domingo, 22 de febrero de 2009

Roca y los Conquistadores

Luego de dejar la Pampa de Lampas de indescriptible belleza, donde el manto de Ichu cubría las escasas chozas, que a las 6 de la mañana daban sus primeros respiros lanzando humo al viento para saludar al sol benefactor y, tras mirar el pantanal de la manada de Gelacio Tafur y la que fue la casa de la Sra. Catalina Calderón, abuelita de Nalo, empezamos el descenso al pueblo de Roca. Los quenuales a la vera de la angosta carretera acompañaban como ramos de flores al huayno "Lirio Moradito" que en el estéreo de la "4 X 4" todo terreno, Nieves Alvarado con su voz irresistible extasiaba nuestros sentimientos. En una y otra curva la neblina engañosa que cubría los abismos, nos atraía como espumas de bañeras en un hotel cinco estrellas.

En esa ensoñación de huayno, flores y nostalgia, ingresamos a Roca, y como en los años de mi infancia en Chiquián, cuando corríamos tras el ómnibus de Landauro en sus entradas triunfales por Umpay, súbitamente aparecieron niños corriendo a los costados de la camioneta y tras ella nos seguían otros con sus carretes y aros de llantas, dándonos una emotiva recepción.

Casi sin percatarme, el carro se detuvo en la Plaza de Armas. Descendimos con ropa gruesa: chompas, bufandas y gorras, unas más caras que otras. La temperatura de este día de febrero marcaba los 8 grados centígrados. Los últimos que descendimos tras apagar la música y el aire acondicionado del Suzuki Gran Nómade, sufrimos un shock, un golpe directo a nuestros valores, a nuestra estima. Mientras bajábamos arropados y demostrando confortabilidad extrema. Allí, a más de 3500 m.s.n.m. los niños, herederos del ande, descendientes de los incas y dueños de todas las riquezas mineras que estos cerros guardan, estaban con llanques de caucho, sujetados a sus deditos y talones con tientos de duro cuero. Sus piececitos cubiertos de barro, sus pantaloncitos zurcidos que solo les cubrían hasta la canilla, sus chompitas agujereadas en los codos y sus caritas quemadas por el frío, eran costras oscuras que ocultaban su real color de piel, sus ojos rojos y cabellos largos despeinados y desaseados, nos sacudieron el alma.


De momento cerré los ojos y tomando aire para detener las lágrimas, que mi endeble espíritu contemplaba, recordé las cifras de la pobreza del INEI del 2009: 40 % de pobres y 13% de extrema pobreza. Estos últimos, con 18 dólares mensuales. Nunca imaginé el significado de estas cifras, que solamente eran números cuando abría el periódico, con gráficos por aquí y por allá, espacios desperdiciados sin mayor interés para el lector. Hoy, por primera vez, tuve frente a mí a niños en extrema pobreza. Ellos seguramente no saben qué es lavarse los dientes, ni tienen baños, no beben agua potable, tampoco tienen medicinas, quizá ni cuadernos, menos libros, PC, televisión o radio.


Sacudí la cabeza intentando volver en mí, y recordé como trago amargo las palabras del presidente García, “hemos crecido al 9.8% del PBI. Somos el país de mayor crecimiento en Sudamérica”. Si estas son las cifras, ¿quién se aprovecha de este crecimiento?. ¿Eres presidente de todos o de unos cuantos?. ¿Y estos niños qué son?. ¿Acaso no son peruanos porque nacieron sobre los 3000 m.s.n.m.?. O es que este 2009, como hace 500 años, estas pequeñas poblaciones nunca existieron para el Estado y los sucesivos gobernantes, que al sentarse en el sillón de Pizarro, se convirtieron en conquistadores, resueltos a extraer todo el oro, la plata y minerales de su prados y casas a costa del exterminio de los “indios” y pobladores del gran Tahuantinsuyo. Balbuceante retomé conciencia recordando el poema: "La cena miserable", del vate Universal César Vallejo:


Hasta cuándo estaremos esperando lo que
no se nos debe… Y en qué recodo estiraremos
nuestra pobre rodilla para siempre! Hasta cuándo
la cruz que alienta no detendrá sus remos.

Hasta cuándo la Duda nos brindará blasones
por haber padecido…

Ya nos hemos sentado
mucho a la mesa, con la amargura de un niño
que a media noche, llora de hambre, desvelado…

Y cuándo nos veremos con los demás, al borde
de una mañana eterna, desayunados todos.

!Hasta cuándo este valle de lágrimas, a donde
yo nunca dije que me trajeran.

De codos
todo bañado en llanto, repito cabizbajo
y vencido: hasta cuándo la cena durará.

Hay alguien que ha bebido mucho, y se burla,
y acerca y aleja de nosotros, como negra cuchara
de amarga esencia humana, la tumba...

Y menos sabe
ese oscuro hasta cuándo la cena durará!

Fuente:

La Pluma del Viento

Lima, 21 de febrero de 2009

(Programa dominguero de Vladimiro Reyes Gamarra "Buenos días Chiquián" - Radio Independencia del Perú, de las 6 a 7 am del 22 de Febrero de 2009)

El Fútbol de Acucho




Día domingo de fútbol en Chiquián, “Espejito del cielo”, villa hermosa enclavada en los llanos de los andes de la provincia de Bolognesi, del Departamento de Ancash; en las calles los comentarios son disímiles, pero el interés es único, quieren ver buen fútbol como antaño, cuando la selección del Coronel Bolognesi con jóvenes oriundos de la zona enfrentaba a la selección de la Escuela normal integrada por jóvenes de mas edad en su mayoría del callejón de Huaylas y uno que otro de Barranca como el Volante Gomero, o el Limeño Montenegro, el que realizaba la función de puntero mentiroso; muchos coincidimos que la mejor época de fútbol en Chiquián fue cuando funcionaba la Escuela Normal, el INA y primero que todos el Glorioso Colegio Nacional de varones “Coronel Francisco Bolognesi”.

El campo deportivo de Jircán se iba llenando de espectadores, de hinchas de ambos equipos y de bellas muchachas Chiquianas, que por su juventud huelen a flores primaverales, tiernas, puras y candorosas que van con el único afán de que las miren y las admiren; la Banda de Músicos del Coronel Bolognesi hace su ingreso al acorde de las melodías de la marcha militar “7 de Junio”, adelante portando el trofeo a disputarse, el Alcalde del Consejo Provincial y un regidor; las tribunas están llenas, el murmullo de la gente es constante, el ambiente es idóneo para una bonita tarde de fútbol, el Sol primaveral es tenue; al contrario que en Lima la horrible, en Chiquián la Primavera Biológica es del 22 de Marzo al 21 de Junio; el viento fresco que trae el aroma de eucaliptos de los bosques y campiñas de Chivis, Tranca, Chinchupuquio y del Usgor celestino, perfuma todo; el Yerupajá majestuoso resplandece hermoso dejándose contemplar en su plenitud, está contagiado de la alegría de su gente Chiquiana; en el viril Jaracoto sobre un mástil gigante de Eucalipto flamea orgullosa y patriótica la Bandera Peruana; es el mes de Junio, mes de Bolognesi, mes del Colegio; el mítico Capillapunta adusto y serio como siempre se contagia del jolgorio de los suyos; Chiquián querido, donde la comunión entre la naturaleza y el hombre se amalgama bajo el manto protector de Santa Rosa de Lima.
Se contempla que ambos equipos realizan ejercicios de calistenia al borde del campo deportivo, la Banda de Músicos al conteo del profesor de Música de un dos tres, interpreta las melodías de la marcha “Perú campeón” inspirada en los mundialistas de México 70, un cohete-(avellana) anunciador estalla en el firmamento y ambos equipos ingresan al campo de juego, se escucha las barras y el aplauso de los hinchas de ambos equipos; delante de los muchachos del “Atlético Tarapacá” con la cinta de Capitán de equipo en el brazo izquierdo, con su porte deportivo y bizarro, portando un banderín de su querido equipo en la mano derecha, trotando elegantemente observamos a ACUCHO, así lo conocemos y así lo llamamos todos.


Agustín Zúñiga Gamarra; excelente deportista, buen futbolista, incansable, batallador, soldado infatigable disputaba cada balón como si fuera asunto de vida o muerte, imponía respeto en su zona, los que se enfrentaban a él lo hacían limpiamente, por que su juego siempre era limpio sin mala intención, no vi una jugada artera hacia algún contrario ni me han contado sobre algún caso, desde que lo conozco es un caballero en el campo deportivo como un caballero fuera de él, carismático, respetuoso, sincero, extrovertido, querido y respetado por todos, triunfador en el deporte, triunfador en su vida profesional, se le veía realizando buenos despejes en la defensa, armando contraataques y creando incursiones en el medio campo y celebrando eufóricamente los goles que lograba convertir, hilvanaba jugadas con clase, con buena técnica, en busca del ansiado Gol, aquel que eleva al cenit de la emoción al que lo convierte, de júbilo a los integrantes del equipo y de felicidad a los hinchas de este; es de conocimiento general que él se entregó con alma vida y corazón por diferentes lugares y diversos campos deportivos, demostrando su buen fútbol, defendiendo primero los colores del “Cahuide”, para continuar y culminar su ciclo de futbolista envuelto en su bicolor de verde y blanco de su querido “Tarapacá”.

Hoy en Febrero del 2009 al abrasarlo “con el mayor de los afectos, con el mejor de los cariños”, como dice una canción Ayacuchana, en circunstancias de la Yunzada del amigo de todos, el Folclorista Carlos Oro, me sentí transportado emocionalmente a Chiquián querido, Espejito del Cielo, y con conocimiento de causa del trajinar por los campos deportivos, por que defendí los colores del “Estrella Roja” del recordado Don Pascual Palacios, en mis inicios futboleros de los años 1969,1970; de la Selección de Fútbol del Glorioso Colegio Coronel Bolognesi en los años 1970,1971 y 1972; y del “Club Deportivo Cultural y Social Alianza Chiquián” en 1971 y 1972, conozco del trato y maltrato al balón de juego, sé del sacrificio y la disciplina que es necesario realizar en el desempeño de este deporte; es por ello estas líneas sinceras y justas a una persona como ACUCHO; soy de los que piensan que los homenajes y los honores se deben brindar en vida, como gesto de agradecimiento por las labores realizadas por aquellas personas relevantes que deben ser ejemplos para la juventud no solo Chiquiana, mas bien y ojala para todos los que lo conocen.Que Dios, nuestra Virgencita Santa Rosa, y nuestro hermano San Francisco, te colmen de bendiciones estimado Acucho, disfruta del amor de tu familia noble y estimada, y del afecto de todos los que te queremos, sigue llenándonos de orgullo por tus logros profesionales, y vive feliz.

Gratamente:

Juan José Alva-(Pepe Alva).
juanjosealva@hotmail.es



Lima, 5 de Febrero del 2009

viernes, 20 de febrero de 2009

A Mi Hermana Chole: Madre Chiquiana 2007


En este momento quisiera volver por la calles de Chiquián hasta el 51 de Sáenz Peña, allí, atravesando el zaguán de inmensa madera guarecerme de la lluvia, que con sonoras gotas de acompasados golpes a dúo con nuestro céntrico patio, aplaudan nuestra llegada. Correr alborozados hasta la pequeña y calurosa cocinita abrazarla a mamá y pedirle un lonchecito.

Y juntos con todos los hermanos, yernos, nueras, nietos y papá en su lugar de siempre, sentarnos en el comedor a saborear los platos, que hacia nuestra madre con los productos traídos por la abuelita Anqui, desde el valle de Yumpe. Los chicharrones de chanchos cebados en el corral vitaminizados con el suero de la quesería Meza. Luego beber la leche de Canelita y comer las tortas de maíz amasadas por mamá desde la madrugada en el horno de don Cuni, untados con el manjar blanco enlatados en tarros de nescafé. Y, juntarlos con tus platos de pescado o la pachamanca a la olla que aprendiste a hacer en Lima. Con todo eso en mesa, quisiera verte servir entre sudor y alegrías a todos y de manera especial a los invitados que bajarían del cielo para ese día estar contigo.

Chole. Ellos viven!!, viven con nosotros!!, ahí están!!, .....Escucha las especialísimas bromas de papá, los chistes en quechua del conchucano Beto y los ajetreos de Migo por ayudarte a abrir el vino o los vinos, ... ellos están con nosotros. Ellos viven!!.

Luego por la tarde irnos a gozar del fútbol de nuestros equipos queridos, no importa el Cahuide de Acucho o tu Tarapacá, total siempre estará jugando o tu hermano o tu hijo, no importa, pues igual está tu Chiquián, aquel que te vio nacer, que vio iniciarte en tus labores de docente, que permitió conocieras a tu esposo y engendraras a tus hijos que están vivos, ellos son tu esperanza, tu ilusión, pero también tus preocupaciones.

Querida hermana, hoy estamos aquí, para decirte que eres parte de nuestras vidas de nuestras costumbres, de las fiestas de Santa Rosa, San Francisco, el deporte, la iglesia, la Asociación Chiquián, el Club Chiquián, contigo están nuestros recuerdos que jamás serán completas sin tu presencia.

Feliz día hermana Chole
Feliz día madre Chiquiana 2007

Lima, 19 de mayo de 2007
Agustín Zuñiga Gamarra

martes, 17 de febrero de 2009

CALOLO AMIGO TE FUISTE SIN AVISAR


Hoy por la tarde leí la nota de Nalo y me estremecí cuando me enteré que mi promoción, Calolo, había emprendido el viaje sin retorno. La muerte nuevamente me sorprendió llevándose un amigo. Me dio tanta bronca y rabia que me sentí con deseos de retarla y agarrarme mano a mano en Jircán, a ver si podría driblear allí la bola en el cascajo como la haría yo. O, ir a Carcas como cuando ibamos con Calolo junto a nuestro profesor Anacho, y cruzar el rio Aynín debajo del puente, haber si nos ganaría en llegar a la otra orilla.

Te sientes tan poderosa que ingresas a cualquier hogar y sin advertencia nos dejas con vacíos irremplazables. Quisiera verte confrontándote con nuestro equipito de Javi, Efraín, Quique, Gela, Acucho y Calolo, y ver si allá en el coliseo de la Pre 351 te atreves a ganarnos. Te podría dar la oportunidad de hacer gimnasia en los columpios, barras y anillos ante los ojos del profesor don Jorge Bravo, no pordrías tampoco con nosotros. Menos si te atrevieras a enfrentarnos en matemáticas en nuestra aula de 5to año entrenados por nuestro querido maestro don Arcadio.

Ante tantas derrotas seguro te animarías a compartir el recreo con nosotros y reir de las ocurrencias de Calolo. Talvez estuviste presente en esas inolvidables mañanas en medio del bosque, granja y talleres, y por eso lo seguiste de cerca y finalmente te lo llevaste.

No se porqué la gente no te odia, no te detesta. Tú muerte no mereces nuestro aprecio, ni siquiera un homenaje por un héroe. Porque escoges a quienes mas los necesitamos y a Calolo nos lo quitas antes de darnos mas de su calidad, de sus ocurrencias, de su voz, de su impetu y afabilidad. Todo quedará en nuestro recuerdo, pero tan temprano se fue.

¡Oh muerte, te odio, te detesto!. Pero no vas a ganar y no te correrás a mis retos y pronto te encontraré en el subibaja del bosque, en la piscina de Shapash o en el billar de don Cali, y entonces no podrás escapar y te derrotaré, entonces nunca más mis amigos serán llevados sin aviso.

Hasta la vista Calolo

Lima, 17 de Febrero de 2009

domingo, 15 de febrero de 2009

Charles Darwin: 200 años vigente



Un hombre de ciencias no podría dejar pasar el día de hoy sin hacer algún homenaje por los 200 años del nacimiento del gran científico Charles Darwin (12-02-1809). Su solo nombre nos trae ideas conflictivas, a veces contradictorias y hasta blasfemas según la opción de la persona. Con él se relaciona la explicación del origen de la vida, la especie humana descendendiente de los primates, el cuestionamiento a la creación del hombre expuesta en el Génesis, o el arca de Noé. Por ello tenemos temor en tratarlo dentro de nuestra casa o en reuniones de amigos, mayoritariamente creyentes, debido a que siempre terminaríamos en confrontación entre los creacionistas y los evolucionistas. Y, no habría maneras de convencer al contrario. Como consecuencia su nombre ha pasado olvidado, casi proscrito, aun hoy en el 2009, a pesar de que existan muchas evidencias de la certeza de su planteamiento de la teoría de la evolución. No importa si eminentes científicos, biólogos, digan: “no se puede hablar de biología si no es bajo la luz de la evolución”, o que, “las pruebas de su validez son similares a que la tierra es redonda”. Estas opiniones no hacen mella en el público porque no habiendo intenciones en los medios de comunicación para difundirlas nadie se entera ni nadie los explica.

Pueda que no sea el temor en hablar sobre el gran científico, Charles Darwin, y su pensamiento, sino más bien, el respeto al derecho de creer, sentir y pensar de las personas y no caerles antipáticos ni petulantes. Así evitamos discutir y distanciarnos de los amigos, compañeros de trabajo o incluso familiares. Por eso de manera casi involuntaria dejamos en la oscuridad y casi en el olvido la obra de uno de los más grandes científicos de la humanidad, agredido, ridiculizado y despreciado como ninguno. Sin embargo tras 200 años de vigencia su teoría está más sólida que nunca: “descendemos de un mismo origen y las diversas especies surgieron por la ley de la selección natural”.

A pesar de eso en su propio país, Inglaterra, urbe de gran desarrollo tecnológico, casi el 32% de entrevistados optan por el creacionismo, mientras que solo el 20% por el evolucionismo y casi 50% por el diseño inteligente. Este retroceso de aprecio a favor de la teoría de Darwin, a pesar de las evidencias científicas, se debe principalmente por la forma como se presenta la ciencia y su relación con la religión , la educación y la vida cotidiana, o también, podría deberse a la proliferación de sectores fundamentalistas sea católicos, musulmanes o africanos.

Es cierto que esa realidad inglesa, no necesariamente se refleje en la sociedad peruana. Pero de alguna forma se observa, también aquí, la proliferación de iglesias protestantes, que han copado prácticamente la totalidad de los locales de los EXCINES y de las emisoras de radio a partir de las 11 de la noche hasta las 5 de la mañana. Y, recientemente el incremento de su presencia en algunos canales de TV de alcance nacional. En estos programas mezclan contenidos de la biblia con libros espiritas, todos sustentados en el creacionismo. Sus seguidores tienen mayor presencia en los sectores menos informados científicamente y en general en los sectores económicamente postergados. No pretendo buscar explicaciones sociológicas o antropológicas, sobres tales resultados, pero sí advertir que el olvido a Darwin, aun cuando las evidencias científicas de su teoría sean contundes es similar al olvido y postergación de la ciencia y tecnología en la educación y su escasa presencia en los medios de comunicación masiva de la sociedad.


Observamos que el ciudadano parece no reconocer en su entorno algún hecho de la ciencia que le haya significado mejora en su gestión profesional o vida familiar. Es decir que no necesitaría saber de biología molecular, ADN, mecánica cuántica, relatividad, células madre, mutación, genética etc. para continuar viviendo como lo está. Así la ciencia parecería no ser necesario en su vida. Pero en cambio sí le interesa, le parece atractivo, cuando ve en la TV cartomancistas adivinado el futuro de sus invitados, predicadores de sectas religiosas vendiendo felicidad en los cielos, como se venden terrenos de una invasión o leedores de coca por radio prediciendo si el hijo de una mujer aún no embarazada será hombre o mujer.
Es decir han ganado terreno en el momento actual, las emociones, las pasiones, los instintos como forma de responder las dificultades y conflictos de la vida diaria. Mientras que la razón, la explicación lógica, basada en evidencias científicas se han reducido a los laboratorios de los institutos de investigación dedicados a las ciencias naturales. Por lo que careciendo de espacios en los medios de comunicación, estos seres humanos habitantes de los laboratorios, no explican, no opinan, ni exponen sus ideas, sus métodos y sus puntos de vista en base a la ciencia. Con ello la opinión científica sobre los diversos temas fundamentales como el origen de la vida o de la tierra o del hombre, solo han quedado en manos de la religión, la improvisación y la fe. Tal vez estemos volviendo a la época de la proscripción de la ciencia y la razón en pleno siglo 21 por falta de información y educación científica.

Agustín Zúñiga Gamarra
Lima, 14 de febrero de 2009

jueves, 12 de febrero de 2009

Escuelita de mi Vida: La Pre 351




Cuando recuerdo mi infancia en los años 60 imagino las duras y gastadas carpetas de madera, el “block” de anotaciones y los cuadernos forrados con papel azul, etiqueta roja y “vinifan”, donde trabajábamos las tareas de los cursos “en limpio”. El único libro que portábamos eran las enciclopedias, Venciendo o Fanal, los usábamos diariamente. Estaban usaditos pero bien conservados, nuestros hermanos mayores los habían cuidado muy bien y con seguridad de nuestras manos pasarían a otras, por ello no nos permitìan anotaciones.


Con el ajado maletín de cuero que colgaba sobre nuestro hombro subíamos y bajábamos las pircas de las chacras, cuando en las guerras que a puro coyllumpi nos enfrentábamos en el bosque de don Martín Vásquez en Chiccho o cuando bajábamos a Shapash a través de enredados matorrales para un buen chapuzón. Los lápices, regla, borrador, que contenían los cuidábamos como oro, pues sabíamos de la “tanda” de las madres en caso los perdieses, a pesar de eso de vez en cuando los usábamos como arcos para los partidos de fútbol que en alguna calle iniciábamos.


La pizarra de cemento y color negro, yacía al fondo del aula, el pupitre del profesor a un costado, luego dibujos, cuadros, mapas, símbolos patrios y otros adornaban sus paredes, nuestra escuela era de las mejor acabadas en la ciudad, por no decir la mejor, su ventanas altísimas para nuestra estatura, solo servían, como debe ser, para dar paso a la luz en grandes cantidades, no para distraernos ni oír el bullicio de las calles. Allí en lo alto a casi 4 o 5 metros estaba el techo, los terrados se entrelazaban y se veían fuertes lo suficiente para darnos seguridad ante los estremecedores truenos y rayos de las abundantes lluvias de algunos meses del año. En la parte posterior del aula había espacio para improvisar ejercicios de teatro, cantos, depositar herramientas didácticas, hasta incluso montar un museo propio.


Las mañanas frías y desagradables de los lunes las iniciábamos con la entonación del himno nacional, en el patio donde todas las secciones formábamos en columnas, los mas pequeños desaparecíamos tras los mas altos. Con la voz afinada de profesores y músicos a la vez, como don César Figueroa y Oswaldo Vicuña, las voces de los pequeños gorriones escolares estremecían y alegraban a los inmensos cipreses y eucaliptos que adornaban los pasadizos, patios y el bosque de nuestra escuela.Aguardábamos el recreo con ansiedad, la campana a mitad de la mañana, anunciaba el ¡din, don! ¡din don! de la ¡Libertad!. Salíamos cual peces en el rio, directo al bosque a jugar el subibaja con árboles caídos, o a cazar arañas y alacranes desmontando las piedras de las pircas, o jugar un partidito Cahuide - Tarapacá o Alianza – U. De vez en cuando los encuentros eran tan competitivos que algunos volvían al aula con las narices coloradas y golpeadas o chinchones en la cabeza.


Con alegría iniciábamos en la tarde nuestras clases de carpintería, el profesor Quispe sabía que con esas enseñanzas alguno de los alumnos se ganaría la vida, por eso era muy exigente y meticuloso, lo mismo pasaba con Oshva en mecánica, metiendo carbón para la fragua, martillando el latón o soldando. En zapatería don Feliciano, cual abuelito, con paciencia y regaños nos enseñaba a preparar la suela, las estaquillas, los chinches, el cáñamo, pero mientras pestañeaba preparábamos “cocos” para nuestros falsos “chimpunes”. En industria, don Cástulo, nos estimulaba a conocer y usar los colores naturales de las plantas que luego se convertirían en tizas y acuarelas. En agropecuaria, don Crisólogo, nos incentivaba a atender a los pollitos en la granja y a preparar el compus, para abonar la tierra para el almacigo y luego llevar a la siembra y alcanzar la cosecha. El curso no acababa si no participabas de la venta de los productos en la feria del mercado y reforzar la cooperativa estudiantil.


Las clases aun no habían concluido al salir de la escuela, pues ante la cercanía de una actividad deberíamos preparar una obra teatral. Nuestras madres estaban avisadas que a la salida iríamos a la casa del profesor para ensayar, allí con la seriedad de actores calificados, cantábamos, declamábamos, día tras día, teníamos que volver a encantar al auditorio del teatro municipal, y poner nuevamente en alto el nombre de nuestra escuelita 351 tal cual lo hicimos en la excursión a Huari.


Hoy mientras leía los diarios sobre la educación y las opiniones de eminencias, expertas en enseñar en escuelas privadas de mucho dinero y capitalinas todas, recordé a mi escuelita, a mis profesores don Anatolio Calderón, Jorge Bravo y Arcadio Zubieta y a mis amigos Efra, Calolo, Milo, Quique, Gela y Javi chiuchis de entonces, hoy caminantes que nos alumbran con sus huellas en la tierra y el mas allá, con nostalgia, que no significa tristeza, por el contrario, alegría, alegría por reconocer y comprobar que en ese pequeño pueblo de Chiquián, tuvimos una primaria, revolucionaria en metodología de aprendizaje, y que hoy en Lima, los mas adinerados quisieran tenerla.


¡Si o no Javi, tú que desde el infinito ves todo, sabes que mucho valió crecer en Chiquián y estudiar en nuestra escuelita 351!


Lima, 17 de febrero de 2008

martes, 10 de febrero de 2009

Visita de Yusef: Esperanza y Alegría

A las 13:00 horas del 20-01-2009, vimos elevarse desde el Jorgue Chávez el avión que lo llevaba de retorno a mi sobrino Yuse a Campinas luego de pasar casi 30 días junto a sus padres, hermanos y familiares, las vacaciones del 2008. Él se fue a estudiar postgrado en julio del 1998 a la UNICAMP (universidad estadual de Campinas), luego de terminar maestría y doctorado en ingeniería electrónica se casó, y ahora reside en la pujante ciudad de Campinas, del estado de Sao Paulo en Brasil.

Recuerdo su llegada a esa ciudad cuando yo estaba concluyendo mi doctorado en física (en esa misma universidad) y los momentos que pasamos tanto en la ciudad universitaria, cuando me ayudaba a preparar mi presentación de la tesis controlando los tiempos mientras exponía, a modo de entrenamiento como también luego en el departamento preparando la comida o saliendo a comprar al mercado, las frutas, las carnes, los detergentes necesarios para la semana.

Él como muchos jóvenes se fueron a estudiar pero nunca mas volvieron. El Perú se ha convertido en exportador gratuito de talentos. Aunque ellos aman a su patria prefieren el extranjero, porque les dio la oportunidad de formarse a un gran nivel, luego alcanzar el soñado doctorado y finalmente tener trabajo. Seguramente su agradecimiento es mayor si además constituyeron un hogar y tuvieron hijos maravillosos.

Cierto es que quedamos tristes por su partida, pero en el fondo también estamos alegres, al comprobar que su presente es bueno y su futuro será mejor. Durante su estadía tuvimos tiempo para reír, comer, bailar y conversar. Motivó a que toda la familia volviéramos a encontrarnos tanto por navidad como por año nuevo, cosa que no lo hacíamos con frecuencia. En base a estas reuniones surgieron ideas de fortalecernos más como familia y tratar de emprender juntos alguna empresa, con lo que el futuro nos alcance mejor preparados y nuestros hermanos y sobrinos trabajen por una causa familiar.

En nuestra memoria quedará el baile de marinera, que siempre fue tu característica, como campeón de Trujillo en tu niñez, junto a Carlita la imagen presente de nuestro querido Miguelito, que nos adelantó intempestivamente. O la noche de billar en Pueblo Libre, donde volvimos junto a Nei y Joselín años de anécdotas, reímos y cargamos baterías de alegría como para soportar las vicisitudes que seguramente enfrentaremos.

Tu presencia nos ha devuelto tu imagen de joven correcto, alegre y cariñoso y ha permitido que la familia renueve amor y esperanza. Vuelves con nuestra bendición y espíritu para que sepas que adonde fueras estaremos junto a ti. Hasta la vista Yusef.


Lima, 20 de Enero de 2009

domingo, 8 de febrero de 2009

PISCO HÉROE DE LA INDEPENDENCIA




Agobiado por el sopor del verano llegué pidiendo tregua desde los pies a la cabeza. Y al fin te encontré diamante líquido, entre la esquina de Vivanco y San Martín, el letrero decía, Viñedo de Queirolo. No sé que mago hizo que tus mezclas llegaran al cenit de la perfección, sacio mi sed material pero también la espiritual, contigo el frenesí del diálogo se alcanza. El pensador taciturno perspicaz e inconforme encuentra sosiego. Hoy primer sábado de febrero es tu día, no eres el soldado de la independencia de los 1800, pero sé que contigo hurto el tiempo a mi permiso y me siento independiente de pensar decir y sentir que soy peruano, porque tú me hiciste triunfador en el siglo 21. De lejos eres el estandarte que nunca pudo ser el futbol. Hoy de goleada digo que somos mejor que Chile. Tus uvas quebranta se hacen cholo para darle sabor al pisco y limón inigualable. Hoy desde este barrio del distrito de Pueblo Libre Villa de los libertadores me entremezclo con ciudadanos que buscan lo mismo que yo. Nuestras conversaciones destacan tu calidad y todos nos sentimos más peruanos, sin decirnos de dónde venimos pareciéramos amigos de siempre. Unos piden papa rellena, otros escabeche de pescado, caucau, butifarra, huevera potages representativos y como acompañante al dignísimo pisco souer. Bajo tu compañía no sentimos necesario ser seguidores de Humala, García o Flores, somos afiliados al partido Perú. Cómo quisiéramos permanecer de por vida en este estadío de consenso y hermandad que tu benevolencia magnánimo Pisco nos conduce. Trasciende las fronteras tu amistad cuando turistas de cabellos dorados y maltrecho español sonríen posando en fotos del recuerdo, diciéndote en voz fuerte “buenísimo”. Se rinden a tu sabor y linaje. Ya han transcurrido tres horas, y no sé cuantos sorbos bebí pero saciado de peruanísima gallardía me retiré cuando la oscuridad parecía venir y desde la avenida Sucre subí al vehículo que me conducía a mi hogar no sé cuánto demoró porque el sueño me vino de pronto y viajé deleitándome en tu hermosa compañía embriagado de autoestima de ser peruano.


Feliz día 7 de febrero.

(Del espacio la Pluma del Viento y la voz del tío Vlady, del 08-02-2009 de radio independencia, entre las 6 y 7 am)

martes, 3 de febrero de 2009

Lo Que Vale el Hacer



Un domingo distinto me vino a suceder ayer. La mañana no comenzó bien, de inicio me di con la sorpresa de una llanta baja, dado que el repuesto era la que estaba puesta, ahora estaba con dos llantas bajas, su reparación me duró dos largas horas en medio del sol abrazador. Pero como la vida siempre se presenta bajo las dos caras de una moneda, no podía ser de otra manera, a lo feo del inicio le vino lo bueno.Por la tarde me di cita a la invitación de un talento bolognesino. Asistí al local del complejo de Huasta a una fiesta de inicio de los carnavales.

De pronto en el escenario apareció cabalgando un brioso alazán, surcando con destreza los cerros de Pancal, con su fusil al hombro, poncho de abano con rayas claras, sombrero y bufanda blanca, era nada menos que el mismísimo Luis Pardo. Que luego de bailar, apoyar al pobre y enamorar a las hermosas pastoras, cargaba con ellas surcando montes y cumbres, en esa arriesgada caminata por cataratas y flores de la cantuta terminó siendo atrapado y muerto por militares luego de pasar Cajacay. Como recordandonos su historia y el final de sus días nos cantó guitarra en mano:



En el pueblo de Cajacay
Soy el hombre más temible
Todos me llaman bandolero
Bandolero Luis Pardo
Por las cumbres, por las alturas
Voy andando perseguido
Perseguido como la vicuña
Para morir a balazos.
Hermanos donde están mis defensores
Para mí no hay clemencia
Para mí no hay consuelo
Si me han de matar
Que me maten ahora
Pero que me maten de frente.
Hay no sé donde anochece
Hay no sé donde amanece
Mi vida está destinada
Para morir a balazos.
Soy justiciero si señores
Justiciero de los pobres
Enemigo de los ricos
Cuando abusan de los pobres
(R. Salcedo)


Luego de verlo y saludarlo al legendario Luís Pardo en enero del 2009, tuve que reconocer que los hombres emprendedores, esos que nos hacen mucha falta en nuestro país y en nuestros pueblos, son de los que hacen y no necesitan de mucho saber. El paradigma del presente, del saber y no hacer, debe ser cambiado por el de haciendo encontrar el progreso en base al trabajo.

Las obras de los grandes hombres históricamente se han hecho con más sudor que inspiración. La obra de Carlos Oro se destaca porque le pone sentimiento, corazón y dedicación. Y sobre todo generando empleo, empleo en base a la industria cultural, cosa que es innovativa. Él sabe a quienes solicitar apoyo para culminar sus obras como este video que nos regala en homenaje al justiciero chiquiano Luis Pardo. Si todos tuviéramos las mismas agallas de emprender obras a pesar de las dificultades otro sería nuestra situación.

Por eso Carlos Oro, mereces felicitaciones, nos enseñas que para hacer videos no se necesita ser egresado de la mejor escuela de cine, así como para escribir no necesitas tener el rótulo de escritor, sino hacer y hacer que es la forma de desbrozar barreras y romper mitos.



La Pluma del Viento y la Voz del Tío Vlady
(Mensaje propalado en el programa de Vladimiro Reyes el dia lunes 02 de 10:40 a 11:40 pm)

Lima, 02 de Febrero de 2009