martes, 17 de febrero de 2009

CALOLO AMIGO TE FUISTE SIN AVISAR


Hoy por la tarde leí la nota de Nalo y me estremecí cuando me enteré que mi promoción, Calolo, había emprendido el viaje sin retorno. La muerte nuevamente me sorprendió llevándose un amigo. Me dio tanta bronca y rabia que me sentí con deseos de retarla y agarrarme mano a mano en Jircán, a ver si podría driblear allí la bola en el cascajo como la haría yo. O, ir a Carcas como cuando ibamos con Calolo junto a nuestro profesor Anacho, y cruzar el rio Aynín debajo del puente, haber si nos ganaría en llegar a la otra orilla.

Te sientes tan poderosa que ingresas a cualquier hogar y sin advertencia nos dejas con vacíos irremplazables. Quisiera verte confrontándote con nuestro equipito de Javi, Efraín, Quique, Gela, Acucho y Calolo, y ver si allá en el coliseo de la Pre 351 te atreves a ganarnos. Te podría dar la oportunidad de hacer gimnasia en los columpios, barras y anillos ante los ojos del profesor don Jorge Bravo, no pordrías tampoco con nosotros. Menos si te atrevieras a enfrentarnos en matemáticas en nuestra aula de 5to año entrenados por nuestro querido maestro don Arcadio.

Ante tantas derrotas seguro te animarías a compartir el recreo con nosotros y reir de las ocurrencias de Calolo. Talvez estuviste presente en esas inolvidables mañanas en medio del bosque, granja y talleres, y por eso lo seguiste de cerca y finalmente te lo llevaste.

No se porqué la gente no te odia, no te detesta. Tú muerte no mereces nuestro aprecio, ni siquiera un homenaje por un héroe. Porque escoges a quienes mas los necesitamos y a Calolo nos lo quitas antes de darnos mas de su calidad, de sus ocurrencias, de su voz, de su impetu y afabilidad. Todo quedará en nuestro recuerdo, pero tan temprano se fue.

¡Oh muerte, te odio, te detesto!. Pero no vas a ganar y no te correrás a mis retos y pronto te encontraré en el subibaja del bosque, en la piscina de Shapash o en el billar de don Cali, y entonces no podrás escapar y te derrotaré, entonces nunca más mis amigos serán llevados sin aviso.

Hasta la vista Calolo

Lima, 17 de Febrero de 2009

No hay comentarios: