miércoles, 20 de mayo de 2009

Trabajo en Equipo

Cuando hablamos de trabajar en equipo el 99% concuerda que sí. Sin embargo muy pocos lo practican, a pesar que sobran ejemplos del éxito de aquellos que si lo hacen. Por eso tratar este tema nunca deja de tener actualidad. Ahora que algunas instituciones inician el nuevo año con nuevos jefes, es oportuno volver a tocar este tema, desde un modo mas coloquial y menos académico.
El trabajar en equipo permite que varias personas alcancen juntos un rendimiento extra por el trabajo colectivo, es el producto adicional que surge frente a aquel puramente individual. Este concepto refleja la idea sinergética que el todo es mas que la suma de las partes y que la diferenciación de roles definen el éxito del mismo. Ahí está el creativo, el especialista, el calculador, el impulsor, el cohesionador, el buscador de recursos, el coordinador, el expositor, etc.

Cuando trabajamos en equipo la organización alcanza mayor productividad, la comunicación mejora y se hace eficiente, hay un mayor compromiso con los objetivos, mejora el clima laboral y se aprende a enfrentar con éxito tareas mas complejas. Estos beneficios del trabajar en equipo también alcanzan a los individuos, permite mayor afinidad a la organización, contribuye a afianzar la seguridad en su trabajo, facilita el desarrollo personal, estimula su creatividad, incrementa su autoestima y promueve mayor entrega y compromiso.

¿Qué caracteriza a un equipo?, ¿Cómo constituir equipos?. Son las preguntas cuyas respuestas solo se encuentran en la práctica, aquí proponemos cuatro aspectos que deben tenerse en cuenta: claridad en la misión y objetivos, facilidad de las relaciones interpersonales, relacionamiento con los clientes y proveedores y el compromiso con la rendición de cuentas.

En lo primero se inicia definiendo con claridad cuál es la misión o la razón de existir del equipo, luego se debe identificar desde el inicio cuáles son los objetivos, y bajo el principio de la mensurabilidad es imprescindible precisar los indicadores y las metas que nos señalarán si vamos por el camino planeado.

Con lo segundo se busca un soporte en valores, donde primen la confianza y respeto entre los miembros; la comunicación fluida, espontánea y transparente; la colaboración, la empatía, tolerancia, equidad y voluntad para compartir información.

En lo tercero el equipo tiene que saber cuales son los requerimientos de los clientes, pero los productos no se entregarán con la calidad debida si los proveedores no se sintonizan al objetivo, en la cadena de valor todos somos proveedores y clientes, por eso siempre tenemos que orientarnos al cliente (interno o externo) y satisfacer plenamente las especificaciones.

Con lo cuarto fortalecemos la cultura del rendimiento de cuentas (accountability), al final los equipos se constituyen para obtener resultados y no para describir acciones, por ello se tiene que tener muy en cuenta el costo, la oportunidad y la calidad para ser eficaces y eficientes.

El rio grande se hace de arroyos. Torres

El mayor de nuestros enemigos suele ser nuestro propio carácter. Bottach

Agustin Zúñiga Gamarra
Lima, enero de 2007

1 comentario:

nancy ochoa dijo...

Profesor:
Reciba un cordial saludo desde la CIUDAD DEL MEJOR CLIMA DEL MUNDO, HUANUCO.

Permítame felicitarlo por la labor que viene desarrollando en la formacion de lideres. El tema sobre personalidad para mí es muy interesante,pues es gran ayuda porque permite conocer a las personas que estan en nuestro entorno, por ende a entenderlos y evitar jusgarlos.

lic.NANCY OCHOA JUIPA