domingo, 5 de enero de 2014

MARÍA NUÑEZ DIAZ (MALY), NOS DEJO REPENTINAMENTE VIVE POR SIEMPRE



Con el corazón doliente, y la pluma cargada de lamento, comparto con ustedes esta nota, que representa en parte, el dolor que nos trae la pérdida de una persona querida, y amiga, de aquellas personas que tienen sabor a nuestro Chiquián, a nuestras nieves,  a nuestros prados, a nuestras costumbres,  a nuestra historia. Y eso es lo que representa la muerte de María Núñez Díaz. Maly.

Desde niña en su barrio Jircán vivió de cerca las emociones más sentidas de los chiquianos, como ver campeón a su equipo el Tarapacá en las competitivas tardes de la fiesta de Santa Rosa, o participar en las entradas  inigualables de agosto, cargadas de historia, a veces defendiendo al Inca en otras al Capitán.

Nuestras costumbres chiquianas, afincaron con fuerza en su corazón, de  adolescente y juventud, cuando estudiaba en el histórico colegio Santa Rosa de Chiquián, donde hoy como ayer su promoción, sus profesores, recordarán con emoción su alegría y amabilidad, en el aula o fuera de ella.

Con esa agitación y añoranza por su tierra, llegó a Lima, igual que todos nosotros jóvenes, a obtener mayores oportunidades de trabajo y estudio. Aquí en la capital buscó compartir su Chiquián que vibraba en sus sentimientos, uniéndose a las actividades del Club Chiquián, en los días de la madre, del maestro, de Santa Rosa, y  también en la Asociación Chiquián, en  las fiestas de San Francisco, al lado de nuestras costumbres, junto a su amado esposo, cerca de alguna banda de músicos, entonando Tarapaqueño Soy, o junto a la orquesta, huayllisando, al pie del árbol de febrero en carnaval, o en agosto al pie de los inmensos castillos.

Ahora que tan repentinamente nos ha dejado,  y mientras repaso sus recuerdos, no puedo retener lágrimas de nostalgia y dolor. Pero también reconocer que en medio de eso nos deja la enseñanza, de aceptar que en cualquier momento nos toca partir a cualquiera de nosotros, de modo que cuando nos reunamos demostrémonos el afecto que guardamos por cada uno de los amigos, sin reparos, pues tal vez sea la última oportunidad que nos veamos.
Ahora en estos momentos de soledad y vacío, nos queda aproximarnos a Faustino su esposo a sus hermanos, Amelia, Antonio, Fernando y sus hijos, Pepe, Miguel y Patrick, a fin de hacerles sentir que su dolor y consternación son los nuestros, y que estamos compartiendo cada minuto su pesar.

Y también decirles, sobreponiéndonos de alguna manera al momento, que con el tiempo la presencia de Maly, crecerá porque la recordaremos como fue siempre, alegre y solidaria, comportamiento que nos enorgullece y caracteriza al chiquiano.
Hasta cualquier momento Maly. 
Tú vives en nuestros corazones por siempre.

La Pluma del Viento

Lima, 5 de enero de 2014

(El audio del programa de radio de hoy domingo 5-1-2014)

http://www.4shared.com/mp3/qL2p3W7nba/Maly_En_Memoria_5en2014.html

No hay comentarios: