martes, 13 de diciembre de 2016

POR UNA EDUCACION DE CALIDAD Y LA MASA CRITICA DE INVESTIGADORES


Ayer la movilización por la educación también fue contra el autoritarismo de la mayoría del parlamento que representan a un partido sin credenciales democráticas, las mismas que fueron confirmadas en los mensajes internos de Instagram que se logró conocer.

No puedo dejar de dar mi opinión en mi muro frente a la situación, tan absurda que el APRA y el Fujimorismo han buscado, la censura del ministro de educación, a cambio de fomentar una educación universitaria de baja calidad, argollera y desmeritocrática. Con las consecuencias de engaño a los jóvenes estudiantes proveniente de las familias menos pudientes económicamente.

Se dice que el ministro es una persona prescindible, claro que lo es, pero si él no pide su renuncia, y ha trabajado bien, ¿por qué retirarlo?. Y, menos si lo pide un movimiento político caracterizado por la corrupción, desprecio al mérito y al trabajo, y poco democrático. En tal movimiento acaso se respeta el ¿grado académico?, ¿el empleo?, ¿la competencia meritocrática?. La respuesta nos dan sus máximos líderes.

En una reunión de colegas de posgrado con quienes nos habíamos pasado dos años leyendo, estudiando, sobre qué debería hacerse en gestión de la innovación, ciencia y tecnología, en una de las conversaciones fuera del aula tocamos el tema de “masa crítica”, entendiendo como el número de científicos que el país necesitaría, para tener esa capacidad endógena de calidad en investigación en cada área temática o especialidad.

Considerando que el termino masa crítica suele ser muy usado por autoridades sin precisar una cantidad, me resultaba muy subjetivo, especulativo y más bien “demagógico”. Me había formado en no aceptar que me digan “hace calor”, sino en saber “qué temperatura es”.

Así que un día tuve al frente a una de tales autoridades (presidente de Concytec) y  le pregunté: “cuánto es la masa crítica”. Naturalmente no me respondió. Así que me puse a buscar información más certera, porque en definitiva atrás subyace la pregunta central: ¿cómo hacer para que la producción científica del grupo tenga alcance mundial?.  Entonces a mis colegas Ivette y Luisa, les comenté de un artículo que estudió este tema (de la masa crítica), y les hablé de algunas cantidades (tabla adjunta) les interesó y aquí les comparto el artículo (“arquiv.org: https://arxiv.org/abs/1511.08367).

Entonces, ¿por qué no propugnamos tener ese número mínimo de especialistas en ciencias con el grado de PhD en las universidades e institutos públicos de investigación a fin de ser competitivos (disponer investigación de alta calidad)?. El hecho que hasta ahora no hayan considerado estas cantidades se puede concluir que: 1) Hay desconocimiento de los que conducen estas organizaciones o 2) saben de esto y lo hacen adrede para no tener una competencia calificada (tanto institucional cuanto nacional).

El número Nk, en el sentido de masa crítica, es que es el número mínimo debajo del cual es imposible alcanzar investigación de alta calidad. Por su puesto que en la práctica para hacer un trabajo de calidad puede ocurrir con menor que ese número sin embargo desde el punto de vista estadístico no ocurrirá. Y, por tanto este estudio tiene mucho sentido. Y consecuentemente busquemos al menos tener esa masa crítica en los institutos públicos y universidades. Se considera un grupo pequeño (menor a Nk), medio (Nk, 2Nk), grande (mayor a 2 Nk).


Tabla.  Índice de masa crítica para la investigación. (Elaborado en base a (Berche, 2015)).

 

Berche, B. (2015). Academic research groups: evaluation on their quality and quality of their evaluation. ArXiv., 1511.08367v1.

La Pluma del Viento

Lima, 13 de diciembre de 2016

No hay comentarios: