domingo, 27 de octubre de 2013

LA VALÍA DEL ESCEPTICISMO






La joven tesista, Joselyn Bell, de la Universidad de Cambridge, tuvo una noche especial en 1967, ella  insistía en revisar los datos, las comprobaba, una y otra vez. Y, el resultado de la señal se mantenía: 1.3373 s de duración, que se repetía cada 0.04 s, y las mismas coordenadas celestes de 19:19.21 grados de declinación. Su director de tesis el profesor Anthony Hewish, la miró con asombro, no había dudas era una señal de radio que provenía del espacio con una regularidad imposible. 



Pero, siguiendo la cultura del medio, se les pasó por la mente la pregunta: ¿será una señal extraterrestre?. Porqué no, se respodieron, entonces, que tal el nombre LGM-1 (Little Green Man: Pequeño hombre verde), de acuerdo se dijeron, es entretenido, y las iniciales suenan a grandeza. Sonrieron y el trabajo continuó. 


A diferencia de otros resultados parecidos,  en Rusia, en 1961, los funcionarios salieron a hacerlo público, y decir que habían obtenido una señal, periódica, que sería la primera señal clara de una civilización extraterrestre, empero esa pompa del anuncio se les vino abajo meses después y tuvieron que desdecirse considerando que se descubrió que la señal, mencionada era proveniente de un QUASAR. 

Por eso, Anthony y Joselyn, conocedores de esa experiencia, casi mordiéndose las ganas de salir a la prensa, prefirieron mantenerse en la investigación y buscar explicación, en medio de sus dudas. Permanecieron en el trabajo gracias a su ESCEPTICISMO, tenían que persistir. Finalmente encontraron la explicación del fenómeno, se trataba de ondas de radio procedentes de una ESTRELLA DE NEUTRONES.


Una estrella de neutrones es la muerte de estrellas inmensas que luego de explotar como una supernova, terminan contendiendo solo neutrones, pues perdieron casi el 90% de los electrones y protones. Estas estrellas de neutrones son del tamaño del monte Everest (10 mil metros), pero tienen una masa de casi 10 soles.


Este descubrimiento y explicación, le valió el año 1974 el premio nobel de Física a Hewish, pero no a Joselyn.


Esta historia la traigo como el ejemplo de la ACTIVIDAD DEL CIENTÍFICO, del método que ellos practican, donde se DESTACA la duda, el escepticismo como fuente de búsqueda del conocimiento de la verdad, es el recorrido de la ciencia. Esta ciencia que se ha convertido en la mejor herramienta del intelecto humano, en tratar de comprender el universo que nos rodea.


Gracias a este escepticismo, y a actuaciones como la historia expuesta, permiten que la humanidad, sepa algo más. 


Este escepticismo está en el interior de cada uno, no aceptamos a ciegas, cuando alguien nos quiere vender un producto, o el diagnóstico de un médico, tratamos de compararla con otras opiniones de profesionales de la misma rama.


Este escepticismo no debemos cortarla, por palabras de alguna autoridad, o revelaciones, que también es una forma de la autoridad. Pues de hacerlo estaríamos renunciando a lo que los millones de años la evolución nos dotó: la de pensar por nosotros mismos. 


Esta capacidad de duda, combate la cultura de “los palpitos”, para preferir las evidencias. El mundo sin escépticos no sería sostenible. Pertenecemos a la especie más inteligente del planeta, la única que ha convertido la duda en EL MÉTODO. Los científicos han elevado el escepticismo a la calidad de OBRA DE ARTE. Todo lo que producen, en la forma de conjeturas, teorías, es sometido al escepticismo de sus colegas. Estas seguirán válidas mientras no haya nadie que demuestre lo contrario.


La educación crítica practicada desde la niñez, fortalece este método, y lo hace más fuerte para identificar ideas racionales de las irracionales, con eso favoreciendo el incremento de la sabiduría. El método científico es la base intelectual del mundo en el que vivimos. El método científico se ha consolidado cabalgando sobre el lomo del escepticismo, lo que nos ha traído un mundo mejor. 


Finalizo estimulando a los profesores de ciencias que cada vez son menos a implementar diversos ejercicios para hacer que los niños y jóvenes no pierdan su capacidad de dudar, de no creer, de interrogar, y a nosotros los que trabajamos en ciencias a compartir el conocimiento con ellos. 


En esta dirección, en el país todos los años la primera semana de noviembre se realiza la SEMANA DE LA CIENCIA, donde CONCYTEC presenta actividades de difusión muy entretenidas, así que los invito a participar. 



La Pluma del Viento
Lima, 27 de octubre de 2013


El audio:
http://www.4shared.com/mp3/77BHGBIGce/Valia_del_Escepticismo.html



No hay comentarios: