domingo, 30 de enero de 2011

En Las Encuestas: Toledo se Dispara, Mejor para la CIENCIA


Como miembro de la Comunidad Científica, estamos muy complacidos con estos números (30% en Urbano y Rural). Pues, Perú Posible ha propuesto en su Plan de Gobierno, la creación de un MINISTERIO DE CIENCIA TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN (MCTI).


Y, esto no es un capricho burocrático y partidario. No!!. Entre las razones tenemos: En la actualidad hay mucha dispersión en las actividades que realizan las instituciones en el Sistema Nacional de Ciencia Tecnolgía (SINACYT). Esta dispersión conlleva a que diferentes instituciones hagan lo mismo, sin inclusive conexion o diálogo o colaboración. Las instituciones perteneciendo a diferentes ministerios, hacen prácticamente "lo que deseen". Falta así, articulación, definición de objetivos, y autoridad de quíen la propone. Lamentablemente esto no ha podido realizarla Concytec, pues precisamente porque como OPD del ministerio de Educación, poco influenciaría en otras instituciones que pertenecen a otros ministerios (Energía y Minas, Produce, Universidades ). Entonces para resolver esto es necesario una institucion de mayor poder de decisión como lo sería si fuera un MCTI.


Igualmente se tiene otro hecho que tiene que ver con la utilización del dinero que el país dispone para actividades de CTI, hay diversas instituciones que quieren dirigir estos fondos; hay fondos dirigidos por la PCM, otras por Concytec, y otras por PRODUCE. Obviamente cada una orientado a diversos objetivos. Nuevamente se requiere que una institución con mayor poder de decisión y capacidad de trabajo TRANSVERSAL, (interministerial). Esto llevaría a un manejo mas eficiente y eficaz del dinero que el país otorga a la CTI. Facilitaría la cooperación entre la CTI con las regiones que disponen de dinero pero les falta ideas para incorporar conocimiento.


El otro aspecto, que adolece el país actualmente, es la debilidad en la gestión del recurso humano (investigadores nacionales y extranjeros), pues, no se dispone de un plan de carrera con estandares interancionales, no se les evalúa adecuadamente. Por ejemplo, en la mayoría de las instituciones de CTI, no tiene ningun valor tener mas articulos o tener mas patentes. El que no tiene ninguno de ellos puede ganar en salario el doble de otro que si los tiene. Esto no es aceptable en ningun lugar del mundo científico. Bajo, las condiciones laborales actuales, ningun valor o talento o investigador del mundo vendría al Perú. Nuevamente, establecer mejor gestión le correspondería al MCTI.


Hemos tocado hasta cuatro factores decisivos con los que se hace CTI de nivel: Precisión de Objetivos, Capital Organizacional (MCTI), Capital Humano (Ley de Carrera del Invesigador) y Capital Financiero (Fondos de asistencia integrados y dirigidos por el MCTI).



Esta institución, el MCTI, definiría con autoridad, las areas estratégicas, tendría la capacidad de decir "estos proyectos van estos no". Igualmente posibilitaría mayor contundencia en la articulación de la CTI con las potencialidades de las regiones, mediante REDES DE COOPERACIÓN, considerando investigadores locales, regionales y extranjeros.


Por todo ello, se habren expectativas muy esperanzadoras, con el triunfo de Toledo y la creación del Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación. Recordando que en el siglo XXI, el conocimiento hace la diferencia. Y, que si se quiere que el crecimiento económico actual, tenga sostenbilidad en el desarrollo, no hay otra posibilidad que modificar al matriz económica. Es decir, pasar de vender materias primas a VENDER CONOCIMIENTO. Y, este conocimiento se sustenta fundamentalmente en la capacidad endógen de hacer Ciencia Tecnología e Innovación.

miércoles, 12 de enero de 2011

LA BELLEZA DE LA PALABRA Y LOS NÚMEROS


Esa noche cuando las flores adornaban el féretro del velorio, y seguían llegando los saludos de condolencia por el fallecimiento de un amigo, allí mismo nacía la amistad con esta Asociación (CAPULI-VALLEJO) y la invitación a esta conferencia. Se dio el encuentro entre el fin y muerte con el inicio y nacimiento de un miembro mas de Capulí. En este hecho convergieron dos sucesos aparentemente contradictorios, el nacimiento y la muerte. Digo aparentemente, pues a la luz de los hechos que hoy se confirma, la realidad nos dice que no fueron contrarios sino mas bien complementarios. Recuerdo ahora, lo que el físico y premio nobel, danés, Niels Bohr en su visita a N.Y, entre los años 1930 ante la prensa dijo: “nada de contrariedad eso no existe sino complementariedad”.

Cuando se me dio la oportunidad de presentarme ante esta asociación cultural, donde su conductor es una gran escritor y seguramente muchos de sus socios también, dudé sobre qué podría hablar, nuevamente surgía una aparente contrariedad : ciencias y letras, dada mi condición de físico; entonces considerando que solo hay complementariedad, me regocijé de estar en la casa de las letras, sería una gran oportunidad para demostrar que las ciencias naturales en lugar de ser contradictoria con las letras son en realidad complementarias. Por eso ante la invitación expuesta, busqué un título para la conferencia, y no dudé ni siquiera un minuto, y les propuse el título tal cual es hoy, “La belleza de la palabra y los números”. Esta espontaneidad se dio porque siempre había reflexionado sobres esta separación y oposición nada natural.

Claro que los escritores, pueden hasta asustar y provocarnos cierto recelo al hablar o escribir junto a ellos. Máxime, ahora que un escritor peruano ha obtenido el premio nobel en literatura. Si antes, mi admiración por los escritores estuvo siempre presente ahora se ha incrementado mucho más. Recuerdo muchas veces que, frente a una hoja de papel, cuando no me salía la palabra correcta, para hacer entendible alguna idea, exclamaba con gritos sordos: “qué tienen estos hacedores de palabras, que con solo el manejo de 28 letras del alfabeto, construyen bellezas que superan no solo el idioma materno, sino también las fronteras y son admiradas con fervor!!. Qué sabia le inyectan a su texto para convertirse a los ojos de los que las leemos o escuchamos un valor indescriptible!!. Porqué la belleza la solemos relacionar solamente con las letras, música, pintura, esculturas, y poco o casi nada con con los números.? Porqué no hay un cuadro en nuestras casas con las ecuaciones de Einstein, Dirac o Maxwell?. Estas no son acaso bellas?. O estamos hablando de bellezas distintas?.

Para comprender de qué belleza hablamos, intentaré comenzar por el inicio. Si el hombre evolucionó desde las inhóspitas cuevas, lo primero que el vio y admiró, antes que las letras, fue la luz, los rayos, el sol, la luna, el día y la noche, el color y aroma de las flores, el vuelo ondulado de las aves, el sonido de los animales, la inmensidad de los cerros etc. A través de ese contacto directo con la naturaleza, reconocieron su debilidad y su total dependencia de ella. Pero su capacidad de observación y de memorización creciente de los hechos, del cual dependían su sobrevivencia, les fue dando fortalezas para comenzar la comprensión de algunos hechos que parecían caóticos, indescifrables, dependientes de un ser divino, del cual solo puede venir bondad, perfección, vida y verdad. Y qué mejor que simbolizar a esa divinidad todo poderosa y perfecta, con lo mejor que ellos consideraban: el sol, la luna.

Consecuentemente correlacionaron la forma esférica como la forma perfecta. Igual habría ocurrido con la la forma de las portentosas colinas desde donde bajaba el agua bendito, entonces tomaron como formas principales a los triángulos, cuadrados o rectángulos. Surgió la hegemonía de la geometría. Pero esa bondad venía junto con los colores de las aves y flores que frecuentaban. Así podríamos aceptar que nuestras estructuras de perfección y por ende productos divinos fueron las formas simétricas y los colores registrados en la naturaleza, quien las tenía o lucía, estaba protegida y por ello valía la pena pintarse con esos colores, vestir con esas formas y lucir con esa brillantes. Así habría nacido la admiración por ese contexto, es decir el formato de belleza. Aquí debemos destacar el término SIMETRÍA como indicador de belleza, y que está presente en la naturaleza, sean animales o vegetales incluso montañas.

Cuando surgió la escritura, se pudo representar con símbolos, aspectos de la vida del hombre con mucha mas extensión y profundidad. Pero no todos alcanzarían a dominar o conocer estos símbolos, entonces aquellos que si la dominaban habrían impuesto mediante su capacidad de persuasión, la estructura de la belleza. Pero siempre prevaleciendo los aspectos de SIMETRÍA y formas básicas. Igualmente con la escritura se pudo registrar también los aspectos mentales del ser humano. Aquellos que de manera muy difícil se hacían a través de la escultura. Entonces la esencia del ser humano fue descrita por la escritura, y parecía suficiente eso tanto que era suficiente reflexionar para aproximarse a la verdad. Y por eso no era necesario experimentar, la verdad de las cosas se alcanzarían con las ideas. Este grado de valides llegó a la perfección con las obras de los griegos, con Platón y Aristóteles. Quienes llegaron a dominar la interioridad del ser humano, pero no la interioridad de la naturaleza, de los objetos no animados.

Tuvieron que pasar casi 2000 años después de Aristóteles, para que con Galileo se pudiera, modificar la forma de ver la naturaleza, de la contemplación a la experimentación, y con solo un experimento del sabio italiano, echó por tierra dos mil años de hegemonía aristotélica. “si es cierto que los objetos de mayor masa caen mas rápido entonces probémoslo”. Galileo midió las distancias recorridas en función al tiempo, y demostró que la rapidez era independiente de la masa. Y con esa meticulosidad de un investigador cuantificó, la relación del espacio y tiempo, proponiendo una relación matemática que la explicaba. Por eso el selló que “el lenguaje de la naturaleza es la matemática”. Desde ahí se ha consolidado esa apreciación, y con este lenguaje, se estudian las magnitudes mensurables, los que en mecánica cuántica se llaman observables, su valor experimental solo puede expresarse con números.

En la actualidad la humanidad ha logrado determinar los principios, leyes y teorías, que explican la gran mayoría de los fenómenos de la naturaleza, la valides de estas, se reflejan nítidamente en los diversos productos: aviones que surcan el atlántico, satélites mostrando imágenes desde lugares al otro lado de la tierra, o técnicas médicas de diagnóstico y terapia salvando vidas, robots que descienden en marte, o teléfonos móviles con los que nos comunicamos en cualquier momento y sobre todo los computadores. Esas teorías que le dan soporte a todo este desarrollo, han mantenido desde nuestros ancestros de las cavernas, el concepto de simetría y belleza. Tanto que premios nobeles como Dirac, advierten una teoría tiene que ser bella. Pero esta belleza puede sonar distinta a como se considera la pintura o la música, porque ahora tiene un fin de funcionalidad, tal como un entrenador de caballos de carrera diría “es un lindo caballo”, se refiere a que !! gana carreras!!. Luego de haberlo entrenado es capas de alcanza el objetivo.

Igualmente , en el investigador decir que una teoría es bella es que, es capaz de explicar la naturaleza. Esa !!Bella Teoría!!, se refleja en la elegancia y la simplicidad. Es cómo una obra descendida de los dioses griegos y por tanto perfecta, tanto que no necesita añadirle nada. Igual que al escuchar alguna música, o ver un cuadro o leer un poema, uno siente que no le falta nada. Y nos regocijamos diciendo.

!!Qué Belleza!!. !!Qué belleza!!.

Si señores,

!!Qué bellos son las letras y los números!!.

Gracias por su atención.

La Pluma del Viento
Lima, 20 de noviembre de 2010.

NOTA. Conferencia del suscrito por la recepción de LA MEDALLA DE ORO CAPULI-VALLEJO

LA PUESTA DE SOL EN LARCOMAR: UNA POSTAL IMPERDIBLE


La puesta de sol en Larcomar es una postal que todo visitante aspira llevarse, dura casi 30 minutos entre las 18:00 a las 18:30, tiempo suficiente para posar, solo o en grupo. En medio del ajetreo de cámaras y fotógrafos, se escuchan comentarios halagadores, “es maravilloso”, “mis amigos que la visitaron dicen que es espectacular”, mientras camino casi autómatamente, reparo en lo que oigo, entonces, vuelvo la mirada hacia el mar, con la atención que lo haría un escultor, casi pretendiendo tallar cada imagen en mis recuerdos.

Este mirador se ha convertido en el lugar imperdible de quien visita Lima. La única ciudad capital de Sudamérica que queda junto al mar. El profesor David Parkansky, cuando venía al Peru, a dictar el curso de posgrado en Termohidráulica para reactores nucleares, siempre decía que su mayor alegría, era descansar desde las 3 de la tarde hasta la 7 en la playa de la costa verde. Naturalmente era porque la puesta de sol, le proponía una suerte de viaje a los confines de la mente, volvía luego rejuvenecido, reconfortado de haber visitado junto a los colores anaranjados, azules, grises el océano de su vida, haber curado desencuentros, y apagado nostalgias de sus amadas que la vida las llevó muy lejos de su corazón pero permanecían aún en su memoria.

Hoy, el mar sigue igual, pero lo que eran acantilados, terrosos y paraíso de suicidas, se han convertido en hermosos restaurantes, casi suspendidos en las paredes de barrancos, desde estos columpios arquitectónicos, la vista al océano pacífico se torna, poético, alucinante y abrumador. Un café, un helados, una cerveza, adquieren sabores irrepetibles.

En el segundo piso están las tiendas de ropa, librería, y el complejo de juegos de entretenimiento, donde los incansables niños dan rienda suelta a su imaginación. En el primer piso, se abre un inmenso comedor, las mesas blancas, las escaleras mecánicas y los anuncios de los locales de comidas rápidas, como , KFC, China Wook, Otto Grill, Pizza Hut, Bembos, Havanna, Vivaldiño, le dan un ambiente multicolor y festivo.

Las mesas solo tienen comensales sonrientes, es que aquí se viene, además de mirar el atardecer y la puesta del sol, a conversar, a compartir fraternidad y amistad. Las fotos del recuerdo sellarán lo bello que es Lima, donde este lugar adherido a los acantilados, sobresale. No puedo irme de Lima sin antes visitar Larcomar, ¡qué belleza!, ¡qué lugar tan bien organizado!, comentan los turistas.


Son las 18:50 horas, la oscuridad comienza a cubrir el mirador de Larcomar, las nubes rojizas acompañan la despedida del sol. Las frías brisas, inician su reinado, obligando a ponerte alguna casaca. Una mayor cantidad de gente sube las escaleras mecánicas que los que descienden, dando cuenta que muchos regresan a sus hogares. Las luces que adornan los árboles comienzan a resaltar. El paisaje navideño de luces en enredo remplaza la belleza natural del sol. El bullicio parece crecer conforme la oscuridad aumenta, las compras no cesan, los juegos de entretenimiento están copados, no importa que cueste mucho dinero.

Esto hace notar que en el Perú hay dinero, el consumismo se deja notar un día como hoy 1 de enero, no solo compran o se divierten los gringuitos, altos y delgados, también los cholos bajitos y trigueños, que hemos invadido Lima a golpe de trabajo y estudio.

Mientras espero mi turno para comer algo, miro entre admirado, alegre y orgulloso, lo bien que se ve Larcomar, que refleja el encomiable crecimiento económico del Perú, que hace unos lustros estaba postrada por la dictadura y la corrupción. Hoy somos un país en desarrollo que hace bien las cosas, económicamente hablando y lucha esforzadamente por disminuir la pobreza. ¡Qué bien, y qué reconfortante 1 de enero me tocó pasar!!.

La Pluma del Viento
Larcomar, 1 de enero del 2011.

EL ULTIMO DIA DEL 2010 Y EL PRIMERO DEL 2011


Un año más termina y nos viene las ganas de hacer un balance de lo que hicimos durante el año que se va y también pensar en lo que esperamos hacer el próximo. Eso hay que dejarlo para los tipos serios, hoy es día de fiesta diría un joven, mejor si es un campamento en alguna playa, pero que importa en alguna casa. Cierto que hay algunos que sienten de manera irrefrenable el deseo de salir a un local, bailar, beber y llegar a las 6 de la mañana, con la cabeza pesada y pasar la resaca. Todas las formas de festejo son bienvenidas, siempre que no cometamos excesos.

Por esta misma fecha nuestra memoria nos trae diversos hechos pasados. La más infantil, o carente de realismo, en mi opinión, son las cábalas que en esta noche de fin de año se realizan. Cada charlatán que aparece en la televisión, trae algo de nuevo, como sabedores que los clientes se dieron cuenta que no funcionaron las anteriores.

Caminar por las calles comerciales de los diversos barrios, es pintoresco y alegre, ver tiendas y mercados bullentes de colorido donde prima el amarillo. Pero, por qué el color amarillo, o el blanco o el rojo. Así te vistas con cualquiera, lo único cierto es que la suerte se construye, con la única fórmula de mas trabajo y mas disciplina.

Pero, de lo que más detesto por estas fechas, son las videntes de todo tipo, cuando dicen ver tu porvenir, mediante cartas, piedras, hojas de coca, y otros. Eso que me parece un completo engaño, empero tienen muchos creyentes. Saturan las llamadas telefónicas, para solicitarles su predicción. Qué ocurre en el mundo, que cuanto más desarrollado está la ciencia y tecnología, mas se extienden estos estafadores.

La explicación principal, que me doy, es que la cultura científica de la sociedad cada día es menor. Por ejemplo, en los 60 días de vacaciones escolares, ni para niños, jóvenes, ni adultos aparece en la televisión algún programa relacionado con la difusión de la ciencia y su aporte a la explicación de la naturaleza. Y que la mayoría de los fenómenos que se presenta en ella, puede ser explicada en base a leyes que la humanidad ha descubierto. Por lo que comprendiendo estas leyes, mínimamente, sería muy difícil de dejarse engañar por esos charlatanes que hacen fortuna en estos días de inicio del año.

Cuando nos apartamos del bullicio, aunque fuera un momento para escribir una nota como la presente, nuestra mente nos lleva a recordar algunos acontecimientos sucedidos en fechas similares.

Hace casi 16 años, pasé la recepción del nuevo año, en la isla y ciudad Victoria, capital del estado de Espíritu Santo en Brasil. Allí las gentes no se preocupaban del lugar donde pasar, ni de comprar cohetes, pues todos salían a la playa a comer y beber y esperar a las 12, luego alborozados mirar las toneladas de fuegos artificiales que montaba la municipalidad. Cada familia, solía hacer su propia comida en parrilladas, que las montan en el arenal, así mientras los niños corría, los jóvenes enamoraban, los mayores parloteaban alrededor del fuego y las mesas bebiendo sendas caipiriñas o vinos. Las barracas, pequeños kioskos te proveían de licores. Todo terminaba a las 3 o 4 de la mañana, al día siguiente, para curar la resaca y aprovechar el sol, las playas se volvían a repletar de gente, luciendo tangas y sungas en cuerpos preparados con mucho cuidado y anticipación.

En otra oportunidad, recuerdo la noche que pasé en Miami, igualmente en la casa de amigos, allí con peruanos nacidos en Chiquián, no solo cantamos y bailamos valses sino también huaynos chiquianos con sendas bandas como la de Gildo Rivera y voces como la de Nieves Alvarado.

En Lima, tengo grabada la escena de la “Hora Loca”, momento estelar que se da justo a las 12, y no se para de bailar durante 60 minutos, canciones muy alegres, de diversas épocas desde los años 60 hasta la actualidad, cosa que nadie puede permanecer sentado, hay música para todos.

Contrariamente a esos recuerdos de alegría, también me volvió a la mente, aquella mañana del 1 de enero de 1972, cuando retornaba a casa, casi a las 8 a.m., no había trafico por las calles, el sol caía tímidamente; a dos cuadras de mi casa, en la urbanización Ingeniería, en la vereda al frente de la panadería se vendían periódicos, de pronto noté muchas personas leyendo los titulares con rostros adoloridos, notorios a distancia, casi sin distinguir las letras, pues el sueño me ganaba, leí la generalidad de los titulares, todos destacaban en letras inmensas, “murió Banchero”. El hombre más adinerado del país, joven empresario, había sido asesinado en su casa de Chaclacayo.

Nuevamente hoy como ayer, estas fechas volverán a presentarnos las dos caras de la misma moneda, la alegría y el dolor, la vida y la muerte. Unos reirán otros llorarán. Unos pasarán del 2010 al 2011, en casas muy acomodadas otros en chositas alumbradas por velas. Pero si esa es la vida, sea el primer día del año o cualquiera, entonces ¿porqué no tener un día para alegrarse entre los que nos conocemos, nos estimamos o nos queremos?.

Creo, que hay derecho. Algún día nos tocará estar en el lado de la tristeza y el dolor, por su puesto. Pero si no tenemos momentos de alegría, tampoco sabremos valorar cuán preciado es eso. Lo sano, siempre será no llegar a los extremos, ni al derroche, ni al invadir la privacidad de los otros. Deben ser momentos para demostrar tolerancia y aprecio por el otro, valorar y respetar las maneras y estilos de cómo cada uno desea pasar esta última noche del 31 y las primeras horas del 1 de enero.

Por ello estimados lectores de mis blogs y facebook, reciban de la mejor forma este año, al lado de lo que más aman y aprecian. Festejen en su estilo con alegría y control.

Feliz 2011.
La Pluma del Viento.
Lima 31 de diciembre de 2010.