domingo, 2 de noviembre de 2014

LA GRADUACIÓN DE ANTONIO ZÚÑIGA ROMERO - UNA META CUMPLIDA CONTINUA EL CAMINO


Parecía ayer cuando recuerdo que ni a un mes de nacido, el bebé Toño, entraba por primera vez a a su casita alquilada del barrio de Palao, en aquella oportunidad el cuerpo se me estremeció, cuando sentí el frío del cuarto, sus paredes nos recibieron con una humedad desafiante y agresiva, me pregunté con dolor, cómo soportaría el niño este ambiente. Sin embargo no les dije nada, porque sus jóvenes padres tuvieron la decisión de iniciarse como familia solos, y tenían que enfrentar esta y otras realidades con valor, amor y unión.



Así, sobrellevaron estos inicios, y muy pronto dejaron esa casa alquilada, a una cuadra de la panamericana norte, y se fueron hacia el barrio de Santa Rosa, una pujante urbanización cerca al aeropuerto, con casas hechas para vivir con comodidad, había un campo de fulbito al frente de su casa, donde junto a mis sobrinos: Yuse, Piero, Nei, Jose, Cesar y Miguel, llegábamos los sábados para jugar y conversar, con deleite y calidez.

Allí, creció el niño Antonio José Zuñiga Romero, con nombres que correspondieron al de sus abuelitos, Antonio Zuñiga y José Romero, maestros chiquianos,  que manejaron con destreza inusual las artes de la escritura, la oratoria, la guitarra y el canto. No es novedad para el chiquiano reconocer que los Zúñiga tienen destacada  habilidad en el estudio, ni tampoco reconocer a los Romero, como estirpe de artistas. Así, los retoños del hogar de Uli Zúñiga y Adela Romero, se esperaría que manejaran el estudio y el arte de manera muy natural. Pero los hijos nacidos en Lima, no tenían, el entorno de sus abuelos, entonces si,  “uno es uno y sus circunstancias”, como decía Ortega y Gasset, prevaleció el entorno ligado al estudio y al trabajo, pero alejado, de las serenatas, de las orquestas, de las techas de casa, de las cosechas, de los desfiles de junio y julio, de las fiestas patronales de agosto y octubre  y de las coloridas danzas típicas chiquianas.

Es decir sus, circunstancias, fueron la Lima del microbus, de su casa al colegio, del aula del colegio capitalino Claretiano, alejado de las costumbres de sus padres y abuelos, su proximidad fue la música globalizadora, el click de la PC y youtube, y de vez en cuando el zappin de la TV. Entonces en esas circunstancias el joven Toño, sacó a flote su esencia de amor al estudio, postergando al olvido el arte que yacía en sus venas, lo que no asegura que en el futuro resurja.

Ayer (31-10-2014), ese joven, Antonio Zúñiga Romero, hijo de Uli y Adela, culminó sus estudios universitarios y se graduó en Ciencias Políticas y Gobierno, en la prestigiosa Universidad Católica del Perú. Desde la tribuna como integrantes de la barra de un partido de fútbol en jircán, nuestra familia estuvo encabezada por mi madre la Sra. Luzmila Gamarra, que a sus 87años, aplaudió, gritó y brindó por su nieto.

Felicidades Uli y Adela, cumplieron con uno de los grandes cometidos de los padres, educar a sus hijos, hasta alcanzar su profesión, de ese modo el hijo podrá continuar su camino con mas seguridad. El otro gran cometido, y el más difícil, el formar personas lo compartieron con la universidad; para eso la PUCP, tiene el prestigio de formar líderes en todas las disciplinas desde su fundación ocurrida el año 1917.

Hasta ahí, una escena muy familiar, que seguro a muchos de ustedes querida audiencia, también les ha ocurrido esta hermosa situación, la culminación de estudios universitarios de sus hijos. Por ello permítanme extender mis felicitaciones a todos los padres y madres que nacidos en Chiquián o en algún distrito o cacerío de nuestra provincia de Bolognesi, hicieron realidad sus sueños, sus anhelos, sus sacrificios, “entregarles educación en el mejor lugar que ustedes pudieron”, para eso no escatimaron esfuerzos, ni tiempo, ni dinero. Sus hijos desde que nacieron, ocuparon el primer lugar de sus responsabilidades.

Por eso cuando vieron a sus hijos en el estrado recibiendo el diploma, la constancia de su culminación de estudios universitarios, seguro que repasaron en sus mentes y corazones, con mucha alegría, las escenas de su nacimiento, sus primeros aniversarios, sus primeros cuadernos, su ingreso a la universidad, y los infinitos esfuerzos que hicieron para superar todas las necesidades. Desaparecieron en esos cortos segundos, los momentos de dolor, ahora todo era algarabía, por ello conjugando su emoción y lagrimas que caían involuntariamente en sus mejillas, elevaron sus pensamientos para proclamar en sus corazones: “gracias dios mío por haberme dado la oportunidad de acompañar a mi hijo hasta este momento”. Por mi parte, y mirando desde afuera, les estimulo a los jóvenes, a seguir construyendo su camino, basados en el esfuerzo y la constancia, procurar identificar sus objetivos y luchar por ellos, pero que no sean a costa de la soberbia, la intolerancia y la muerte, sino por el contrario, sea una construcción, basada en la sencillez, la comprensión, el estudio y el respeto a la vida.

En la ceremonia los asistentes recibimos muchas enseñanzas de los jóvenes y profesores a quienes les tocó hablar (11 discursos), les cito algunos:

  • No solo es mi profesión sino también mi pasión
  • Con los viajes de campo, aprendimos a no ser profesionales de butaca
  • Continuemos siendo espíritus inconformes
  • Atrevámonos a cuestionar
  • Trabajemos con calidad humana y ética
  • Seamos agentes de cambio de nuestra sociedad
  • Nos graduamos también como humanos
  • Aumentamos nuestro curriculum vitae para dejar el ridiculum vitae
  • Aprendimos a disertar, a tener actitud comprensiva y crítica
  • Recuerdo nuestro grupo Zoon Etilicon
  • Exploremos nuevos campos de la investigación
  • Nos metimos al ring de box sin saber pelear
  • El cambio más importante fue creer en nosotros mismos
  • Trabajamos, investigamos,  debatimos todo a la vez
  • Siempre empujándonos para dar el próximo paso
  • Colegas no tenemos límites
  • Un mundo diferente no es utopía
  • Estuvimos en el ambiente adecuado que nos da la PUCP
  • La amistad es el mayor tesoro
  • Nunca se detengan
  • Las amistades se convirtieron en hermandad
  • No solo nos enseñaron conocimiento sino experiencias de vida
  • Nos permitieron no solo crecer como profesionales sino como personas
  • Tenemos el deber de construir mejor país
  • Lo complejo no significa que sea difícil de estudiar
  • Fue una oportunidad para comprender y comprendernos
  • Discrepar es otra manera de aproximarse
  • Si ustedes tienen un concepto donde encaja todo, comiencen a sospechar
  • Nuestra carrera fue el mejor camino que pudimos escoger
  • El aprendizaje mayor recién comienza
  • Develar las razones de esas brechas
  • No dejar que la vorágine del día los aleje
  • Mantener el pensamiento crítico y reflexivo del mundo globalizado
  • Estudiar el mundo de la uniformidad y de la acentuación de las diferencias
  • Encontrar nuevas maneras
  • Emprender caminos alternativos
  • Dejar la mirada cargada de perjuicios
  • Hay que hablar, hay que debatir
  • Los antropólogos tenemos que meter la mano al fuego
  • Mas importante que el éxito es la consecuencia, el coraje para continuar y la audacia para cambiar lo viejo.
  • Su futuro seguirá siendo un camino de retos
  • Crear instrumentos de análisis, de políticas públicas
  • Déjense sorprender por la realidad
  • Que los ciudadanos asuman su papel
  • Contra el pesimismo disfrazado de pragmatismo
  • Quiero hablarles desde el corazón y sin tecnicismos
  • La universidad lo hacen los alumnos
  • Es una noche para celebrar
  • Es un mensaje de esperanza para el Perú
  • Confiamos en su capacidad analítica por comprender el comportamiento humano
  • El rigor científico es fundamental
  • No perder de perspectiva en los modelos (herramientas de generalizaciones, de predicciones y explicacioens, sustento de la lógica de la causalidad).
  • Mucho mejor que trabajar con datos es cuando hay una teoría detrás
  • Busquemos asociarnos interdisciplinariamente
  • Fortalecer al ética de la eficiencias
  • Hablar bien de sus colegas
  • Herramientas como el serrucho quedan fuera
  • Una conducta guiada por valores
  • 140 graduados que buscarán repensar el Perú
  • Graduarse es haber cumplido una meta, ahora a transitar nuevas experiencias
  • Poner a prueba lo aprendido
  • Se llevan la marca de pensar como PUCP
  • Hacer preguntas, generar conocimiento, actitud crítica no criticona
  • Les entregamos formación integral, permanente contraste entre la teoría y la realidad
  • El desafío es la competencia globalizada
  • Hoy se inician los retos del fin y del inicio
  • Hoy presentaron el balance de su vida de estudiantes,
  • Mostraron parte de su ethos (formación, espíritu crítico, querer al Perú, y ética)
  • Hoy hay 8 ministros de la PUCP, 4 de ellos de ciencias sociales.
  • Tienen que brillar, en el futuro ustedes van a conducir el Perú.

Finalizo felicitando al joven profesional Antonio Zuñiga Romero y a sus padres Ulises Zúñiga y Adela Romero, por habernos entregado al país a un profesional de cuyo esfuerzo esperamos complacidos grandes contribuciones.



La Pluma del Viento


Lima, 2 de noviembre de 2014


Este fue el texto del programa de hoy en el espacio EL ZAGUÁN DE ORO PUQUIO, en radio Independencia.

1 comentario:

Falvaradog70 dijo...

Como no expresar las más efusivas felicitaciones a los amados padres de ANTONIO JOSE, hijo de Ulises, hermano menor de la G y Adelita hija del recordado tío Achico, ambos paisanos y amigos de Espejito del Cielo.