martes, 20 de octubre de 2009

UN REENCUENTRO QUE HACIA FALTA: FIESTA DE SAN FRANCISCO


Corríamos tras los becerritos o lechoncitos, a veces en la chacra, otras en los corrales. Teníamos que acompañar a las mamás a sacar leche o dar de comer a los chanchitos. Niños y niñas de la misma edad nos agrupábamos, para jugar en las esquinas débilmente iluminadas, hasta que las madres nos llamaban para cenar y luego dormir.



En los carnavales, la confrontación entre hombres y mujeres se daban entre contemporáneos. En nuestro caso corríamos con globos llenos de agua o con harina tras las niñas. Pero en muchas oportunidades caíamos en sus emboscadas y salíamos hecho sopa. También improvisábamos los corta-montes con ramas gruesas de arboles que traíamos del paraje pariantana, que no soportaban ningún machetazo, pero por ser niños no podíamos ir al bosque a traer árboles, nos contentábamos con estar juntos bailando alrededor de ese "arbolito" vestido de serpentinas. Imitábamos lo que hacían los mayores. Las casas eran amplísimas, por lo que unas veces plantábamos en la de Edi, otras en la de Macu o en la de Nina, siempre cambiábamos. Con la misma muchachada o niñada, compartíamos el ir a las misas de gallo, encargándonos a alguien de nosotros a despertarnos. Nuestros amigos (as) provenían de las cuadras, Sáenz Peña, 28 de Julio, Comercio y la calle de don Fabián Cano. Era el conocido barrio de Venecia. 

Esta vez con las mismas personas y también otras que por coincidencia y afinidad de edad o club o barrio o promoción nos encontramos en la fiesta de octubre de San Francisco (SF). 

Algunos nos veíamos luego de 30 años o más, otros luego de 1 año, desde la fiesta anterior. Así, esta fiesta de SF, se ha convertido en un verdadero TINKUY de los residentes de Chiquián en la gran Lima. En mi caso tuve suerte, porque mi grupo estaba constituido mayoritariamente por damas. Con ellas, recordamos nuestro pasado lleno de anécdotas, también hablábamos del presente, cada palabra era de motivación y estímulo, siempre adornadas de recuerdos.



Fotos y bailes fueron testigos de nuestro añorado encuentro. Sellamos en las pocas horas, nuestra amistad de siempre, mejorada por los años, que nos enseñaron a reconocer que los valioso que nos une, está en nuestra niñez, en nuestro pueblo, en nuestras costumbres, en nuestra cultura. Es decir en lo que fuimos que es más valioso que el transitorio diploma o título que hayamos alcanzado. No hablar de estos grados, nos hace más simples y más sinceros, cosa que no se encuentra en el común de las reuniones. 

Así, miramos más hacia nuestro interior, recurrimos al lugar donde yace lo más limpio de nuestra persona. Intercambiamos en realidad miradas de niños, que brotaban de nuestros ojos, mientras cojidos de la mano o huayllishando, nos devolvíamos los fallidos bailes cuando niños. 

Ahora, salíamos tras el Inca para bailar por las dos cuadras que rodean al Campo Sta. Luiza, en esos cortos 200 metros, representamos las largas cuadras de los jirones Comercio y Dos de Mayo desde Quiullán a Umpay, arrojándonos caramelos. La banda de músicos nos acompañaba de cerca, los briosos caballos conducidos por el Capitán y sus Acompañantes, esquivaban los lanzamientos que los de a pie le hacíamos.



Esos pequeños momentos pero entrañables, fueron la cereza que adornó nuestro encuentro. Reforzamos nuestra autoestima, la confianza en nuestra identidad cultural y afirmamos los valores de sinceridad y amistad que nunca morirán y que seguramente nos volveremos a ver el siguiente octubre. 

El fuerte sol fue el marco luminoso de esta alegría, que nos brindó la Fiesta de San Francisco de la Asociación Chiquián. Felicitaciones a los funcionarios y dirigentes.

La Pluma del Viento
Lima, 15 de octubre de 2000

A Nelita En Sus 25




Hoy día estoy en casa, recuperándome de la gripe. El malestar no me permite ver el computador, con comodidad, siento pesadez en la cabeza y la nariz medio quemante no deja pasar con tranquilidad el día en casa. Pero hay que soportar, ya pasará, es así la gripe. La loratadina, recomendación de Chole, que tomé ayer me calmó mucho los incómodos estornudos y fluidos. En medio de eso, siendo el medio día, prendí el computador y leí el mensaje de Uli, el siempre atento, especial, recordándonos de esta fecha y también, el agradable, correo-saludo de Nei.


En casa, Chole ya nos había advertido de los cumpleaños, cuando el domingo desde la radio por el programa de Tadeo, "Por los caminos de Chiquián y la provincia de Bolognesi", ella envió sendos saludos para Nelilta y Ame, al son de huaynitos con sabor chiquiano. De modo que los paisanos se enteraron del regocijo de la casa Zúñiga, donde Chole y mi mamá, tu adorada abuelita Luchi, te recuerdan y te envían muchos saludos, los mayores deseos por que estés bien, ellas a diario te recuerdan en sus oraciones. Confían plenamente en tí. No se cansan de contarme, de los grandes retos que pasas, y también exaltan, tus sentimientos de desprendimiento, solidaridad y sacrificio por los pobladores de la selva.


Yo, que cuando naciste, esperaba un varoncito, no puedo dejar de admirarte lo seria y organizada que eres. En eso, tu padre y tu abuelo, te dejaron sus huellas. Cosa contraria a mis costumbres, a pesar de mis esfuerzos. Recuerdo que naciste en 1984, estaba trabajando en el IPEN de la Av. Canadá, en San Borja, pendiente de la noticia, y con cierto sueño. Pues la noche anterior, cuando tu mamá le vino dolores de parto, nos comunicó a casa para llevarla al hospital, creo que subimos al escarabajo amarillo, con Chole, como a las 7 u 8 de la noche; las conduje al hospital del empleado, luego de estar algunas horas esperando en emergencia, entrada la noche, volví a casa. Me fui al trabajo, pidiéndole que me comunicaran la buena nueva. Así, en la mañana del 18 de octubre, recibí la noticia, -¡ fue mujercita!. Me repuse de la sorpresa y grité, ¡qué bien! Luego reconocí que llegó una hermosa flor a ese joven hogar, de Marco y Ame, y que su aroma, belleza y alegría, trascendió hasta nuestra casa.


Mi papá, Antuco y mi mamá, luchi, derrochaban alegría, cuando llegabas. Desde chiquita, la abuelita, haciendo lo que ella podía, te preparaba platitos de cuy, que ella criaba en la azotea. Pasabas de mano en mano, disputándonos el cargarte, no estábamos acostumbrados, pues los hijos de Nili y Chole, eran hombrecitos, así que fuiste la primera nieta, la primera sobrinita. Recuerdo verte sentadita en el escritorio del cuarto de mi papá, cuando te enseñaba a leer, con sus métodos cuajados en caseríos y distritos de la provincia de Bolognesi, luego nos contaba de lo inteligente que eras, – se parece a su papá. Cuando crecías, y te visitaba, a veces me sonrojabas cuando, sin incomodarte, contabas chistes colorados. Cosa que nunca me gustó. Menos de una niñita. También vuelve por mi mente, cuando venías a la casa, y en el comedor de Chole, nos reuníamos con todos los sobrinos, incluido Miguelito y los “extranjeros”, Yuse y Pierito, y les hacía cantar. Luego a los 10 añitos, nos enorgulleció, cuando ingresaste al Humbolt, colegio de mucho prestigio y de difícil ingreso.


De ahí para adelante no pude seguirte, con anécdotas que pueda recordarte, mis recuerdos son escasos, porque estuve siempre distante. Esa distancia, no solo es estar separados, por ciudades o regiones o continentes, también es estar distantes cuando no se hace llegar algún saludo, alguna palabra, así vivamos a solo un metro. Ni el trajín del trabajo, ni los kilómetros de distancia, debieran ser obstáculos para expresar nuestros sentimientos, nuestra preocupación, nuestro cariño, a todos aquellos que queremos, que somos parte de una familia, de un hogar. No esperemos que realmente, nuestras palabras nunca tengan respuesta.


Esta gripe, me ha permitido quedarme en casa, leer correos y escribir algo, ¡porqué no me da más veces la gripe!, para continuar escribiendo a todos los familiares que están distantes. También me permitió mirar de cerca a mi madre y hermana, que a pesar de sus pocas fuerzas, se sacrifican para compartir, mi gripe, trayéndome comida, agua y sobreponiendose al riesgo que corren si se contagian. ¿Porqué no podemos aún estando buenos de salud, hacer un alto para responder los llamados del corazón o los correos nunca respondidos?. ¿Porqué no aprendí a visitar a los familiares como mi padre lo hacía?. ¿Porqué me hice de mucho trabajo, o mucho estudio alejándome de los que amamos, a tal punto que terminamos en soledad?. Las respuestas, que la den los especialistas; me contento con escribirte Nelita, y sé que en tu confrontación con la vida, lejos de tu casa, te permitirá tener tiempos de soledad, necesarias, para evaluar, nuestras metas, nuestros caminos, nuestro relacionamiento. Así, aumenta más tu sabiduría.


Cuánta falta nos hace confrontarnos con nosotros mismos. Y compartir nuestros análisis con los más cercanos, es una manera de educar a los niños y jóvenes de la familia. Ellos también, como cuando fuimos jóvenes, tienen más dificultades de expresarse, ni siquiera con sus padres. Por eso aquellos que de alguna manera, surcamos vallas, irrepetibles, escribámonos, compartámoslo, es una cura, una medicina para todas las enfermedades. Paro por aquí, como guardando material para el próximo mensaje, espero que no sea hasta la próxima gripe.



Querida sobrinita, recibe en este tu 25 aniversario todo nuestro cariño y recuerdos, te saludamos desde Honorio Delgado, tu antiguo barrio de Ingeniería. Aquí con Chole y Luchi brindamos por tus éxitos y nos alegramos por ser como eres.




Hasta siempre




Tu tío Acucho

Ingeniería, 20 de octubre de 2009

lunes, 19 de octubre de 2009

Porqué el RP0 Vuelve a Colaborar con la Educación






Estudiabamos, por 1979, en las aulas del segundo piso, donde ahora es INGEMENT, en la cuadra 14 de la avenida Canadá, el primer curso de Maestría en Energía Nuclear. La mayoría de los estudiantes acabámos de estudiar nuestras carreras en diversas universidades de Lima y algunos departamentos. Nuestros estudios tenían como profesores mayoritariamente a especialistas argentinos, que ya tenian cierta experiencia en manejar reactores de investigación, pero poco en el diseño y construcción de reactores.


El soporte experimental de los cursos mas significativos: Física Nuclear y Física de Reactores, se realizaban en el reactor RPO, que se había puesto a crítico en junio de 1978. Los ambientes se habían construido no hacía mucho, tanto para cobijar el reactor como las aulas. El Perú, se iniciaba en un gran proyecto. El PLAN NUCLEAR INCA, que solo lo conocían las altas autoridades del gobierno militar. Nosotros, estudiantes de las universidades, deseosos de continuar estudiando posgrado y trabajar, vimos como una gran oportunidad iniciar nuestra maestría, en el IPEN. Nuestro ingreso se realizó previo examenes tomados por la Escuela de Posgrado de la UNI, a fines del año 1978.


Luego de la conclusión de maestría, fuimos a continuar estudios de ESPECIALIZACIÓN, encuadrados en el Proyecto Centro Nuclear de Investigaciones de Peru (CNIP) a Buenos Aires. Los casi 20, estudiantes luego de terminar la maestría pasamos a trabajar al IPEN, con caracter laboral de plazo indeterminado. De regreso por los años de 1982, en el IPEN coincidieron, profesionales especialistas en Física Nuclear, como Benjamín Marticorena y Modesto Montoya, posgraduados en Francia. Ellos desde oficinas dedicadas para la Capacitación, promovieron la creación de una Revista denominada INFORME NUCLEAR, con el fin de divulgar, difundir y publicar los articulos que se produjeran en el IPEN.


Así, los estudiantes egresados de maestría, y vueltos, luego, de pasar la Capacitación Específica de varios meses en diversos laboratorios de los Centros Atomicos de Constituyente y Eseiza, en la Argentina, comenzamos a hacer nuestros primeros artículos. Desde las áreas de Aplicaciones, Materia Prima, Seguridad y Reactor RPO, los profesionales jovenes que poblaban el IPEN, plasmaron sus primeros esfuerzos en artículos importantes. Desde algunas lugares de sudamérica pedían la revista. En el RPO, los especialistas en física de reactores, activación neutrónica, control del reactor y termohidraulica, culminaron sus tesis sea de licenciatura o maestría. En poco menos de 4 años, la revista INFORME NUCLEAR se convirtió en el bastión del Conocimiento Nuclear del Perú. Lamentablemente esta revista terminó muy pronto. De ahí habría que pasar muchos años, casi 12 años hasta que surgió lo que hoy se llama REPORTE CIENTIFICO anual. Este lapso puede explicar el porqué, en el IPEN no se acostumbraron a hacer publicaciones. La generación que en esos años, eran jovenes de 22 a 26 años hoy tienen un promedio de 50 años. Los jóvenes que han ingresado en el interin han bajado algo el promedio de total, que bordea los 44 años.


Durante casi 20 años, el RPO no ha producido ningun artículo, ninguna tésis, porque no se le usó para ese fin solo para hacer visitas. Sin embargo, allí está el recordado RPO, ahora a diferencia de los 1978, cuando los elementos combustibles eran tipo varillas, tiene elementos tipo MTR. El reactor RPO, puede todavía trabajar con solvencia, la obra civil, mantiene su robustes, solo faltan los alumnos universitarios haciendo sus trabajos como antes. Pero eso no interesaría, si el Perú, dispusiera de muchos laboratorios en las universidades para hacer experimentación en física nuclear o física de reactores o simulación en reactores.


Pero como la realidad nos dice que las universidades no tienen, entonces es lamentable que teniendo el reactor cerca a las universidades de la gran Lima, no se las use. En mi calidad de profesor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y a la vez también investigador en el IPEN, no solo tengo el deber, sino el deseo que esta instalación donde hice mi primer artículo publicado en INFORME NUCLEAR, de oportunidades a jóvenes universitarios y también extenderla para que los docentes de los colegios, pasen por este reactor y su Laboratorio Auxiliar, a hacer trabajos relacionados con Física Nuclear, Física de Reactores Nucleares, Instrumentación Nuclear, Activación Neutrónica, Proteccion Radiológica. Compartan con los investigadores de estas áreas, cómo realizan sus trabajos que luego son publicados en revistas, cómo se trata a las radiaciones nucleares, sus beneficios para la paz tales como: neutrones para producir radioisótopos para la medicina, agricultura, industria; energía nuclear pa generar energía limpia; saber como es la protección radiológica. El pequeño reactor nuclear RPO todavía tiene la nobleza de poder contribuir con la educación científica tanto de los estudiantes como de los docentes.


A usted lector, desde mediados del mes de noviembre, le convocamos a formar parte de los estudiantes o docentes o público en general, que han hecho experimentos para comprender mejor las radiaciones provenientes del núcleo de la materia

viernes, 9 de octubre de 2009

La Comida Peruana Orgullo y Paradoja




Este Perú, que se confunde entre los paises subdesarrollados, pero con débiles aspiraciones de parecer ordenado o desarrollado, se resiste a compartir sus archi-propaladas exitosas cifras de crecimiento económico, con los mas pobres. A pesar que el alcalde(s) mantenga la ciudad en jaque, abriendo calles intempestivamente, por meses y meses, dando la impresión de progreso y abundancia, los pobres siguen igual.


Pero cómo es que en medio de esta situación, el Perú, parece ser reconocido en el mundo, o al menos en América Latina, como el lugar de la BUENA COMIDA. Aquella, comida, que proviene presisamente de la gente mas pobre, de aquellos antiguos barrios de Lima, o de los lejanos distritos del norte costeño o del sur serrano.


Cómo y cuándo fue que nuestras madres y cocineras aprendieron a hacer maravillas con los productos peruanos. Nunca supimos que estos platos eran maravillosos, sino hasta que algunos tuvieron la oportunidad de comparrlos con los mejores del mundo. Paris, Roma, New York, México. Ellos abrieron la vista al pueblo, a decirles que lo que comen es muy bueno. Así, desde la sierra bajaron la diversidad de tuberculos para coronarse en los exigente hoteles 5 estrellas. Igual cosa ocurrió cuando llegaron desde la selva, el aguaje y sus frutos extraños, exóticos, para en esquisitos helados, iluminar el sabor de las mesas consagradas.



El hecho que se hayan abierto en diversas ciudades del mundo restarurantes con nombres peruanos, demuestran que la comida es realmente sabrosa. Ese reconocimeinto, que ha venido desde fuera, nos han hecho sentir a los peruanos orgullo de nuestra comida. Por eso ahora deseamos concurrir a los restaurantes a saborear aquello que llama la atención del mundo. Nos desplazamos largas distancias, hacemos tediosas colas, no importa, deseamos saborear comidas marinas, serranas, costeñas y selváticas, que llaman la atención al mundo.


Ahora, desde la televisión o radio, anotamos en nuestras agendas, las direcciones de huariques o restarurantes, campeones del ceviche, carapulcra, tacu tacu, lomo saltado, tamales, pachamancas y otros. Y cuando probamos los platos, ahora mas sofisticados, como la Ronda Fría, Mis Ceviches, Costa Brava, Risoto de Camarones, Tacu Tacu de mariscos, acompañados de diversas leches de tigre, en el Propiedad Privada, por ejemplo. Reconoces admirado, !si tienen razón!. !estos son platos deliciosos!. !El Perú es lugar especial para la comida!.


Pero, cuando tienes que pagar, te das cuenta, que son muy caros. Y, nuevamente la paradoja, las contradicciones del Perú en desarrollo saltan a la vista. Los dueños de las resetas iniciales, los domadores y cultivadores de sus frutos, es decir los pobres no pueden acceder a estos restaurantes. Si somos agradecidos con ellos deberían abrirse restaurantes de clase "gourmet" pero a precios de pueblo, ningun plato mas de S/. 12. Sería una manera de devolverles agradecimiento y valorar a la gente mas humilde, a aquellos que aprendieron a manejar nuestras tierras y producir nuestros productos nativos, verdaderas joyas que hoy son nuestro orgullo nacional.


Propiedad Privada, 08 de octubre de 2009

Las Colas y Mi Amigo el Cuadernito

Se puede estar tranquilo, en una cola de 30 o 35 personas?. La mayoría diría que no, que va, todo lo contrario. Pero no hay alternativa, así que aquí sigo. Sin embargo, algunos cuando saben que van a permanecer en colas larguísimas, llevan un periodico, y mejor si es el de lo mas barato, "el de china", pues terminada la cola la arrojan al basurero. Otros optan por contar el número de personas que ingresan por minuto, y luego cuentan el número de personas que los separan de la meta y estiman el tiempo que les falta por llegar. Este es el método que yo aplico en las colas cuando tengo que estar parado y me entretengo comparando mis baticinios, con un error no mayor al minuto. Así, fácil pasan los 25 o 30 minutos. La otra técnica que suelo hacer cuando me toca esperar, por ejemplo en un banco, en este caso como tengo un aciento, entonces recurro a mi amigo el cuadernito de pasta dura, y me pongo a escribir, el tema que surja, es mucho mejor que un periódico, pues no te ensucia ni la mano ni la ropa. Así mientras corren las letras y palabras con soltura y rapidéz los minutos pasaron sin sentir. Me toca la ventanilla 13. !Qué alivio!. !llegó mi turno!.
BCP, Joquey, Lima, 07-10-2009