domingo, 23 de octubre de 2016

MIGUEL ARELLANO GUADALUPANO





Mañana costeña de esplendoroso sol acompañó tu nacimiento

Impregnando en tu esencia la fuerza para luchar y vencer

Ganaste miles de batallas increíbles

Uniendo honestidad, responsabilidad y amor a la tierra,

Empero el destino ingrato inicia tempestades inexplicables

La vida lozana, fuerte y prolongada es solo una ilusión pasajera



Amar a la familia, a los padres y a la patria es la realidad engrandecedora.

Rodar por la vida remando en contra corriente no es una desgracia es una oportunidad

Encontrar el camino en esas circunstancias es dejar huellas y enseñanzas para todos.

Los logros alcanzados superaron oleadas de dolor y fracasos agazapados en la obscuridad y soledad del desarraigo.

La persistencia en el sueño, en la verdad y en el trabajo coronaron tu esfuerzo.

Ahora, la luz brilla en tu corazón, tus hijos y nietos te saludan sonrientes.

No hay dolor, hoy solo hay alegría, porque el camino se abrió, se iluminó con tu esfuerzo.

Orgullosos tus familiares y amigos gritan a los vientos tu valía, tu amor, y tu entrega.



Gracias guadalupano de celeste inmortal

Un colegio de esa estirpe deja estudiantes ejemplares

Adelante sin temor, es el estandarte que aprendiste en sus aulas

Doblegarse jamás, persistir siempre, acompañaron tu formación. ,

Ahora, ante un difícil obstáculo volverás a lucir la celeste vencedora.

Levantarás al final de la jornada la gloriosa insignia de la G

Una letra, una historia, una vida, una institución inmarcesible

P de Perú, P de Puente Piedra, están en tu pecho, en tu sangre y en tu esencia

Ante ellos la vida es un compromiso, una entrega permanente e impostergable

Nada de llanto, nada de dolores, nunca rendirse.

Oh, celeste!, Oh blanca y roja!. Aquí vive un guadalupano.



La Pluma del Viento

Lima, 23 de octubre de 2016



No hay comentarios: