domingo, 13 de noviembre de 2016

NECESITAMOS PROFESIONALES DE GESTIÓN DE LA CTI


Con deleite estoy escribiendo esta nota, porque hace varios días, casi 3 semanas, que no he "respirado", simplemente porque se juntaron muchas cosas, con entregables impostergables. Y, entonces los días laborables de 8 horas en el trabajo se extendían a muchas más, renovar visa, examen médico, y a eso que ya es un tormento, añádanle preparar las exigentes tareas en la universidad, donde estoy terminado la maestría en Gestión y Políticas de la Innovación y la Tecnología, nombre extenso, pero que en esencia es conocer los fundamentos teóricos y prácticos de cómo gestionar la innovación tecnología con impacto en el desarrollo nacional. 

Y, tomé este curso porque siempre he estado preocupado por el impacto de la ciencia y tecnología nacional que realizamos en el país particularmente en los institutos públicos de investigación (IPIs). Trabajo en el IPEN (Instituto Peruano de Energía Nuclear), y fui director general del la Dirección de Instalaciones (2001-2005). 

Para muchos de mi edad se tiene la opinión que para adquirir conocimiento sobre ese tema basta actualizarse, por tanto son suficiente cursos cortisimos y/o conferencias, y la maestría es más para afianzar la metodología de la investigación, y tú ya tienes un doctorado en física nuclear, por tanto no necesitas. Sí parece indiscutible ese razonamiento, y tal vez eso ha sido lo que he hecho durante casi 15 años, asistiendo a esporádicos  eventos sobre gestión de la ciencia (C), tecnología (T) e innovación (I) que organizaba el Concytec. 

Sin embargo, también he notado con mucho pesar que parte importante de la pobreza de resultados de la CYT nacional frente a los problemas que aquejan al país, se debe a la pobre formación profesional en gestión de la CTI que tienen los principales responsables en la conducción de los IPIS incluido los cargos directivos importantes (tanto a nivel administrativo como técnico). 

El error principal es que la totalidad de ellos son designados a dedo, sin concursos, y sobre todo sin formación suficiente en temas  fundamentales como: gestión de la innovación, gestión del conocimiento, transferencia tecnológica, emprendimientos de base tecnológica, políticas de CYT.

En conclusión, cuando se carece de esa competencia, por más buena voluntad que se disponga, los resultados no van a ser los esperados ni lo que el país necesita. Entonces como en toda empresa de carácter global y competitiva en el siglo 21, los IPIS necesitan ser conducidos por PROFESIONALES DE LA GESTIÓN DE LA CTI.

Es en esa dirección que me inscribí a esta maestría, y aún cuando he notado que la malla curricular podría ser con menos cursos para dar más tiempo a la investigación, si me ha permitido incrementar mi esperanza por mejores tiempos para la gestión de la CTI en todas las instituciones del país (IPIS, universidades). Porque he visto día a día las calidades de los jóvenes que está estudiando esta maestría, su habilidad en manejar soportes digitales, creatividad, identificación de oportunidades de emprendimientos, proyectos I+D+i,  y compromiso por que la CTI se desarrolle en el país y sea un motor de desarrollo para el Perú, en el escenario de la sociedad del conocimiento, globalizado y sostenible. Ellos serán los futuros conductores de estas entidades y por tanto se avisoran mejores tiempos para la CTI nacional.

Felicitaciones colegas sigan por ese camino que el Perú los necesita. 

¡¡Con la CTI si hay esperanza, sin ella solo postergación!!


 La Pluma del Viento
Lima, 13 de noviembre de 2016

No hay comentarios: