sábado, 13 de agosto de 2011

Recuerdo a un Gran Maestro y Amigo: POCHO TANTALEÁN



Poniendo su nombre en el Libro de Oro de la Municipalidad Provincial de Bolognesi acompañados del Alcalde el Profesor Leoncio Alvarado.

Susana Pinilla, esposa de Pocho, y agasajada por su aniversario, también registra su nombre en el Libro de Oro




El Alcalde de la Provincia de Bolognesi entre las medallas de Ciudadanos Ilustres de Chiquián

Luego de almorzar la rica pachamanca al borde del río Aynín, se paso al canto de huaynos a guitarra destacando Susana con la voz y Pocho en el baile.



En el aula de clima temperado a casi 20°C, sobre el estrado a 80 cm de altura, se lucía la figura del gran profesor de Historia del Perú, lo hacía de manera diferente a los clásicos en la que todo era letras, aquí conjugaba cifras y diseños, que le imprimían el sello de ingeniero, embelleciendo las originales ideas de la materia, que se basaba en su libro, PIRU, que era una colección de 3 tomos. 

En ese curso estábamos como alumnos profesionales de diversas disciplinas, como mi caso doctor en Física Nuclear, y  compartíamos la Maestría en Gobernabilidad, con especialistas de ciencias sociales. 

A todos nos convencía su sabiduría, enciclopédica, con dominio de Ingeniería, Economía, Política, Planificación, e Historia, en todos ellos, autoridad total. Pero, esa sabiduría se multiplicaba cuando juntaba su personalidad, alegre, sencilla,  aproximándose en el cotidiano a cada uno de los alumnos, que por la edad que llevábamos nos tratábamos como amigos y conocidos de siempre. A mí, recuerdo me saludaba, "qué dice el científico nuclear". Nos trataba a cada uno con una peculiar palabra, con ello nos decía, "sé quién eres, o, sé que vales", siempre nos sentíamos alagados, motivados, para continuar en la maestría y en nuestra actividad profesional.

Escribo estas palabras, profundamente conmovido por el repentino fallecimiento de Pocho, un intelectual que estaba en un punto altísimo de su producción científica social, ya nos había comunicado de su nuevo proyecto, a tan solo un mes del lanzamiento de su último libro. 

Queda en nosotros el ejemplo del trabajo científico perseverante, serio y documentado. Y, también, nos llama a recordar permanentemente a los amigos cuando vivos, a darnos tiempo para compartir no importa minutos, sentirnos reconfortados por habernos conocido. Sin embargo, no se nos dio la oportunidad de homenajearlo en vida a Pocho, que largo se merecía, aun cuando nuestra V Promoción en Gobernabilidad, le reconocimos su valía profesional y amistad designándolo como nuestro padrino, y luego pasamos en su casa una reunión inigualable. Ahora, nos queda hacer ese homenaje en su memoria y será de apoyo, moral, hacia sus familiares, que están seguramente mas dolidos que nosotros por su sorpresiva partida.

En esta situación de pesar, quiero hacerle llegar mis sentidas condolencias, a nuestra colega y amiga de la V PROMOCIÓN, Susana Pinilla, su esposa; ella debe saber que nosotros sus colegas, estamos con su dolor y que la imagen de Pocho, no desaparecerá, por el contrario crecerá, en nuestros sentimientos, motivándonos a seguir sus pasos. 

Cuando un maestro muere, vive eternamente en sus alumnos.

En recuerdo a su producción sito, la Presentación de su libro Piru:

“Javier Tantaleán, tras treinta años de paciente y provechosa investigación en fuentes primarias y secundarias, nos entrega en su libro Pirú. Espacio, economía y poder (12000 a. C -1572 d.C) una de las más ambiciosas y sugerentes narrativas sobre los orígenes y la diversidad de desarrollos de las civilizaciones prehispánicas..".

"Ingeniero, economista e historiador, el autor desplaza con solvencia en el saber proveniente de la arqueología, la historia, la antropología, la ciencia política y la geografía para elaborar preguntas, hipótesis y conocimientos fundamentales dirigidos a ampliar y reformar imágenes comprensivas sobre nuestros pasado autónomo y colonial".



Y, también la dedicatoria en su libro, Poder y Servidumbre, a su amada madre:



"Las palabras que se fueron; estas palabras; aquéllas que algún día vendrán; las palabras que más siento en las fibras de mi existencia; las que irán como el viento; todas, todas estas palabras son para ella que siempre fue vida; Margarita la tierna Mamina Margot hija de la hermosa Magdalena: mi muy amada Madre."



Finalmente, no podría dejar de añadir recuerdos de Pocho durante su visita a mi querida tierra, Chiquián, donde tuve la suerte de llevarlo y recibir de él, palabras de reconocimiento por Espejito de Cielo, por su bello paisaje y cariño de la gente, como se dio en la Pachamanca que compartimos junto al río, Aynín, aquí extraigo parte del texto que publiqué en mi blog sobre la visita:



Siendo las 13:00 horas, cruzamos el puente de Aynin, sobre el río del mismo nombre. Allí en la parte baja, nuestros amigos anfitriones habían calentado las piedras y estaban a punto de cargar el horno. Cuadramos los carros al borde de la vía, descendimos al lugar del horno, donde nos esperaban cervezas enfriadas en el río. Este almuerzo, nos convidó nuestra agasajada Susana y su esposo, el amigo Pocho Tantaleán. Luego de esperar unos minutos bajo el abrasador sol de la sierra, los expertos horneros, llamaron a abrir el horno, y para eso se invitaron a los padrinos, quienes retiraron la cruz de la suerte y dieron los primeros lampazos para retirar la tierra, y servir el típico plato serrano de la pachamanca: carne de carnero, papas, choclo, queso y ají. No hay duda que el sabor sabe mejor cuando tenemos a la naturaleza de fondo, sentados sobre piedras, rodeados de cerros, arrullados por el sonido del río. Luego del almuerzo, vinieron los huaynos, acompañados de guitarra, donde sobresalieron las dotes de cantante de Susana y de bailarín de Pocho, cerramos nuestra visita al río, cantando:



Me gusta la libertad
Porque en Chiquián nací yo.
Porque en Chiquián nací yo

Soy como el cóndor que vuela
Libre por las alturas
Que vuela por las alturas

Por eso te quiero a ti
Porque soy libre de amarte
Porque soy libre de amarte


Con esa alegría que infundías, amigo Pocho, nos vamos, nos despedimos, para decirte que tu imagen muy querida también ha quedado en mi Chiquián, donde añoraremos tu ausencia.


Pocho, Maestro y Amigo. Descansa en Paz.


Lima, 13-08-2011

La Pluma del Viento

No hay comentarios: