lunes, 10 de septiembre de 2012

LAS DOS CAPACIDADES: ORGANIZACIÓN Y TRANSFORMACIÓN

Aspirar a la INCLUSIÓN y DESARROLLO SOSTENIBLE, en un distrito, provincia, region o paìs, exige disponer dos capacidades: Capacidad de Organización y Capacidad de Transformaciòn.

La CAPACIDAD DE ORGANIZACIÓN responde a la inclusion, porque se trata de resolver los problemas de manera colectiva, no basta resolver el problema individualmente, ese no es el reto, el reto està en resolverlo colectivamente; la colectividad debe participar en la soluciòn. Para eso se require fortalecer las organizaciones, y por tanto empoderar a los líderes naturales, aquellos que tienen representatividad y credibilidad, demostrada en su ejemplo de vida, su presencia es mucho mas importante y duradera que las autoridades designadas conyunturalmente.

Formar líderes debe ser una responsabilidad de toda la sociedad: principalmente de la Educación. Pero estos líderes deben aspirar a ser positivos, no líderes negativos, como Hitler o Guzmán. Ese liderazgo positivo tiene que apuntar a fortalezer la democracia, a facilitar la gobernabilidad eficaz. Estos líderes se soportan en la autoestima, identidad y valores. Desde la niñez tenemos que estar convencidos de nuestras capacidades, sincerarnos de nuestras fortalezas y debilidades, debemos aprender a no cubrirnos de caretas. Sin autoestima, los lideres tienden a ser negativos. El lider positivo reconce su identidad sabe el significado de su gastronomía, plantas, danzas, música, tecnología, y al comprender los estima, ama y lo defiende. El líder positivo debe construir su ser y hacer en valores,  que  le dan sentido a su vida y obras. Sin valores entonces el líder claudicará rápidamente y devendrá en negativo.

La segunda capacidad es la CAPACIDAD DE TRANSFORMACIÒN, que está relacionada con el desarrollo sostenible, su significado tiene que ver con el futuro, asegurar que nuestro bienestar no puede construirse a costa de hipotecar o destruir el habitat para las futuras generaciones. Si bien es cierto que para que haya desarrollo tiene que haber crecimiento económico, este no puede ser a costa de destruir el medio ambiente por ejemplo. La capacidad de transformación se refleja en la capacidad que dispone tu localidad para usar el conocimiento y crear, o mejorar los productos y/o servicios de manera que aseguremos la vida en la tierra.

No  es sotenible el crecimiento económico basado solamente en la venta de materias primas. Necesitamos pasar de una economía extractiva primaria hacia una economía del conocimiento. Por eso es necesario fortalecer la ciencia y tecnología  (CYT) de la localidad, de la region y del pais. Una magnitude estimada como minima es dedicarle el 1% del PBI, en actividades de CYT.  Para fortalecer la capacidad de transformación, necesitamos que la educación produzca esos conocimientos, una educación sincronizada con las oportunidades, y ventajas comparativas de la localidad, para así convertirlas en ventajas competitivas. 

Por ejemplo, en Chiquián, Aquia, y Huasta,  se observa grandes extensiones de antiguas chacras productivas,  hoy están cubiertas de kikuyo, practicamente no se siembra nada. Entonces las universidades y sus tareas de investigación deberían orientarse a resolver este problema, por ejemplo utilizando biotecnología en lugar de sustancias químicas.

La falta de interés de las universidades limeñas, con los problemas del interior de país, se demuestra que  luego de casi 50 años no hay solución. La educación no está sincronizada con el desarrollo sostenible y la inclusion. Ambas deben ir de la mano, de otro modo el crecimiento económico actual, pasará y volveremos a la pobreza igual o peor que antes. 

La Pluma del Viento
Lima, 9 de setiembre de 2012


1 comentario:

Antonio Prado Cuba dijo...

Cucho,
Interesante la nota. Las universidades de la region y los propios gobiernos regionales, provinciales o distritales deberían buscar la solucion a los problemas en su zona de influencia. En cada municipio debería haber una oficina de Apoyo Tecnológico (o como se llame), estoy seguro los hombres de ciencia coterraneos o profesores jubilados la asumirían gratuitamente.