domingo, 7 de octubre de 2012

LA FIESTA DE SAN FRANCISCO PATRONO DE CHIQUIÁN

Sobre esta fiesta voy a recordar mi pasaje como funcionario el año 2005, en aquella oportunidad escribí los siguiente:


Por intermedio de este programa permítanme agradecerle a cada uno de los amigos que asistieron a la Fiesta de homenaje al Patrono de Chiquián, San Francisco de Asís, que se realizó el sábado 8 y el domingo 9 de octubre en el que me cupo la responsabilidad de asumir la Capitanía.

Las palabras siempre quedan cortas para expresar nuestro agradecimiento y satisfacción por haber recibido a mucha gente mas allá de nuestras expectativas. El sábado por la noche y el domingo todo el día, se convirtieron en dos días de reencuentro con muchos amigos algunos llegados desde el extranjero, amigos en el deporte, amigos en la infancia, en el colegio, en la universidad y en el trabajo.

Considerando el éxito de la misma resalto mi agradecimiento al esfuerzo desplegado por los funcionarios que se comprometieron en realizarla y merecen un reconocimiento amplio. Para el éxito de la fiesta los funcionarios han tenido colaboradores que le han dedicado esfuerzo enorme y merecen mención especial, parea mi caso como Capitán debo hacer un agradecimiento público la labor de mi hermana Chole (Soledad Zúñiga), que con anticipación planificó la elaboración de panes, bizcochuelo, pan de maíz en Chiquián, igualmente se encargó de hacer la presentación del almuerzo, carpa, adornos e invitaciones. Similarmente debo agradecer a mi hermana Nila Zúñiga, que con esfuerzo diseñaron las bandas los adornos a los sombreros de toda la comitiva.

Igualmente un especial reconocimiento a mi abanderado y amigo Lauro Rosales, por su apoyo y colaboración. Extiendo este agradecimiento también a mis acompañantes, comenzando por mi hermano Marco Zúñiga y amigos Efraín Vásquez y José Núñez Comuno y también a mis sobrinos José Angulo y Neil Cáceres hijos de mis hermanas Chole y Nila. Agradezco también a mi amigo Lucho Lara por la donación del hermoso castillo que iluminó la noche del capitán en la víspera (sábado 8).

Es muy difícil agradecer la presencia de todas las familias de nuestra colonia chiquiana por ello permítanme hacerlo en nombre de la inmensa concurrencia en las personas de don Armando Alvarado que demostrando fortaleza y alegría, pese a sus año, se presentó con sus hijos y nietos , mis amigos, Mirta, Nalo y Felipe e hijos. Su sensibilidad y aprecio le estamos muy reconocidos.

También a don Alejandro Yábar, el prestigioso maestro chiquiano, quien se hizo presente con su esposa e hijas. Y, a mi tío Beto Núñez, que con su familia nos recordó a nuestro padre, y le reconocimos su cariño y estímulo permanentemente.

Ellos con su presencia nos han demostrado que las generaciones venideras están comprometidas a mantener la belleza de nuestras costumbre y seguramente orgullosos dirán que allí está nuestro Chiquián vigente y permanente a través del tiempo. No puedo mencionar a tantos otros amigos por razones del tiempo limitado en la radio. Y sé que ellos sabrán disculparme.

Este gran aprecio que hemos recibido, se lo debemos al recuerdo de la labor desplegada por su tierra de mi padre el Maestro Antonio Zúñiga y al esfuerzo de mi madre, por hacer frente a la vida plagada de dificultades y encantos. En su recuerdo a mi padre muchísimas gracias por su presencia.

Por mi parte haciendo una corta reflexión a la fiesta debo destacar el excelente comportamiento de los asistentes por no haberse registrado ningún incidente, lo que dice mucho del nivel y respeto que nos tenemos los chiquianos y amigos. Y en segundo lugar las palabras del Padre que es sus dos mensajes (del sábado y domingo), señaló el marco dentro del cual debería considerarse la fiesta. Recordando que la esencia de la Fiesta de San Francisco es la propia vida del Santo, su amor al pobre y al enfermo su capacidad de desprendimiento de las riquezas terrenales. El padre José, es un sacerdote, que habiendo estado en Chiquián por 2 años, conoce todas las costumbres de nuestra tierra y sabe llevar con palabras simples la profundidad del mensaje franciscano. Por ello , también, estamos comprometidos en colaborar con la iglesia que hoy día la conduce, en un centro poblado de extrema pobreza en Ventanilla.

Para que esta fiesta haya tenido el éxito reconocido se debe al despliegue de cariño y esfuerzo que cada funcionario dio en su espacio dentro del local. Cada esquina entregó música y viandas elaboradas pensando en los amigos que los visiten. Así nos queda resaltar y reconocer el trabajo de nuestros amigos Rubén Jaimez, Hugo Aldave, Rosita Trinidad, Club Alianza Chiquián y Club Sport Cahuide. Ellos pusieron la alegría en la huaylishada, cuando se realizó la entrada y la “lucha” entre los de a caballo contra los de a pie.

Mi abrazo de amigo y aprecio a su calidad de chef, con puro sabor chiquiano a Pablito Antaurco, ampliamente conocido por este don. También debo agradecer al amigo cajatambino, Jesús Montes, que desde su ganadería El Dorado nos proveyó los hermosos caballos, que a decir de la mayoría le dieron prestancia y calidad a los jinetes.

Cómo no voy a agradecer a los amigos que llegaron hasta mi casa trayendo sus colaboración en diversas especies inclusive alguna amiga que nos hizo llegar un presente desde el extranjero. ¿Cómo no hacer una buena fiesta con ese cariño y apoyo?.

Mención especial para los miembros de la directiva de la Asociación Chiquián (Víctor Tadeo, Alejandro Aldave, Fortunato Aguirre, Vladimiro Reyes, Juan Lara entre otros)., por haber instaurado esta fiesta, que rápidamente se ha convertido en el evento de mayor concentración de chiquianos residentes en la capital, el cual nos permite el reencuentro invalorable con amigos que el trabajo y la vida nos impidió verlos. Aquí los abrazos y recuerdos con personas que tal vez no los vuelvas a ver nunca mas le ponen el toque de añorada espera anual.

Al final de la noche del domingo le entregamos la banda al nuevo Capitán nuestro conocido amigo chiquiano el Dr. Morán, que estamos seguros hará mejor fiesta que la nuestra con el apoyo que los chiquianos sabemos brindar.


Gracias hermanos chiquianos y bolognesinos.


Lima, 16 de octubre de 2005.





No hay comentarios: