domingo, 30 de diciembre de 2012

PLANIFICACIÓN DESDE EL INICIO DEL AÑO

En esta última semana del mes de diciembre y en los primeros días de enero del próximo año, se unen dos grandes fiestas la navidad (que ya fue) y el año nuevo (que ya viene). Son varios días de fiesta, por ejemplo, los empleados públicos volverán a trabajar recién el próximo miércoles. Al sábado y domingo se han unido el lunes y martes. Para la navidad, también, hubieron igual número de días de fiesta.

Nuestra costumbre hace que estas dos fiestas sean las más esperadas, tendemos a derrochar lujuria, gula, soberbia y sobre todo tiempo. Nuestra cultura nos señala ese modo de proceder, estas son fiestas de exagerado CONSUMISMO. Nos vanagloriamos de asistir a las fiestas donde nos permitan libar hasta el amanecer y terminamos descansando gran parte del día 1 de enero. Casi somnolientos con sonrisas mecanizadas de robots insensibles volvemos al trabajo nuevamente los 365 días siguientes

Así han sido todos los años. El sistema nos ha convertido en piezas de una maquinaria calculadora que nos deja “pseudolibres” los fines de semana. Donde no hay tiempo para pensar, conversar, compartir ideas, reflexiones, no nos dejan ser “seres humanos”, el poco tiempo en casa lo consumimos anestesiados por la TV, somos zombis en nuestra propia familia. Si rechazamos todo eso, ¿qué hacer? , esa es la pregunta que les propongo resolver.

En primer lugar debemos reconocer que nuestra cultura, nos ha moldeado para mirar solo el corto plazo, “la siguiente fiesta”, la palabra PLANIFICACIÓN DEL FUTURO no existe, está ha sido monopolizada por las grandes empresas y los países desarrollados. Los obreros, los empleados, los asalariados no fuimos “programados” para eso, así nos enseñaron, así vivimos. No tenemos la CULTURA DE LA PLANIFICACIÓN, no estamos acostumbrados a mirar a largo plazo, a construir el futuro, solo lo esperamos deseándonos buena suerte, o recurriendo al horóscopo o al astrologo charlatán mas pintón de la TV.

Por ello la solución para ser más humanos y más autores de nuestra vida. Es practicar la PLANIFICACIÓN, utilizar estos días de fiesta, para construir nuestro PLAN ESTRATÉGICO PERSONAL O FAMILIAR, utilicemos parte de las horas libres de esta fiesta de fin de año en PLANIFICAR, cuyo significado único es IDENTIFICAR OBJETIVOS y diseñar el CÓMO ALCANZARLOS.

La metodología nos enseña a comenzar por el DIAGNOSTICO (evaluar el entorno interno y externo, identificar las oportunidades, amenazas, hacernos un examen de nuestras habilidades y debilidades) . Luego le sigue el planteamiento de OBJETIVOS ESTRATÉGICOS. Aquello que debemos hacer y cuando, estas se convertirán en nuestras METAS. Les aseguro amigos que si volvemos al trabajo con este ejercicio realizado, vamos a retornar alegres, animados, con nuevos bríos, porque cada día lo tendremos planificado, y sabremos a donde ir, de lo contrario volveremos al trabajo, con desgano, cansados, como si fuéramos a llevar un carga indeseable.

Para finalizar queridos amigos les agradezco habernos permitido compartir alguno minutos, algunas ideas, en nuestro espacio el Zaguán de Oro Puquio, y que comencemos el siguiente año, construyendo nuestro futuro. Pensando que no estamos solos y que sin la familia y sin la tierra, la vida sucumbirá, evitemos eso planificando, cuidándolos.

Feliz año 2013.

La Pluma del Viento

Lima, 30 de diciembre de 2012



No hay comentarios: