sábado, 10 de julio de 2010

Poetisa Anatolia Aldave Ejemplo de Creatividad


Por Agustin Zuñiga


Las escenas pasaban raudas, contradictorias; alegría, admiración, niñez, nostalgia por la juventud, por la familia, por el terruño. En el auditorio había solemnidad, la sala lucía, ordenada, con muchos ramos de flores, repleta de asistentes, en lo alto de la pared sobresalía su nombre, “LA CASA DE LA LITERATURA PERUANA”. Cerca estaba el espacio dedicado al gran escritor Mario Vargas Llosa, desde el hall de entrada, una grande y ancha escalera, descendía hacia el río Rímac, dando una imagen de postal; en la parte baja, como si fuera un patio inmenso, habían mesas al aire libre para los visitantes que desearan leer algún libro o revista.


Toda esta escenografía, demostraba, la importancia del lugar, recientemente inaugurada por el Presidente del la república; en cada esquina se percibía cultura literaria, novelas, cuentos, poesías, desde la Selva, Costa y Sierra, aquí estaban, no cabía dudas, las mejores producciones del país, y, los autores más reconocidos.


Entonces, cómo no sentirme feliz, sorprendido y entusiasmado, de ver a nuestra tía Anatucha, que a sus 87 años, ingresaba por lo puerta grande a esta mansión, a ponerse codo a codo con lo mejor de la literatura peruana.


En adelante, cuando vuelva a visitarla, volverán mis recuerdos a la maestra chiquiana, Anatolia Aldave; recordaré presuntuoso sus hermosas poesías, sus versos llenos de dulzura y amor, ellas brillarán en Lima, como las nieves de su Yerupajá.


El Rímac, la Plaza de Armas, el Jirón de la Unión, se sentirán acompañados de: “¡Chiquián querido!. Mí querida patria encantada. Mi Espejito de Cielo.”. Entonces, el orgullo me volverá y diré, “Te quiero y te extraño, mi tierra linda, pedacito de cielo “.


También, recordaré a la maestra doña Anatolia Aldave, enseñando con palabras dulces y musicales a sus alumnitos, que también eran los animalitos, “pericotito mío, pequeñitos, peladitos, sin poder mirar, caminas receloso, sin saber por dónde vas”. O, los patitos, “Motitas de oro, moviendo colitas, tan obedientes, al agua se tiran”. Su vida de la poetisa fue difícil, muy temprano se hizo huérfana de padre, “!Oh! Tarde lluviosa. Nueve de enero, se fue a la eternidad.. y el tiempo ido no ha podido, sepultar en el olvido, el amor a mi papá”. Su ausencia, desde entonces, sería siempre reclamada, “Ven ahora, Padre, dame tu mano, te necesito tanto, quiero sentir, el calor de tu pecho, como cuando era niña”. Tus poemas de palabras dulces, amorosas, simples, profundas, salidas del corazón, no necesitan tener cientos de paginas, basta una carilla, una estrofa, una palabra. La joya que nos regalas hoy, la luciremos, como emblema de creatividad, de sabor y de expresión cultural chiquiana.

En los años que vivo en Lima, siempre te ví presente en las reuniones de los residentes, chiquianos, pero no te lo hemos demostrado en la dimensión que te lo merecías, será porque así solemos ser, y que nos cuesta muchísimo valorar a alguien en vida, por ello, en esta oportunidad, el homenaje que se te brindó en la Casa de la Literatura, es el regalo que te han brindado, tus amigos que has sabido cultivar, ellos, (chiquianos, iqueños, trujillanos y limeños), han reconocido tu valía, tu esfuerzo, tu aprecio al amor y cariño que le das a la poesía y a la amistad. Como chiquiano y familiar, doblemente satisfecho solo atino a decirte, que eres ejemplo a la creatividad, a la perseverancia y a la cultura.


PATIO DE MI ESCUELA
(Barrio de Leticia, 1957)


Patio de mi Escuela
llenita de piedras,
llenita de polvo
asi yo te quiero

Cuántas veces
me he tropezado,
rodillas y codos
me he raspado
y llorando de rabia
me he levantado.

Hoy que soy grande
recuerdo de chica
que no me gustaba,
pero pasan los años
y te guardo cariño
¡Patio de mi Escuela!

Pluma del Viento
Lima, 8 de julio de 2010



No hay comentarios: