sí que jugamos bien, y luego todos los que nos uníamos en el estadio de Jircán, también, jugamos a alto nivel. 

De ahí, me viene, esa afición, impostergable por el fútbol, y por supuesto que me ha llevado a grandes disgustos, y también alegrías, porque el fútbol siempre te da las dos cosas. A mí, los recuerdos negativos, han sido muy pocos,  y están relacionados con los penales, aquellos que se yerran en el último segundo, y como consecuencia, pierdes una clasificación a la siguiente etapa, o hasta el campeonato del mundo como Baggio en el mundial de Estados Unidos. 

Pero los recuerdos positivos del fútbol son mayores, como aquel campeonato interfacultades de la UNI mientras estudiante de física y era capitán de ese equipo donde nuestro esquema de juego era el contraataque, y nos bajamos a los eternos grandes: mecánica, petróleo e industriales, luego en mi trabajo capitaneando a la selección del IPEN campeonamos en la Copa Ciencia, inter instituciones de ciencia de Lima,  y después en memorables jornadas defendiendo a mi querido Chiquián en campeonatos del Rímac y la Copa Perú. 

Hoy por la final 2014, siguiendo la vena futbolística familiar, nos reuniremos en casa mi hermano Uli, y mis sobrinos, porque dejar pasar la final de un mundial sin mirarlo juntos es como dejar pasar el aniversario de nuestras vidas, pues juntos con mi hermano, caminamos por la vida del deporte, Chiquian, la UNI, Rimac y Huaraz, y en ese homenaje mi madre y hermana, nos alistarán la mejor comida, juntos todos hombres y mujeres gritaremos las mejores jugadas, recordaremos anécdotas de los ausentes, desde mi padre que nos dejó el 2000, hasta mi sobrinita que se fue hace dos días para hacer estudios de posgrado al extranjero,  y cuando finalmente termine el partido y se corone campeón mundial cualquiera de los equipos, aplaudiremos,  y nos retiraremos envalijando nuestras aficiones hasta el próximo mundial, manteniendo la esperanza de que pudiera estar Perú. Por ahora somos Argentina en el maracaná. ¡Viva el fútbol!.

La Pluma del Viento

Lima, 13 de julio de 2014