sábado, 24 de septiembre de 2016

REGRESASTE PARA VIVIR

Entre la vida y el fin  
Hay un soplo, 
Un respiro es la diferencia.
Su cuerpito, tan pequeñito, 
Se parece ir, pero resiste.
Sus fuerzas internas, solas se debaten
Los de afuera miramos desesperados
No entendemos, impotentes, 
Llanto y desesperación nos invaden
Sus brazitos colgados se abandonan
En tu carita con ojos que se cierran
y mis brazos que te sostienen
Solo hay un modo de decirte no te vayas
Aún estamos aquí para ayudarte
Con el amor y desesperación incontenible.
Te extraje de tu boquita algún endemoniado ente
Que te impedía aspirar y vivir.
Y, con el aliento de todos que te dí
Volviste a llorar, estabas regresando.
Tu llanto prolongado.
Fue la alegría.
Habías regresado para vivir.
Vianquita te esperamos!!.

La Pluma del Viento
Lima, 23 de setiembre de 2016

Nota: Escribí esta nota en el auto en el Hospital Cayetano Heredia, mirando sin sentido la lucha por la vida.

No hay comentarios: