miércoles, 27 de mayo de 2009

DESARROLLO DEL TEMPERAMENTO

Por Marco Zuñiga Gamarra
Continuando con el tema del desarrollo de la PERSONALIDAD, cuyo objetivo es que los radioescuchas puedan tener conocimientos que les permita poder formar mucho mejor a sus hijos.

Habíamos precisado anteriormente que la PERSONALIDAD tiene 3 componentes que son el TEMPERAMENTO, INTELECTO y CARÁCTER.

Hoy vamos a desarrollar el tema del desarrollo del TEMPERAMENTO.
Nosotros al ver los gestos emocionales de un niño, joven o adulto nos permite deducir la calidad de sus sentimientos guardados o almacenados en su cerebro.
Los sentimientos conscientes que se guardan en el cerebro, depende de los sentimientos inconscientes con que nace el niño, que se denominan emociones básicas y que son: alegría, aflicción, ira, miedo, sorpresa y repugnancia. Estos se expresan en todas las personas desde su nacimiento en relación a las situaciones sociales que va experimentando a lo largo de su vida.

Conforme el recién nacido va creciendo y va pasando a tener 6 meses, uno, dos, tres o más años de edad. Éste niño va a empezar a interactuar progresivamente cada vez más con las personas que le cuidan, fundamentalmente la mamá y los miembros del hogar; ésta interacción le permite oír, ver y responder a lo que está a su alrededor. Como resultado de esta interacción con su entorno, el niño va a ir modelando sus emociones básicas para que se formen sus SENTIMIENTOS CONSCIENTES.

El niño al oír, ver e interactuar activamente con su medio social que está a su alrededor, su cerebro va a hacer lo siguiente:
Al oír o escuchar las palabras y oraciones que le dicen a él, el diálogo entre las personas de su alrededor, al ver los gestos emocionales (gesto facial, movimientos de manos) de sus padres cuando le hablan o cuando conversan entre ellos, el cerebro empieza a decodificar (analizar) esa información y posteriormente encodificarlo (integrarlo) para guardarlo en el cerebro y así formar sus SENTIMIENTOS CONSCIENTES, que viene a ser su propio programa. Este programa en el momento que él tenga que hacer cualquier tipo de actividad, le va a dar las características emocionales a sus actos, que son los GESTOS EMOCIONALES, que es lo que nosotros observamos y de ello deducimos cómo es él en su aspecto emocional..

El niño al oír y ver, su cerebro va analizando diferentes aspectos de la voz de las personas, su intensidad, la entonación, la expresión facial, muecas, besos, abrazos del hablante, la situación en la que se expresa; estas situaciones son esenciales y va a constituir el cimiento de nuestra personalidad, no sólo en el aspecto emocional que estamos desarrollando sino que también será la base para el desarrollo de nuestro habla que nos va a permitir expresarnos e interactuar; este punto es tan importante como lo destaca el maestro Luís Jaime Cisneros en su artículo en La República del 03 de mayo, en la que destaca la “valía de la lengua mamada en la leche”, nosotros diremos por analogía el desarrollo emocional del niño aprendida “mamada en la leche”, de aquí la importancia de la madre y de los miembros del hogar en el desarrollo del niño, seamos conscientes todos nosotros que estamos formando el cimiento de la PERSONALIDAD de nuestro hijo y que posteriormente cuando él o ella sea joven o adulto, le permitirá tener un desarrollo emocional (el Temperamento de su personalidad) que le permita poder enfrentar este mundo con mayores probabilidades de hacerlo bien.

Todas las empresas preocupadas en la CALIDAD total del servicio que ofrecen, destacan lo que ellos llaman el trato, la forma, la calidez de la persona que presta el servicio.

¿Qué es esta calidez, el trato, la forma? Un componente importante y esencial de ello son los gestos emocionales que acompañan el actuar de la persona que presta el servicio, estos gestos emocionales son de alegría, sonrisa, amor, cariño, ternura, tristeza, cólera, tranquilidad, calma, tolerancia.

Para que todos estos gestos emocionales sean expresados por el niño, es esencial que sus emociones básicas con las que él ha nacido sean modificadas por su entorno social, a través del aprendizaje y cómo sabemos que el niño aprende oyendo, viendo y haciendo, entonces es responsabilidad esencial de los padres y de todas las personas que rodean al niño, sobretodo los docentes de los nidos y del nivel preescolar que al interactuar con el niño expresen emociones positivas al hijo o al alumno y todos debemos ser conscientes que nuestro tono de voz, nuestros abrazos, besos, el trato entre los miembros de la familia es lo que va modelando las características emocionales del niño, o sea está formando el TEMPERAMENTO de su personalidad.

Si queremos tener hijos que puedan disponer de mejores herramientas para triunfar en su vida, no nos olvidemos que el cimiento de todo ello es su aspecto emocional, su TEMPERAMENTO y para la formación de ello es esencial que los padres sepamos cómo debe ser nuestro actuar.

Con este tema tratado espero haber podido ayudarles para que puedan formar mejor a sus hijos.

Este es mi reconocimiento a todas las madres especialmente a las chiquianas de un hijo que tuve la suerte de tener una madre emocionalmente excepcional.

El Dr. Marco Zuñiga es médico del hospital Edgardo Rebagliatti.
Presentado en el espacio EL NEUROLOGO, dentro del programa VENTANA A LA CIENCIA de los lunes de 4 a 5 pm, 1110 kHz, http://www.radioantarkiperu.com/
Cualquier aporte de este blog puede ser tomado, solo se pide que mencionen la procedencia del mismo.

No hay comentarios: