miércoles, 27 de mayo de 2009

HUÁNUCO Y LAS DELICIOSAS ENSALADAS DE FRUTA


Podría ser iluso, vanidoso y hasta atrevido, escribir, aunque fuera pinceladas sobre un lugar en el que solo se ha pasado escasas horas (48 horas) y en plan de trabajo, ni siquiera como turista. Todo eso me venía a la mente cuando me senté en un café (el Franens) y abrí mi cuaderno de notas luego de haber caminado bastante tiempo, casi sin rumbo, pero con los ojos abiertos de un investigador, subiendo y bajando veredas, divisando desde la puerta de los restaurant a los comensales y los anuncios de menús. En ese trajín caótico, también ingresaba a las panaderías intentando encontrar algún dulce de nombre especial o lugareño; miraba a los numerosos chifas unos más concurridos que otros, con nombres similares a los de Lima. Siempre esquivando a transeúntes que caminaban casi sin tener en cuenta que la vereda es para compartir.


Desde mi hotel (Trapiche) situado a una cuadra de la plaza de armas, en una de las principales calles diría la mas comercial, General Prado al 635, caminaba repetidas veces por las calles próximas como 2 de Mayo, Abtao, Huánuco, Dámaso Beraun, tratando de retener en mi mente sus sentires, sus comportamientos, sus dejos, sus semblantes y porqué no sus preocupaciones. En estas cuatro o seis manzanas parecen estar las mejores tiendas, bancos, restaurantes, pollerías, juegos electrónicos, sumergidos entre moto taxis, motonetas y ticos, tan numerosos que compiten con los transeúntes cada centímetro cuadrado cuando se trata de cruzar una calle, amén del ruido ensordecedor de sus motores. La polución es doble el CO2 y el ruido que deben superar largamente cualquier norma.


Siendo las 9:20 pm, y luego de haberme dado unas cuatro vueltas por esos lugares, sintiendo algo de hambre, decidí ingresar a algún restaurante, pero no a una pollería, los chifas me parecían sórdidos, con pocos comensales, así, aún cuando podría haberme servido una sopita wantan opté por ir al renombrado Hua.Pri, que me lo habían recomendado los amigos. Un café antiguo de la esquina 2 de Mayo y Huánuco. Mi emoción se vino abajo cuando al ingresar observé que no había algún espacio, en sus dos ambientes; la mayoría comía salchipapas, rebosantes de kétchup, mayonesa y mostaza, algunos preferían sándwiches acompañados de jugos en vasos inmensos y otros ensaladas, que por su color denotaban bañados en yogurt fresado.


Con pena me retiré y al ver una cafetería más pequeña, ubicada casi al frente ingresé como sin intensiones de buscar algún otro, era la juguería “Franen´s” (2 de Mayo 995), pedí una Ensalada de Fruta, luego de saborear las primeras cucharadas y sentir la frescura de las frutas bañadas suavemente de miel de abeja, unas gotitas de yogur y rociadas con poca avena, consideré que en mis dos días y tres noches, Huánuco no es solo la tierra de las pachamancas, que esta vez no tuve la suerte de saborearlas, sino también de las ensaladas de fruta. Así que por aprecio al turista o visitante, les recomendaría que al visitar esta bella ciudad de sol agradable y clima seco, nada más que a 1850 msnm y a 55 minutos de vuelo desde Lima, se den un paso por esta juguería y pidan una Ensalada de Frutas. Cierro mi cuaderno de notas, subrayando que mañana, mi última noche, estaré desde temprano para asegurarme un lugar y saborear el afamado Salchipapa del Hua.Pri.

Hoja de Ruta
Huánuco, 23 de mayo de 2009

No hay comentarios: