domingo, 11 de enero de 2015

EL AÑO 2015 UN INICIO SANGRIENTO: POR UNA CULTURA A LA TOLERANCIA


Estamos a inicios del año 2015,  pero aun cuando todavía no terminábamos de saborear los saludos de FELIZ AÑO NUEVO,  y menos acomodarnos en la silla del trabajo para enfrentar con la mente limpia y el corazón despejado los avatares de la vida, nos vinieron como torbellinos de aire demoníaco salidos de las profundidades infernales del hombre: muerte, destrucción  y terror. 

“Cómo puede cobijar en una persona tanto odio, tanta maldad”, nos preguntamos, y no encontramos respuesta. 

Jóvenes cuyos vecinos dicen “eran tranquilos nada malo parecían tener”, fueron los diabólicos autores de la salvaje muerte de 12 periodistas del semanario francés, “Charlie Hebdo”. Estos asesinos mientras los remataban con disparos a la cabeza, gritaban, “Por Alá, Por Alá”.

¿Es que existe alguna religión que a nombre de su dios se mate?. No he leído el Corán, ni tampoco he leído el libro base de otras religiones, pero sí tengo la convicción que si me lo exigiera su libro base  (Corán o Biblia o Buda o Moisés), usando mi libertad de diría, ¡¡ no y mil veces no!!.

Porque la vida, es primero, y eso está escrito en todos los primeros párrafos de las constituciones del mundo, son parte de los derechos humanos: derecho a la vida, derecho a la libertad.

Pero si finalmente estuviera escrito en algún libro religioso, debería situarse en el contexto histórico en el que ocurrió, porque eso es inaplicable en los tiempos actuales.

Por ejemplo en el caso católico los tiempos de la Inquisición, se castigaba con la muerte al infiel, al “brujo”, al “científico caso Galileo”,  pero eso es inaceptable ahora.

Por tanto aquellos que promueven que se tome al pie de la letra esos textos antiguos, lo hacen con otro propósito, “el de usar la religión, adrede, para vengarse de algo”, entonces nos queda averiguar, ¿cuál es “ese algo”, por la que quieren “venganza”?.

Así, hurgando en los lugares y países donde ocurrieron los grandes hechos terroristas, identificamos que fueron “colonizadores” de la mayoría de los países musulmanes, y EEUU, por su presencia en las invasiones a Irak, o Israel por sus ataques en gaza contra los palestinos.

Entonces, la línea de causalidad de venganza sería, "respuesta a bombardeos, destrucciones, sometimientos e invasiones desde hace siglos, décadas o recientes”. Si esta hipótesis fuera la causa principal, entonces, los países  “blanco objetivo de los islámicos terroristas”, tienen un historial de agresión que no pueden continuar en los tiempos actuales.

En esa línea, ¿porqué estos países “desarrollados”, actúan de esa forma?, la respuesta, se inclina a la motivación de carácter, ECONÓMICO y/o POLÍTICO: “usar las riquezas naturales, y anexarlos a su égida antes que lo haga el enemigo”.

Aun cuando esta hipótesis fuera cierta, la respuesta de los terroristas es inaceptable y condenable: “la muerte de inocentes, bajo la careta  de la religión o de otra pseudo-razón”.

Consecuentemente, si es repudiable, detestable y horrenda, está respuesta, tenemos que evitar que surjan analogías en todas partes de la tierra, incluido el Perú.

Esas conductas, tienen, su INICIO y tierra fértil, en la IDEOLOGÍA de la intolerancia, del dogmatismo, del fundamentalismo, de la única verdad. Todas ellas pueden cobijarse, y hasta ocultarse, en la política (caso Sendero Luminos, Movadef, Farc, etc) en la religión (Al Qaeda, Estado islámico).

Por tanto, nosotros, tenemos que estar alertas, promoviendo la cultura del diálogo que no proviene de la verdad, sino que la busca, superando la estigmatización peyorativa y excluyente de quién cree o piense diferente a uno, por el contrario propiciando encuentros inclusivos  de análisis y debate bajo el árbol nutritivo de la razón más que de la fe.

Esa responsabilidad, debe nacer en la familia, y afianzarce en la educación bajo la tutela de un Estado laicista con plena libertad a los credos.


Cierro la ventana con la frase del filósofo francés Voltaire: “pondría mi cabeza a la guillotina por escuchar tu idea aunque no la comparta”. 

La Pluma del Viento
Lima, 11 de enero de 2015

No hay comentarios: