jueves, 7 de octubre de 2010

Las Elecciones 2010: De la Mesa a la Clínica


AL FRENTE DEL LOCAL

Por Agustin Zuñiga


Estoy haciendo cola en los exteriores del CE José Granda (SMP), llegué a las 6:47 horas. Me ubiqué en el lugar 38 (siempre cuento cuantos hay delante mío). Salí de casa luego de tomar una taza de anís caliente. Aun el estómago lo sentía pesado, la noche de la madrugada me fue muy difícil. Me desvelé reponiéndome de la inadecuada ingestión del “seco” que me llevó a emergencia de la clínica Cayetano Heredia.

Todo comenzó en la noche del ayer (sábado). Nos habían citado a las 19 horas, en la sede del local de Fuerza Social (FS) en Habich al 636, para recoger las credenciales de Personeros y además recibir la capacitación correspondiente. Éramos como unas 50 personas entre bromas y preguntas serias, el expositor aclaró todas las dudas.

Terminado estaa reunión llegué a casa a las 21:15 horas, y a pesar de no tener mucha hambre, hice la pregunta de rutina, “que hay para cenar?”. “Ah, un rico seco”, fue la respuesta. Así que le di trámite de inmediato a este plato delicioso, acompañado de cancha y queso chiquiano. Para ser exacto, en la tarde como a las 17:45 horas, mi lonche consistió de té y un pastel de mil hojas, adornado de chantillí y durazno, no es mi costumbre pero así ocurrió, digamos un lonche preelectoral.

Todo iba bien, tanto, que tan pronto acabé la cena, me fui al computador a ver internet, teniendo al fondo de la habitación la TV encendida sintonizaba los programas de Risas y Salsas y Recargados de Risa. Mientras abría las páginas electrónicas, acepté otro vaso de refresco del rico fruto selvático congona.

A pocos minutos casi sin darme cuenta, comenzó a surgir un dolor, que fue creciendo, a la altura de la boca del estómago, me incomodaba crecientemente, solicité te caliente pero el cuerpo que ya se iba descomponiendo, no me atrajo más de dos sobros. Dejé la tasa, me dirigí a dormir, entonces el dolor aumentó.

Me incomodaba permanecer echado, el dolor se concentró en la boca del estómago, entre quemando y apretujando. Transcurrió una hora y el dolor era cada vez mayor, pero permitía comunicarme. Solicité a mi hermana me acompañara a la clínica mas cercana, Cayetano Heredia. Ingresé por emergencia, casi a las 0.40 horas. Me atendió amablemente un médico y dos enfermeras. Me pusieron algunos medicamentos, directo a la vena. Permanecí recostado casi 45 minutos, y me retiré más repuesto pero con una incomodidad ligera de un dolor pequeño, situada en la boca del estómago.

Hoy, amanecí con sueño, pero aliviado, aun persistía una incomodidad en la boca del estómago, no me llamaba al baño. Ingiriendo una media taza de agua caliente con anís, salí hacia Habich a tomar el vehículo camino al Granda. Ahora son casi las 7:35 horas y seguimos haciendo dos colas de un lado los miembros de mesa, y de otras los ciudadanos, votantes y personeros. De partida nos pareció que había cierto retardo, nuestra programación como personeros debería iniciarse a las 7:15 horas, dentro del colegio con la reunión con los coordinadores del colegio. Cierro este reporte expresando que este retardo nos llevará a acelerar el inicio y consecuentemente iniciaremos muy tarde.

Lima, 03 de octubre de 1010

No hay comentarios: