sábado, 4 de febrero de 2012

PARQUE BOLIVAR EN LA VISPERA DEL DIA DEL PISCO SOUR




Parque Bolívar en Pueblo Libre un Encuentro con lo Peruano: LA VISPERA DEL PISCO SOUR

De fondo se oye el vals Ventanita de Eduardo Márquez Talledo. Luego de visitar a los diversos puestos, me senté en el kiosco, Barra Limeña.

Ventanita, ventanita silenciosa,
estás triste y desolada como yo,
ya no asoma en tus cristales la preciosa
compañera que se fue y nos olvidó.


Son las 16 horas, el sol declina, las brisas de aire ligeramente fresco invitan a sentarse en las mesitas altas, especial de bares, distribuidas frente a los puestos. Compré un vasito de Pisco Sour (PS) de 5 soles, tomé algunas fotos para el recuerdo.




Hoy 3 de febrero, a pocas horas del dia 4, día nacional del Pisco Sour, el sentimiento de peruano sube rápidamente a las nubes cuando se conjugan : música, pisco y clima.




Ahora, los Kipus, cantan, Huye de Mí, de Hugo Almanza Durand, el sabor del PS parece vibrar con esas notas, llevándonos a rememorar nuestra vida, a repasar los recovecos de amores idos, decepciones sufridas o de encuentros afortunados.

Adiós, amor, huye de mí, vete muy lejos,
adonde no pueda alcanzarte
mi desdicha.
Si yo renuncio a ti es porque te quiero,
Pero tengo que respetar lo ya vivido.

No necesito de sombrero, no hace calor; mientras admiro el parque, veo correr niños entre las mesas, riendo, saltando, cayéndose y sus madres corriendo atrás a levantarlos.




En las mesas van llegando grupos de personas que levantan la mano pidiendo el delicioso PS, en copas o en jarras. Nuevamente la imaginación se rompe cuando se oye Mi Cariñito de Manuel Jiménez.

Por lejos que estés, cariñito,
Ahí, ahí, te seguiré:
Por lejos que andes, amorcito,
Ahí, ahí, te encontraré.

Así, el hecho de estar cerca al día de mañana y luego al 7 de febrero mi cumpleaños, me remueve la nostalgia de reuniones hechas en casa, circulando solo PS, y los invitados pidiendo una y otra vez “que rico está esto Chole, una ronda más”. Pero, también me viene cólera y mucha bronca, al saber que un escritor peruano (que radica en España), precisamente en estas fechas de día nacional del Pisco Sour, que es alegría para los peruanos, el Sr. Thays, hable mal, muy mal de la gastronomía peruana, en cambio resalta la pasta italiana.



Nos golpea en lo que más nos está uniendo, la comida de nuestros abuelos y padres, algo auténticamente nuestro, que está siendo reconocida por el mundo. Tenemos miles de defectos, podría haberlos resaltado alguno de ellos, pero es criticable tomar el tema de la comida para buscar eco en el mundo. Peor si lo hace desde el extranjero, suena a cobardía a intolerancia a oportunismo.




Le diría, si estas fuera, déjanos vivir a los que estamos en el Perú con nuestras alegrías, con nuestra cultura, con nuestra comida y nuestro PS.

La tarde deliciosa de un verano, no solo es agradable para sentarse en el parque y mirar los arboles, sino también para deleitarse de las figuras femeninas con escasa ropa.




En otro kiosko se arremolinan personas haciendo cola para comprar el peruanísimo PICARONES. Algunos acaban de dejar el trabajo, aun están con corbata, se reúnen para alegrarse este viernes 3 víspera del día del pisco sour.




Estar este día bebiendo un PS, saboreando un típico plato peruano bajo música nacional, no es ser menos culto que Thays, tengo junto a mí, el libro de Michio Kaku, La Física del Futuro, y no por eso voy a concluir que desaparezcan las novelas de Thays que no hablan nada de Ciencias.



La tolerancia es respetar la cultura del otro, no agredirla, ni creerse mejor por practicar otras formas de ver y sentir el mundo. La libertad es frenada por la razón, de lo contrario llegaríamos a ser “el hombre lobo del hombre”. Lo hecho por Thays, nos demuestra que no basta leer para ser educado. Por eso es preferible ser educado sin leer muchos libros, a no ser educado con miles de libros leídos.

Alrededor de este parque Bolívar de Pueblo Libre, se hallan construcciones con ambiente provinciano, de solo 1 o 2 pisos, sus fachadas recuerdan fotos de la Lima que se fue.




La presencia del Museo de Antropología y el histórico bar bodega Queirolo, le dan un ambiente de especial peruanismo, aquí se unen la comida, el pisco y la historia. Sobresaliendo el Pisco Sour, como el estandarte de peruanidad, símbolo del sabor peruano.

Ahora se oye en el parque, el vals Ciudad Blanca de Rafael Otero. Vuela nuestra imaginación hacia Arequipa, y es más hermoso oír este himno arequipeño, cuando en el parque flamea altivo la bandera roja y blanca del Perú, entonces nos regocijamos de la comida y del carácter arequipeño ejemplos de la diversidad de nuestra cultura.

¡Oh, linda Arequipa, la novia adorada!
¡Qué bella y esbelta, vestida de blanco,
te veo al pasar,
con tu prometido, el Misti dormido,
que invidente y mudo
te estrecha en sus brazos
cual su majestad.


Amamos nuestra tierra, sea Arequipa, Trujillo, o Chiquián, del mismo modo que los Dávalos entonan el vals El Regreso de Mario Cavagnaro. Ese es el sentimiento que se vive en este ambiente del parque Bolívar hoy viernes 3 de febrero. Con seguridad Thays preferiría irse a Italia, bien por él, cada uno tiene la libertad a donde elige vivir o morir. Pero lo que se critica es que eso se haga agrediendo al lugar donde se nace.

Cuando yo muera,
que me entierren en tu suelo,
y algún día bajo el cielo
unas flores crecerán ..

Será mi alma,
asomándose a la vida,
desde mi tierra querida,
para ver a mi volcán.


Hoy el programa va a continuar con show, el estrado está listo, por supuesto que siendo las 17 horas, no llegaría hasta las 20 horas, con este ritmo, así que es momento de hacer un alto, comer picarones y seguir caminando. Porque hoy no se puede amanecer sin estar en la víspera de la noche del pisco sour en algun parque de Lima.

Haciendo ese alto, bajé hacia la bodega Santiago Queirolo en el Jr. San Martin 1062, es un lugar de predilección cuando se habla de pisco, gastronomía y Perú. La esquina es peculiar, con veredas anchas y bancas para sentarse admirando las fachadas luego de visitar la planta productora de vinos y piscos.

Los interiores del bar Queirolo siguen siendo los mismos que los años 40 o 50, siempre fue el lugar de la tertulia, alegría y encuentro. Se venden los clásicos: papa rellena, caucau, escabeche, patita de res, sándwiches y los tragos limeños en base al pisco: el chilcano, la res y el pisco sour. Hoy está repleto es la víspera del día del PS, vienen desde distintos lugares de Lima, quieren saborear el pisco de Queirolo, a un costo cómodo por ser la víspera.

Al ingresar a la bodega, nos reciben invitándonos a probarlo, acepté el tipo Italia, me dicen que es menos fuerte y más sabroso. Luego salí hacia la calle, en la banca me senté a saborear la copita de pisco, y mientras trato de grabarme el sabor, me deleito mirando las casas vecinas, es una calle limeña detenida en el tiempo.

Cuando ingreso al bar y veo mesitas todas concurridas, tomando PS o la Res o el Chilcano, y las risas de alegría, que salen de cada rincón, me pregunto ¿cuántos peruanos no quisieran estar aquí hoy viernes a las 6 de la tarde bebiendo el PS y conversando de la vida?, claro que sí, muchísimos.

Por eso creo que estas pequeñas cosas que nos hacen sentir peruanos vale la pena. No seremos grandes escritores, que prefieren parís o España. Nos basta esta sencillez, para alegrarnos y henchir el pecho de orgullo. Eso no quiere decir que no nos guste, el estudio o la lectura. Claro que sí, aquí nos hemos dado cita muchos amigos doctores en ciencias que a su llegada al Perú nos llaman para venir y charlar de la vida, en este lugar, clásico del Perú, dejando un poco al margen las complejas investigaciones de física: desde nanotecnología, libertad asintótica, hasta cosmología. Estimo que Thays, haría el ridículo si habláramos con él de esto.






Quiero finalizar esta nota, diciendo que La Cultura no es solo saber, también es sentir, y esos sentimientos de peruanidad nos unen mucho más que los saberes de los libros, por eso vuelvo a este parque plagado de recuerdos del Perú, para sentirme orgulloso de la comida peruana y del Pisco Sour.

¡Feliz día del pisco sour!. ¡Viva el Perú!.

Doctor en Física, Agustin Zúñiga Gamarra
Lima, 03 de febrero de 2012

1 comentario:

F dijo...

Salud con el pisco sour por el 4 y el 7 de febrero