miércoles, 2 de abril de 2014

EL VIAJERO DON ALEJANDRO ALDAVE MONTORO



PRESENTACIÓN

Hoy tenemos la presentación del libro CAMINOS IMBORRABLES DEL VIAJERO: Acrósticos, Anécdotas y Crónicas de la Provincia de Bolognesi, del profesor don Alejandro Aldave Montoro que, consiste de vivencias, y del trajinar del autor por los diversos pueblos de la provincia de Bolognesi.

En todas sus líneas demuestra el cariño a la tierra donde nació que se extiende desde Chiquián hacia todos los distritos de la provincia. Está expuesta su vida desde el hogar, pasando por el trabajo, y su aporte en las diversas actividades culturales, características de nuestros pueblos. Su libro es inspiración y sabiduría, como él lo dice. En cada texto están presentes la familia, el deporte, la alegría, y la enseñanza.

En los acrósticos reluce creatividad y sensibilidad poética, en las anécdotas nos devuelve la vida del ayer en toda su magnitud, jalonada de un humor elegante y espontáneo. En las crónicas nos enseña caminos para entender el mundo y elegir atajos favorables. En este libro don Alejandro nos propone, una veintena de acrósticos, muy sesudos y precisos, 180 anécdotas, que es la parte esencial de la obra y finaliza con una docena de crónicas de la vida plenas de sabiduría.

Cuando me invitó don Alejandro para presentar la sección de anécdotas pensé en buscar algunas de ellas y hablar de  tales, pero eran tantas que creí mejor, describir la vida del autor, y adornarlas de algunas anécdotas, en la medida que ellas representan pasajes de su vida vertidas en narraciones breves, interesantes, casi siempre dejando algún mensaje, en medio del humor vivificador. El lenguaje en las anécdotas está en la forma tal cómo se produjo el evento, no escatima palabrotas cuando se trata de claridad.

El periodo de la mayoría de sus narraciones abarca los años  40 al 90 principalmente, por eso podemos rescatar diversos apelativos históricos que solíamos escuchar en nuestros padres y abuelos. Por ejemplo, algunos nombres que me causan especial interés son: Yana Huiru, Pishuco, Muchky, o Penko. Así que por el corto tiempo disponible comenzaré compartiendo con ustedes algunas de las más sabrosas anécdotas relacionados con Yana Hiuru y Muchky: “Panchoo Betoo, llamen a Muchkyi Valerio !Urgente!”. (pg 146) y “Muchky Valerio, !toréalo al barroso!”. (pg. 147). 

Ahora para los que acostumbramos a beber en grupo con una sola copa, es grandiosa la anécdota: “Ya pues Pishuco” (pg 52). Y, también no podía faltar el  histórico bar de Penko, al respecto  se encuentra la anécdota: “Don Penko” (pg. 107).

También hay anécdotas que descubren los porqué de algunos apodos, tal es el caso de, “Mi equipo se llama El Chileno”, (pg. 52) y el, “Miren Miren parece un muñeco”. (pg. 149).

En el deporte con la talla que tiene don Alicho, era ineludible que participara en el futbol, y escogió el difícil puesto de arquero,  a este respecto nos presenta una entretenida anécdota: “Señor Fiscal el Arquero Sabe lo que Hace”. (pg.130).

Es sabido que los maestros nos inculcan la virtud de la puntualidad, sobre este tema nos presenta una anécdota muy entretenida, y que para el autor le valió felicitaciones del editor de la revista Nueva Educación, donde se publicó, entre 1963-1964: “El mío con top de radio nacional”. (pg. 140).

Estas anécdotas son solo algunas de las  perlas de pura cultura Chiquiana y Bolognesina, que usted encontrará en este libro, poco usual en la literatura ancashina.

ORIGENES

Hace 84 años en Jircán, el barrio emblemático más musical y deportivo de Chiquián, nació don Alejandro Aldave Montoro. La música, estuvo en sus venas aun antes de nacer, pues su padre fue nada menos que el forjador de las bandas de músicos en la provincia,  de Bolognesi, nos referimos al histórico don Florentino Aldave Calderón, junto a esa sabia musical, la disciplina al trabajo y el amor a su prójimo, que hoy le admiramos,  fue forjada y alimentada por su madre doña Sofía Montoro Ramírez.

Desde niño no le atrajo el sonido fuerte de los vientos, tan reconocido en las bandas, sino la cadencia y dulzura del arpa, tanto que desde muy niño, alcanzó prematuramente un dominio total,  tanto que cuando cursaba el quinto de primaria dio un recital como solista en la escuela 351, por el día del indio,  para el asombro de sus condiscípulos y el deleite del director, también músico, don Cesar Figueroa Cuentas. Sus condiscípulos, Abel, Anatolio, Román, Gudberto, Fortunato y Policarpo, gozaron de los halagos que recibió su colega.

Pronto vino la edad de adolescentes, lo que los obligó a cantar bajo los balcones o zaguanes en serenatas románticas y estruendosas, sus voces resonaban como querubines salidos de aguas encantadas, haciendo las delicias de las jóvenes lisonjeadas y cólera hepática de los padres celosos.  Abel, Román, Anatolio y Alicho, conformaron un cuarteto de temer. Su dominio por la música y el canto lo acompaño para construir hermosos coros de 3 a 4 voces en los diversos lugares donde trabajó. “mi fuerte ha sido las canciones para los colegios”, nos declara con emoción.


EN LA EDUCACIÓN

Su incorporación a la educación, como docente tuvo que ver con sus dotes de músico y deportista, pues se había extendido su fama hacia la meca de la música ancashina de esos años, Huaraz,  donde reinaba el conjunto inmortal Atusparia, allí fue invitado para tocar con ellos, era como si a un bolerista le invitaran a integrar  el trio los panchos.

Allí con su arpa, don Alicho, dejó boquiabiertos a los asistentes a las actuaciones que hicieron con público selecto, entre ellos, estaba un gran educador, don Leovigildo Soria, quien después de verlo lo animó a integrarse a la educación. Recuerda con nostalgia la fecha cuando integrando la orquesta de docentes el 20 de abril de 1950 deleitaron en la clausura de la concentración con  el conjunto de educadores de Chiquián, con yaravíes, huaynos y valses: uno de esos integrantes fue  mi padre don Antonio Zúñiga en la  mandolina, y otro don Eleodoro Gamarra en el violín, claro don Alicho en el arpa.

Con todos esos antecedentes, don Alicho se inició como educador en Yamor, en ese cálido poblado recuerda que los recibió el director don Alejandro Núñez, de quién ha escrito una alegre anécdota de LAMPARITA SE LARGÓ. (pg 59). Donde don Alejandro no le gustaba que su apodo se lo dijeran fuera de contexto.

Como todo joven con talla, el deporte lo atrajo, su puesto, arquero. Recuerda con orgullo haber jugado con lo mejor de Chiquián, en Alianza, una defensa inigualable con don Pablo Vásquez  y Jorge Bravo, en Tarapacá estaban, nada menos que don Anatolio Calderón, y Gudberto Ibarra, como diciéndonos que los partidos eran bravísimos. De esa travesía deportiva, hay muchas anécdotas, rescato aquella del  “Señor fiscal el arquero sabe lo que hace”, (pg 130).

Una delegación cultural y deportiva de Chiquián hizo una gira a los pueblos del Callejón de Huaylas (Ancash). Tuvo éxito la presentación del drama LOS DOS SARGENTOS y en los encuentros  de futbol tres triunfos y un histórico empate. En Carhuas, frente a un equipo que parecía muy poderoso, lucía un uniforme deportivo brillante, con refuerzos de jugadores de Chimbote. Se inició el encuentro de  futbol, ambos equipos calentaban músculos y estudiaban al rival, a los 20 minutos un delantero carhuasino de  cabezazo con efecto rebuscador intenta meter el gol, el aquero atrapa la redonda con la mano derecha y hace una pirueta de costumbre, pasando el balón por la espalda y agarrar con la izquierda. Pero como la pelota estaba con mucho efecto topa la espalda del guardameta y se produce el autogol, ¡de lujo!, el suceso elevó los ánimos y la euforia aumentó rebosante en los hinchas carhuasinos. Don Pablo el fiscal de la delegación visitante, increpó con palabras subidas de tono al arquero por el autogol y la respuesta del arquero, de inmediato fue: “ Y, señor Fiscal, ¡por favor, tened paciencia, EL ARQUERO SABE LO QUE HACE”, a unos minutos del autogol, se presenta un viento con remolino avance tras avance la delantera aliancista insiste y finalmente se produce el empate, desde ese momento goles y más goles y terminó el encuentro por goleada 7 a 1 marcador favorable para Chiquián. Los carhuasinos a llorar al rio Santa. Mientras que el Fiscal y la delegación felices de  la vida a festejar el triunfo histórico comentando la pirueta del autogol de lujo del arquero Alichin.
Empero, la anécdota que no la ha escrito aun, es cómo pasó a jugar por el Alianza Chiquián, pues el primer equipo por el que jugó fue el Cahuide,  sin embargo, él nos narró lo siguiente: “una tarde en Jircán estábamos por iniciar el juego, de pronto, el capitán Tuntu, me llama, - Alicho sácate la chompa y entrégasela a Él”. Aun incomodo hizo lo solicitado. En eso desde la esquina contraria, don Fabián Cano, observó la escena, entonces ni corto ni perezoso, se le aproximo diciendo, “si se cierra una puerta se abre otra”, aquí en el Alianza te necesitamos”. Desde aquella vez, se ha hecho, el más aliancista de todos, siempre lleva puesto la chompa amarilla, a todas las reuniones deportivas que asiste.

EL MAESTRO

Su prestancia musical y deportiva, convencía en cuanto lugar visitase, de modo que su actividad educadora se complementaba bien con el sentir de la población. Así su recorrido como educador continuó desde Yamor, se trasladó a Aquia y de ahí hacia Acas, a la que llegaba en casi 15 horas de viaje, salía a las 3 de la madrugada para llegar como a las 6 de la tarde, previa estadía en chonta para comer los ricos fiambres que llevaba. De este lejano distrito recuerda a los apellidos de Valerio y Alejos.

Después de estos tres lugares, y habiendo transcurrido casi 5 años, se trasladó a Llámac, allí permaneció casi 16 años.  Por eso es que siempre ha estado identificado con este distrito que lo ha llevado en el corazón hasta hoy. Su Lima – chica, como él dice. Cuando le pregunté inquieto, porqués esa denominación, en principio pensé que sería por el clima cálido que tiene comparado con Chiquián, empero me respondió sonriente: “acucho eso porque nosotros tenemos nuestro Jr. De la unión, nuestro 5 esquinas, nuestra  iglesia San Pedro,  nuestra plaza de acho, nuestro colegio Nuestra Señora de Guadalupe, y también nuestro rió Llámac”, me descuadró su contundencia. Su mente es una infinita fuente de anécdotas, las 180 que aparecen en el libro han quedado todavía cortas, porque conforme conversamos, él va adornando sus explicaciones con alguna anécdota.

Su labor como educador en Chiquián se dio con el terremoto del 70, su esposa estaba en Cora, y él en Llámac, cuando viajaron a Chiquián, se le encargó la dirección de la Escuela de Aplicaciones de la Normal Mixta, en medio de aulas prefabricadas alojadas en el estadio de Umpay, allí montó la banda escolar, pero con una innovación, incorporarles los instrumentos gigantes de viento, para ello pidió prestado a su padre. Esto lo recuerda con mucha emoción, porque eso le permitió, entonar sus propias canciones especiales para escuelas del cual él dice: “es mi especialidad”.

La vida que nos narra don Alicho, es la característica del maestro de aquellos tiempos, la de nuestros viejitos,  por cuanto eran  verdaderos  líderes, en todos los ámbitos: deportivos,  culturales, y sociales,  en su análisis don Alicho, nos dice: “éramos entregados al pueblo, ejemplos de puntualidad, trabajo honesto, y permanente capacitación”. Efectivamente por eso nuestros  grandes maestros son recordados con aprecio y agradecimiento infinito siempre.(Anécdota de puntualidad: El mio con top de radio nacional. Pg. 140).

LA POLÍTICA

Ayer, como hoy los políticos, causan escozor, pero a veces tienes que participar, y aunque somos como Aristóteles nos dice, “zoon politikon[1]” (animales políticos), algunos aun detestándolos, participamos, sea porque se dio la oportunidad o porque caemos de casualidad. Don Alicho, en su vida, también asumió cargos políticos, como fue el caso de subprefecto de la provincia de Bolognesi, por un corto periodo de un años, 1999 a 2000. Desde este cargo volvió a visitar todos los 15 distritos, antes más joven ya lo había hecho cuando eran 23 los distritos. En mis años, me he demostrado, que soy viajero, porque “el objetivo de un viaje es solo el inicio de otro viaje”.  Este viajero empedernido, no hace sino ratificar a A. Machado, que,  “caminante no hay camino,  camino se hace al andar”.  En este sentido don Alicho es un viajero que abre caminos, por loq eu le seguimos debemos transitar con mayor facilidad.

LA FAMILIA

Pero lo que sacude el corazón y debilita la voz clara de don Alicho, es cuando hablamos de su familia, cual poeta y gladiador a la vez,  evoca con dulzura y fortaleza a su amada esposa, doña Luisa Amina Rayo Minaya,  con ella formó su sagrado hogar, como él lo llama, junto a sus 5 hijos, José, Maly, Jesús, Simón, y Hugo, son su adoración e inspiración, hoy, algunos están en los estados unidos y otros en Perú. La  nostalgia enrojece su vista, y unas lágrimas asoman en la pupila  cuando habla de su hijo mayor prematuramente desaparecido, pero tiene reconforto cuando sabe que ahora él comparte con su madre el altar celestial. Su emoción cambia para demostrar alegría, cuando recuerda su boda, y la despedida a su viaje nupcial, frente a sus familiares y amigos, don Alicho y su joven esposa, deleitaron a sus amigos y familiares, cuando en dúo arpa y acordeón, entonaron hermosas piezas musicales que emocionaron a los presentes hasta las lágrimas. Sin duda, había nacido un hogar de amor a la música, como que posteriormente, constituyeron el conjunto “Sinfonía de Hogar”, con sus hijos: Alicho (arpa), Esposa (mandolina y canto), María y José (guitarra), y Simón y Hugo (otros). Aquí tomo parte de un acróstico, de la pg. 179, “En memoria de mi amada esposa”, Amina:

Abnegada esposa mía y madre de nuestros queridos hijos
Muy temprano fue tu partida dejándonos en un valle de lágrimas
Ilusionados caminamos en esta vida pasajera siempre unidos
Ni entre sueños habíamos imaginado en sorpresas trágicas de
Aquel 25 de junio de 1995 que el Happy Birthday se tornaría en duelo y llanto

LOS CONJUNTOS MUSICALES

Cuando hablamos de conjuntos musicales don Alicho tiene en su historial, haber integrado varios, desde el primero, denominado Juan Sánchez Dulanto, que tenía como cantante al mejor vocalista de Chiquián, a don Bernardo Escobedo Bellota, y también a la recordada y admirada vocalista doña Evita Alvarado,  y por supuesto también se contaba con la voz de su esposa.  Otro conjunto histórico fue Melodías de Chiquián, que exhibía al mejor vocalista vivo, el inigualable Oshwa Vicuña, este conjunto se representó en diversos programas de TV en la capital de la república, para deleite de los residentes ancashinos, bolognesinos y chiquianos en la capital. Sin embargo, muchos de nosotros lo identificamos a don Alicho, como el gran ejecutor en arpa de las danzas típicas chiquianas, como los Jijas, pero él fascina cuando acompaña a los Diablitos de Chiquián, precisamente, con estas danzas, deslumbraron en los teatros Segura y Felipe Pardo y Aliaga. Como ven estimados amigos, se trata de una vida entregada a difundir la música de nuestra tierra, Bolognesina y Chiquiana.


LAS CANCIONES

Mientras acompañaba con el arpa a conjuntos, también se dio tiempo para escribir canciones distintas a las relacionadas con los Himnos Escolares,  algunas las recordamos como: Cordillera Blanca, Madre Mía, Eucalipto, Arriba Llámac.

EN LA RADIO

Actualmente a don Alicho lo tenemos todos los domingos en radio independencia en el programa Por las Rutas de Chiquián y la Provincia de Bolognesi, en co-animación con don Víctor Tadeo,  esta es la versión de Comunicador Social, que tiene sus antecedentes en Chiquián, cuando en los años de 1973, trabajando en OBE del Coronel Bolognesi, crearon la Radio Magisterio, con parlantes puestos en los postes de luz eléctrica. Esta actividad  de comunicador se consolidó cuando jubilado llegó a Lima, donde encontró a su sobrino Carlos Aldave  ya director de un programa, y en Lima se vivía un ambiente con presencia de otros programas comandados por don Gregorio Gamarra y Víctor Tadeo. Tras algunas participaciones en el programa de Carlos, finalmente quedó comprometido con Víctor, en 1986, y continúa hasta hoy, nada menos 28 años. Todos los domingos, don Alicho, con su voz suave y nítida, nos convoca a vivir noticias de Chiquián, Bolognesi, de los residentes en la capital sus actividades y onomásticos que nos convoca a mantener nuestra esencia, basada en la cultura.


EL ESCRITOR

Hoy,  nos reúne la presentación de su nuevo libro, por ello es natural saber cómo surgió la vena de escritor y desde cuándo. Él nos confiesa que, desde muy joven tuvo la costumbre de anotar todo lo que ocurría en su entorno, pero la escritura y difusión pública, se presentó con motivo de exigir a sus estudiantes  composiciones de los paseos y/o excursiones que se realizaban con mucha frecuencia, además: “al pedir a mis alumnos las composiciones, el primero en hacerlo debía ser yo”, nos comenta. Y, continúa, “recuerdo con especial alegría las composiciones tras las excursiones a Cuzco y Cajamarca, con fotografías y todo”. Y, como ya le había gustado tomar notas, y escribirlas presentó algunas anécdotas a la Revista Nueva Educación, que se publicó entre los años 1963 – 1964, allí le publicaron algunos, por los que recibió felicitaciones del editor. Su trajinar por la escritura, nos muestra que la única fórmula para aprender a escribir, es escribiendo, y cuando ella se práctica permanentemente se convierte en un hábito, en un hermoso hábito que deja huellas. Aquí, presentamos dos anécdotas, una publicadas en la revista mencionada: EL MÍO CON TOP DE RADIO NACIONAL DEL PERÚ (pg. 140).  

El 24 de junio día del campesino, todo estaba preparado con anticipación, la ceremonia, los bailes folklóricos, la parte deportiva, el ingreso al plantel de acuerdo al horario 9.00 en punto de la mañana para el personal docente, aquel docente que llegaba retrasado su raya roja, aquí viene lo bueno: el director usaba su reloj de acuerdo al TOP DE RADIO EL SOL. El docente que llegó minutos después recibe la amonestación, aun el personal estaba todavía en la dirección del plantel, haciendo uso de su derecho, el profesor pide la palabra y manifiesta: Sr. Director injustamente me amonesta, con el respeto que se merece invito a Ud, y a los colegas ver la  hora en sus relojes, todos tenían las 9.00 am, solo el director tenía 3 minutos adelantado, ante esta realidad la autoridad escolar pidió disculpas al personal  dijo “mi reloj está con top de radio el sol”,  y el profesor contestó, “el mío con top de  radio nacional del Perú la hora oficial peruana”. Comentarios, por lo bajo, risas y  risas,   desde entonces todo es armonía, no amonestaciones y no más raya roja.
Y, otra una recopilación, se trata de: PANCHOO, BETOO, llamen a Muchky Valerio ¡urgente!. (pg. 146).

Cierto día Yanahuiru viaja con acémila a un pueblo cercano, en el camino sufre un accidente, se disloca el tobillo, y lo llevan  media vuelta a Chiquián, llega a su centro de trabajo, pálido, nervioso, con mucho dolor, no podía ni pararse, desesperado llama a su personal. ¡Panchoo!, ¡Betto! De prisa por favor, llamen a Muchky Valerio ¡urgente!. Me disloqué el tobillo ya no resisto este dolor. Luego de un rato, llegó Muchky con sus hierbas medicinales, tablillas, vendas, ron de culebra y alcohol. Le da una atención especial, y luego de un grito retumbante de Yanahuiru, una sola curada y punto. Yanahuiru convencido del trabajo del curandero, dejando a un lado el orgullo, le agradeció y reconoció el talento del mejor huesero de la provincia. Desde aquella fecha, el Dr. Yanahuiru recomendó a pacientes con fractura o dislocadura para que llamen a Muchky Valerio, porque decía que era un hombre capo y generoso en la materia. En el ambiente no se hizo esperar el comentario popular y adiós el orgullo y la vanidad, que pronto se evaporan (anécdota proporcionada por la Dra. Teodora Damián Aldave).
EPILOGO

Hemos hecho un pasaje muy somero por la vida pública de don Alejandro Aldave, el autor del libro que estamos presentándolo hoy, y de ese pasaje, surgen muchas enseñanzas, que deberíamos ponerlas en práctica permanentemente, en nuestros pequeños poblados de Bolognesi y del Perú:

1)      Los valores y potencialidades provienen principalmente del hogar, es ahí al lado de los padres, donde se construye el cimiento para encarar la vida, independientemente de si hay dinero o no, lo que engrandece es el amor familiar y el aprecio a la cultura de tu pueblo.

2)     El deporte y el arte, son fundamentales para crear y formar la mente sana en cuerpo sano, y que son herramientas valiosas en el recorrido de la vida, que facilitan el camino a lograr objetivos, sea en el ámbito profesional cuanto social.

3)     Tenemos que reconocer que los maestros en el interior del Perú, han sido y algunos son, verdaderos líderes sociales, que promueven el desarrollo integral basados con lo más valioso que es el intangible cultura. En este rubro Chiquián, se alza como una de las fuentes principales de maestros cumbres en el departamento de Ancash. Eso subraya la denominación de  Chiquián Cultura.

4)     Necesitamos fortalecer, impulsar  y promover la presencia de las actividades culturales como esta noche, pues la gran concurrencia presente hoy, y como también ocurrió, en otras realizadas no hace mucho, nos demuestra que añoramos este tipo de eventos y que siempre estuvieron en nuestra perspectiva y memoria. Por ello felicitamos al Club Ancash esta apertura a la cultura y la importancia que se está dando a este tipo de actividades. Seguro que con esta política vendrán muchas producciones culturales, siguiendo el ejemplo del profesor Alejandro Aldave.

5)     Bienvenida la producción musical que se está perdiendo y que no debemos permitirlo, de ahí las canciones que don Alejandro nos presenta es un aporte muy valioso a la preservación de la cultura Chiquiana y Bolognesina. Este aporte tiene que ser valorado en la dimensión del esfuerzo y del ejemplo. El primero, porque realizar una obra de creatividad y recopilación, es de un esfuerzo inmenso y prolongado, pero también es un ejemplo, que él a sus 84 años siga vigente, eso nos obliga a seguir sus pasos. Es en  esa dirección que, su libro debe llevarse a todos los lugares de la provincia, para convertirse en ejemplo y también para utilizarse en las escuelas como fuente de libretos en la realización de representaciones teatrales.

6)     Finalizo haciendo un llamado a las instituciones públicas o privadas, a los gobiernos provinciales y regionales a posibilitar fondos pro financiamiento de producción cultural como libros y/o revistas, pues tienen un costo que muchos no pueden cubrirlos. Necesitamos no solo el vaso de leche para alimentar el cuerpo, sino también necesitamos letras y números para alimentar la mente y el espíritu.

La Pluma del Viento
Lima, 4 de abril de 2014









CHIQUIAN CULTURA
POR LAS RUTAS DE CHIQUIÁN Y LA PROVINCIA DE BOLOGNESI
EL ZAGUÁN DE ORO PUQUIO

NOTA: Este es mi presentación que expondré en el Club Ancash como parte del programa.



[1] El significado literal de la misma es: "animal social" o más específicamente "animal político", y hace referencia al ser humano, el cual a diferencia de los animales posee la capacidad natural de relacionarse políticamente, o sea crear sociedades y organizar la vida en ciudades.

No hay comentarios: